Últimas noticias:

A los jóvenes que decidieron no votar en las elecciones

En repetidas ocasiones escuché tus comentarios y argumentos, Adrián “X”, y los de otros amigos tuyos de la universidad, Gustavo “Y”, Raymundo “Z” y Héctor “L”.


Elecciones 2015


Tú, Adrián, me decías:

“-En México persiste la impunidad y la corrupción, a todos los niveles. No sólo en el PRI-gobierno, sino en todos los partidos políticos. A todos les toca su buena ‘tajada’, y así participan de una manera cómplice. Por otra parte, hay un asunto urgente y delicado: nadie le pone un alto al narcotráfico. Además, los gobernantes son ineficaces. ¡Viven de una manera tan cínica: construyen sus mansiones en la Ciudad de México, en las capitales de los estados y en exclusivos lugares para vacacionar! Es evidente que ese dinero no es suyo, sino que lo han tomado de forma ilegal del erario público. Por otra parte, lo que se gastó en las campañas electorales de los partidos políticos fue una 'millonada', mientras el pueblo se muere de hambre, ¡es una bofetada para quienes viven en pobreza extrema, 'me cae'!”

Y continuaba Gustavo “Y”:

“-Las reformas han servido de muy poco. ¿La Reforma Hacendaria, por ejemplo, no llevó a una ruptura entre el Estado y los empresarios? ¿No persiste un clima de tensión, descontento y crispación en el grueso de la población hacia las nuevas disposiciones en materia del pago de impuestos? ¿Y todo esto para qué? Porque sigue subiendo la gasolina y, por lo tanto, absolutamente todos los alimentos, las medicinas, la ropa, el transporte público... La clase media ha sido la más afectada. ¿No se han ido a la quiebra cientos de pequeños negocios, entre ellos muchos restaurantes, tlapalerías, misceláneas y otros modestos comercios? ¿No ha aumentado dramáticamente el desempleo en todo el país y son miles los que cruzan la frontera, arriesgando sus vidas, para conseguir un mejor futuro para sus familias?”

Raymundo “Z” añadía:

“-Además, ¿por qué miente la prensa y, en general, los medios de comunicación, de una forma tan descarada? ¿Por qué se manipula tanto la información? Se empeñan en tratar a los ciudadanos como a personas sin inteligencia ni con memoria histórica. O sea, ya volvimos a los tiempos de volver a ‘comprar’ a los periodistas con dinero. En resumen, me parece que la población padece de hartazgo y desencanto ante el PRI-gobierno, su aliado el Partido Verde, y hacia todos los demás partidos políticos. Un botón de muestra: se ‘echó para atrás’ la Reforma Educativa y hubo muy pocas protestas de parte de los propios legisladores. ¿Es que esto es un ‘juego’ por temor a los normalistas revoltosos? ¿Qué se busca a mediano y largo plazo? Generar una sociedad de analfabetas, que no piensen y sean fácilmente manejables. ¡Vivimos una ‘partidocracia’ donde los grandes ausentes son los mismos ciudadanos!”

Héctor “L” concluía con apasionamiento:

“-¡Por ello, hemos decidido no votar! Para mostrar nuestro profundo repudio y disgusto ante esta situación social, económica y, sobre todo, política, que ya es insostenible! Es como un grito  de protesta y descontento y, a la vez, un testimonio de nuestra desaprobación, porque la política es sencillamente nauseabunda. Yo pienso estudiar mi maestría en Estados Unidos o en Europa y buscaré trabajo por allá; no quiero saber más de México”.

Adrián “X”, Gustavo “Y” y Raymundo “Z” fueron de la misma opinión.

Les respondí a estos estudiantes:

“-Me parece que en un buen número de temas que se cuestionan, en parte, estoy de acuerdo, aunque habría que matizar muchas de sus afirmaciones. Para empezar, existen muchos políticos que son honorables y sí desean trabajar por el bien y el progreso de México. No todos son corruptos y les duele la actual situación del país.

“-Por otra parte, si ustedes abandonan a México, le están ‘haciendo el juego’ a la misma ‘partidocracia’, porque ya no tendrá quiénes manifiesten su inconformidad… y persistirá en el ambiente la pasividad, la indiferencia y, sobre todo, la actitud de la mayoría de los ciudadanos: ¡“agachados” y pusilánimes!

“-¿No se dice y se habla mucho de que ustedes, los jóvenes, son el futuro de nuestra Patria? ¿No sería mejor que se organizaran, en la forma que ustedes quieran: como asociación civil, como una ONG, como grupo ciudadano muy activo que influya a través de las redes sociales, que salgan a las calles -en forma pacífica y civilizada- a manifestarse con propuestas concretas y propositivas, que den sus puntos de vista escribiendo y participando en los medios de comunicación, que suban sus comentarios en los videos de YouTube? ¿No piensan que en la ciudadanía -que constituyen la gran mayoría de los mexicanos- y en su participación política se encuentra el principio de las soluciones de prácticamente todo lo que me han expuesto, y que las veces que se ha manifestado pública y masivamente ha mostrado el inmenso poder que tienen? ¿O van a huir de la República por infravalorar su capacidad ciudadana para plantear y proponer soluciones? ¿O por una mera actitud evasiva, de comodidad, o por franca cobardía? ¿No piensan que es una actitud más solidaria y patriota el  participar activamente, ya desde ahora, como universitarios? Y luego como profesionales, ¿no es más eficaz el buscar tener una mayor protagonismo cívico, así como la valentía y el coraje de hacer todo lo humanamente posible para  tomar las riendas del poder político, mediante puestos de elección popular y formar partidos políticos que acordes con sus valores y con esa noble visión de la vida y de la sociedad –que me han comentado–, donde impere la justicia, el progreso económico, la paz, la atención a las clases marginadas, las oportunidades de empleo para todos, etc., para que sobrevenga una nueva generación de políticos que sean honestos, con una conducta ética, que se comporten con un sincero afán de servir a la superación de todos los mexicanos y que verdaderamente ustedes sean el relevo generacional de ese México que todos queremos?

“Me dirán, sin duda, que soy ‘un soñador’. Pero, cuando terminó la Segunda Guerra Mundial y todo el Continente Europeo estaba devastado, en ruinas, y los ánimos de los ciudadanos deprimidos, surgieron tres figuras que se pusieron a trabajar en lo que parecía un imposible: reunificar a Europa, después de muchos siglos de guerras y continuos conflictos. Se trataba de levantarla económicamente, generar nuevas vías de comercio, impulsar a las empresas y, por tanto, los empleos, y reorganizar la vida civil. Ellos fueron: 1) El Ministro de Asuntos Exteriores de Francia, Robert Schuman (1886-1963); 2) El Primer Canciller de la República Federal de Alemania, Konrad Adenauer (1876-1967), y Alcide De Gasperi (1881-1954), Presidente del Consejo de Ministros de Italia y Ministro de Relaciones Exteriores. Ante todo, se enfrentaron con muchas dificultades y francas oposiciones. Fueron ridiculizados y calificados de “ilusos y soñadores”, pero a base de perseverancia y tenacidad, su sueño de convirtió en realidad. Actualmente son considerados los padres fundadores de la actual Unión Europea.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna, son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar