Últimas noticias:

DF: Varias colonias huelen a cenizas de seres humanos

Tanto en la colonia Roma Sur (Calle Manzanillo No. 49), como en la colonia San Andrés de Coyoacán (avenida Miguel Ángel de Quevedo No. 1098) y en la Calle Trigo No. 8 esquina con Ermita Iztapalapa, en la colonia Granjas Esmeralda, de la Ciudad de México, los habitantes cercanos a las “Clínicas Marie Stopes” (donde se practican diariamente muchos abortos y después son cremados) perciben -particularmente por las noches- los olores, ya no del característico humo de basura, de papel, ni de ramas secas, sino de ésa misma ceniza penetrante que se olía en los campos de concentración y exterminio de seres humanos que los nazis, durante la Segunda Guerra Mundial, establecieron en los territorios de Alemania y Polonia.


Por la defensa de la vida


Recientemente vi una película en que un militar nazi de alto grado fue ascendido de cargo y enviado a una misteriosa misión en compañía de su familia. Ellos vivían en una residencia de campo, rodeada de altos árboles. A sus hijos, no les dijeron claramente en qué consistiría el nuevo trabajo de su padre y tenían prohibido hablar de ello y salir de la finca. Pero, uno de los dos niños, era muy observador y se percató que había unas personas sumamente demacradas y famélicas que tenían ocupaciones modestas y que los nazis los trataban con enorme desprecio. El niño, movido por la curiosidad, salió de la residencia y descubrió un campo de concentración. Sigilosamente se acercó y, desde las alambradas con púas, logró entablar amistad con otro niño de su edad, que le cuenta los pormenores de la dura vida que llevaban y el final que les esperaba en esos centros de exterminio, aunque el niño judío desconocía a detalle qué ocurría con los mayores que eran conducidos a esas regaderas y chimeneas.

Por otra parte, hizo también mucha amistad con otro militar, de bajo rango, que era el asistente y chofer de su padre. Un día lo vio particularmente contrariado y le preguntó la razón. -”¿Qué no te das cuenta?” -le dice alterado. “Estamos junto al crematorio del campo de concentración vecino y diariamente flota por el valle una asquerosa nube con restos humanos y, ahora, como la Guerra nuestra está perdida, se ha dado la orden de ejecutar ‘a marchas forzadas’ a todo ser viviente que se encuentre encerrado allí; y están cometiendo crímenes horrendos. ¡Esto no lo puedo soportar; me produce vómito!”-concluyó el militar, ante la mirada sorprendida del infante.

¿Por qué comento esto? Porque hace unos días, en nuestro país, bajo el impulso de las autoridades gubernamentales, se dio a conocer la “Estrategia Nacional para prevenir los Embarazos de Adolescentes” (ENEPA). Y han tomado la unilateral decisión -sin autorización de sus padres- de distribuir en mayor escala: Dispositivos Intrauterinos (DIU), la “Píldora del Día Siguiente” (abortiva, en muchos casos), miles de preservativos, aumentar el número de Ligaduras de Trompas de Falopio, de Vasectomías, y se insinúa que, si en la chica fracasan todos estos “retenes” para impedir el nacimiento de una nueva vida humana, entonces se procedería al aborto (ver nota de prensa de Antonio Gutiérrez Trejo, publicada en el portal www.yoinfluyo.com el 18 de febrero de 2015).

Es decir, con estas medidas se está animando a los jóvenes a que pierdan toda cordura y sensatez en cuanto a sus relaciones sexuales cómo, cuándo, dónde quieran y con quien lo deseen, para que a toda costa encuentren el placer por el placer sexual mismo, “aquí y ahora”.

¿Qué se está generando? La pseudo-cultura de la irresponsabilidad masiva de la población juvenil. Desde luego, las consecuencias serán muy graves para la nación, porque ahora ¿quién querrá tener hijos?, ¿quién deseará unirse en matrimonio, si el Estado brinda todas las facilidades para vivir en amasiato o en un permanente estado de aventuras amorosas? ¿No se está produciendo a una generación de jóvenes inmaduros, sin valores y sin ética?

Bajo esta perversa perspectiva, el bebé no nacido aparece como un intruso, como un monstruo invasor de este planeta, que se debe destruir de inmediato (como sucede en esas películas de zombies) como un bicho detestable que rompe la felicidad de la pareja. ¿Y luego que vendrá? Lo lógico que ocurrirá es el “Crecimiento Cero” que pronosticó el sociólogo francés Alfred Sauvy a principios de los años setenta del siglo XX. Y los intelectuales lo etiquetaron de “catastrofista” y “profeta de desgracias”; pero, si miramos ahora a Europa, se ha convertido en un Continente de ancianos.

En México, los directores de escuelas Primarias reconocen que cada año les cuesta más esfuerzo el llegar al cupo mínimo para que la institución sea rentable. En este 2015, el grueso de la población son los jóvenes de Bachillerato y los universitarios; pero, de seguir con estas políticas demográficas antinatalistas y criminales (no le quito ni una letra), en poco tiempo México será también un país de ancianos.

En esta Cuaresma de 40 días de ayuno, oración, penitencia pidiendo que se clausuren las clínicas abortistas “Marie Stopes”, conviene también hacer acto de presencia en estos lugares para pedir perdón a Dios, a la Santísima Virgen de Guadalupe, mediante el rezo del Santo Rosario, y manifestando pacíficamente -de palabra y con mantas- que se ponga fin a este “holocausto silencioso”, del que se habla o escribe muy poco.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar