Últimas noticias:

¡Vuelve, sembrador de paz y de esperanza!

En saludo final a México y a los mexicanos, al final de la Santa Misa en Ciudad Juárez, quiso dar las gracias a todas las autoridades civiles, eclesiásticas y a todos los ciudadanos, por la calurosa recepción que le brindaron durante los días que estuvo por nuestro país.


Papa Francisco


“Es el momento de dar gracias a Nuestro Señor por haberme permitido esta visita a México, que sorprende, ¡México es una sorpresa!” -comentó con emoción.

Y con esa particular finura de alma que tiene el Santo Padre, también quiso agradecer: “a tantos servidores anónimos que desde el silencio han dado lo mejor de sí para que estos días fueran una fiesta de familia, gracias”.

Resumió su mensaje con estas palabras: “Me he sentido acogido, recibido por el cariño, la fiesta, la esperanza de esta gran familia mexicana. Gracias por haberme abierto las puertas de sus vidas, de su Nación”.

A continuación citó uno de los más bellos poemas de Nuestro Premio Nobel de Literatura (1990), Octavio Paz, que lo compuso cuando ya veía cercano el final de sus días. Hay que señalar que Paz, en su juventud, fue marxista-leninista, luego agnóstico; cuando estuvo en la India, como embajador de México, pretendió encontrar a Dios a través del Budismo y confiesa que “sólo encontró vacuidad”; y, en el ocaso de su vida, empezó a creer en un Supremo Creador que nos ha dado la vida y espera con amor y ansiedad el día en que podrá reunirse de nuevo con cada una de sus criaturas.

Por ello, este poema contiene una singular belleza y riqueza de contenido y se titula “Hermandad”:

“Soy hombre: duro poco y es enorme la noche.

Pero miro hacia arriba: las estrellas escriben.

Sin entender comprendo: también soy escritura

y en ese mismo instante alguien me deletrea”.

El Papa lo glosó de esta manera: “Tomando estas bellas palabras, me atrevo a sugerir que aquello que nos deletrea y nos marca la presencia misteriosa pero real de Dios en la carne concreta de todas las personas, especialmente de las más pobres y necesitadas de México.

“La noche nos puede parecer enorme y muy oscura, pero en estos días he podido constatar que en este pueblo existen muchas luces que anuncian esperanza; he podido ver en muchos de sus testimonios, en sus rostros, la presencia de Dios que sigue caminando en esta tierra, guiándolos y sosteniendo la esperanza; muchos hombres y mujeres, con su esfuerzo de cada día, hacen posible que esta sociedad mexicana no se quede a oscuras”.

También nos dejaba este sabio consejo: “Muchos hombres y mujeres a lo largo de las calles, cuando pasaba, levantaban a sus hijos, me los mostraban: son el futuro de México, cuidémoslos, amémoslos. Esos chicos con profetas del mañana, son signo de un nuevo amanecer”.

Y nos confesaba con total sinceridad y transparencia: “Y les aseguro que por ahí, en algún momento, sentía como ganas de llorar al ver tanta esperanza en un pueblo tan sufrido”.

“Que María, la Madre de Guadalupe -concluía-, siga visitándonos, siga caminando por estas tierras -México no se entiende sin Ella-, siga ayudándolos a ser misioneros y testigos de misericordia y reconciliación”.

Es interesante observar que la presencia de la Virgen de Guadalupe estuvo permanente viva, en su corazón y en sus labios, a lo largo de todas estas extenuantes jornadas.

Cuando arribó a nuestro país dijo que Santa María de Guadalupe había sido la aurora de la Evangelización, no sólo de México, sino de todo el Continente Americano. Y, al final de su visita pastoral, concluye que “México no se entiende sin la Guadalupana”.

¡Cuántos testimonios me he encontrado de personas que estaban alejadas de la fe, de Dios, de la religión y las palabras del Santo Padre fueron como el detonador que marcó su retorno a la Casa del Padre! ¡La visita del Papa Francisco nos ha llenado, de nuevo, de optimismo, de alegría y de esperanza! Por ello es que podemos concluir: ¡Vuelve, sembrador de paz y de esperanza!

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar