Últimas noticias:

El triunfo de candidatos independientes: El Bronco y Kumamoto

Anteriormente, comentaba acerca de algunos jóvenes que decidieron no acudir a votar en las elecciones del domingo 7 de junio y de cómo incluso -algunos de ellos- tenían una visión tan derrotista y pesimista de México, que ya habían planeado realizar sus estudios de posgrado en Estados Unidos o Europa para después quedarse a trabajar en aquellos países, porque “de una nación tan corrupta y con una política nauseabunda como la nuestra, ya no se podía hacer nada”.


Los independientes


La sorpresa en estas elecciones vino de parte de dos candidatos independientes: 1) Jaime Rodríguez Calderón, apodado El Bronco, quien ganó la gubernatura del económico y humanamente poderoso estado de Nuevo León para dirigir sus destinos del año 2015 al 2021; y 2) Pedro Kumamoto, un joven veinteañero, que con la ayuda de un eficaz equipo de trabajo constituido por un grupo de amigos, conocidos y colegas suyos de edades similares, ha logrado ser el electo diputado local de Zapopan, Jalisco; es decir, del distrito 10 de Guadalajara.

El reconocido columnista de El Universal, Ricardo Alemán, asegura que un grupo de empresarios regiomontanos invirtieron dinero para apoyar a este candidato independiente, El Bronco, y que por ello triunfó. No lo dudaría, y a eso no le veo nada de malo, sobre todo, porque existe un funesto antecedente de que en reiteradas ocasiones, algunos grupos de ciudadanos se han unido para obtener su registro como partido político cumpliendo con absolutamente todos y cada uno de los requisitos necesarios que se exigen dentro del reglamento electoral y se les ha negado su registro.

Pero ¿por qué? -nos podríamos preguntar-. Sencillamente por razones políticas. Es decir, dentro de la partidocracia son unos cuántos los que se reparten todo el pastel: el poder político y, sobre todo, el abundante dinero que se les entrega, y hay quienes lo dilapidan lamentablemente, en una sociedad donde persiste el creciente desempleo y la pobreza extrema.

Se comenta que fue una verdadera sorpresa el triunfo de El Bronco. Pero bien merecido se lo tiene, porque hizo una buena campaña, cara a las elecciones; se ganó la simpatía popular y, como dicen en mi natal Sonora, “palo dado, ni Dios lo quita”, porque fue una decisión democrática, y porque, además: “Ya tiene 'bules' pa' nadar”. Es decir, tiene la suficiente edad y experiencia para saber en qué consiste gobernar un estado.

Pedro Kumamoto -en mi opinión- es el prototipo de lo que podrían hacer muchos otros jóvenes mexicanos que desean tener una mayor participación ciudadana. Porque, según los datos que aporta El Informador, solamente invirtió $242,900.00 pesos en su campaña. Él y su equipo de trabajo organizaron una mesurada cooperación entre la ciudadanía.

Realizaron una campaña austera y ese dinero lo emplearon, fundamentalmente, en publicidad impresa y laborando intensamente a través de las redes sociales, “es el resultado de la voluntad y esfuerzo de miles de personas” comenta el mismo diario.

En conclusión, sí es posible “que un sueño se convierta en realidad”, como el tener acceso a cargos de representación popular al margen de los partidos políticos como ciudadanos independientes. Porque “cuando se quiere, se puede”.

Ésa es la gran lección que nos dejan estas dos de figuras políticas.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna, son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar