Últimas noticias:

Después del niño ahogado

Dentro de las enseñanzas de nuestra gente grande, aparecen refranes, moralejas, máximas, postulados y/o premisas, que deberían ser elevadas a rango constitucional por la extraordinaria sabiduría que encierran, amén de que la totalidad del refranero nacional debiera considerarse como sustrato de las políticas públicas.


Acabar con la hipocresía política


CASOS DE LA REAL POLITIK

Frente a la dictadura perfecta se suele decir: “No hay mal que dure cien años….” Si el tema es la Línea 12 del Metro, la ticher Gordillo, o los sucesos de Oceanografía, el refranero destaca: “nunca digas ‘de esa agua no he de beber….” Si las declaraciones presidenciales se revierten en contra, se acostumbra señalar: “el que nace pa’tamal….”

Y, frecuentemente, los mexicanos nos percatamos que se hacen anuncios con bombo, platillo, confeti y fanfarrias, para que con el tiempo nos enteremos de que “no hubo el debido proceso” –léase la señora Cassez–; o que, después de ocho años de investigaciones, cárcel, dimes, diretes y presiones de todo tipo, don Raúl Salinas sea exonerado y, prácticamente, a punto de ser canonizado, previa devolución de todo lo que se dijo que no era bien habido.

Lo mismo sucede con la desaparición de 43 personas en Ayotzinapa, aunque nadie diga nada de los cuerpos hallados en las decenas de fosas clandestinas, incluidos los 60 restos humanos del crematorio que, como nadie ha marchado, protestado, ni mentado madres en su nombre, pues sencillamente quedarán en la más terrible de las ignorancias. Por ellos no habrá manifiestos internacionales, ni declaraciones incendiarias, ni mantas o carteles en varios idiomas. En efecto, otro caso más para la serie “Nadie sabe, nadie supo”.

TRADICIÓN QUE OBLIGA

Uno de los rituales más socorridos en estos casos, radica en las consabidas declaraciones y la retórica oficial, oficiosa y oficialista que se desata en estas ocasiones.

En cuanto se supo de las irregularidades y la corrupción en los antros Lobohombo y News Devine, de inmediato se echó a andar la maquinaria y los tonos declarativos: Las autoridades ordenaron que se investigue “a fondo” las condiciones de seguridad, el respeto y cumplimiento a las normas de Protección Civil, porque –la frase es infaltable en casos así– “se dejará caer todo el peso de la ley sobre los responsables de la tragedia”.

Se necesitó vivir la dolorosa situación de la Guardería ABC, para que todavía, después de cuatro años, los familiares de los pequeños sigan solicitando y demandando justicia. La revista Proceso acaba de poner el tema nuevamente en la opinión pública: hay motivos, dice Proceso, para pensar que el incendio fue provocado para esconder una deuda de 10 mil millones de pesos. Por supuesto, las autoridades correspondientes ordenaron la investigación, el análisis y los detalles de funcionamiento y operación de todas las guarderías, para que “no se repitan” esos casos.

Hay muchos nombres, situaciones y condiciones que reflejan que “algo huele mal”. El más reciente, dado a conocer para sorpresa de analistas y observadores, fue la noticia de que Sandra Ávila Beltrán, más conocida como la “reina del pacífico”, salía libre. CNN describe y sintetiza con claridad el tema: La salida de Sandra Ávila cumple con la orden de un tribunal unitario que revocó la sentencia de cinco años por el delito de lavado de dinero, por lo que se ordenó su libertad este sábado. La Procuraduría General de la República (PGR) indicó en un comunicado que esa resolución de liberarla "no admite recurso" alguno.

En buen romance, ¿esto no significa algo así como “¡chín!, nos volvimos a equivocar?”

Por ello nuestra afirmación de que, después de niño ahogado…

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar