Últimas noticias:

Aspectos médicos del aborto: ¿Protege la salud de las mujeres? – 1

 

El aborto provocado no es saludable para la mujer y distorsiona la vocación del médico, quien sabe que debe proteger la vida y la salud de sus dos pacientes.



 

Mortalidad materna y aborto

De manera paradójica, se ha dicho que legalizar el aborto provocado disminuiría la mortalidad maternal pero los estudios demuesetran lo contrario.

British Medical Journal, publicó un estudio, en 32 estados mexicanos, que encontró que la mortalidad materna en los estados con legislación de aborto más restrictiva es un 23% inferior que en la de los estados donde existe mayor facilidad para abortar. Si consideramo la mortalidad derivada de complicaciones en un aborto, la mortalidad de los estados restrictivos es un 47% más baja .

Estos datos concuerdan con estudios realizados en Chile y Estados Unidos. En Chile, la prohibición del aborto en 1989 no alteró para nada los índices de mortalidad materna y en Estados Unidos un estudio realizado en 23 estados, por investigadores de la universidad de Stanford  y publicado en el Journal of Public Health Policy mostraba que las legislaciones más restrictivas en materia de aborto estaban asociadas a tasas menores de complicaciones derivadas de un aborto.

Al restringirse el acceso al aborto se producen muchos menos abortos y, en consecuencia, se reduce también el riesgo de complicaciones que pueden provocar la muerte. Por otro lado, los estados en los que se ha restringido el acceso al aborto han dedicado recursos a otras políticas, que sí reducen la mortalidad infantil como por ejemplo un mayor número de unidades de obstetricia de emergencia o detección y seguimiento de embarazos de alto riesgo. El índice de mortalidad materna es cuatro veces más alto para las mujeres que han abortado en comparación con las que dan a luz, alcanzando un 100.5 por cada 100.000 mujeres. 

Otro estudio ha arrojado que el índice de muerte materna vinculado al aborto es 2.95 veces más elevado que el de embarazos que terminan en parto. El estudio, que fue realizado entre 1987 y el 2000, incluyó a toda la población de mujeres de Finlandia entre los 15 y los 49 años de edad. Las mujeres con un aborto provocado tuvieron 46% más probabilidades de morir que aquellas que no habían estado embarazadas, 60% más probabilidades que quienes tuvieron un aborto espontáneo y 195% más probabilidades de morir que las mujeres que dieron a luz. El riesgo de muerte por suicidio es 7 veces superior entre las que recurrieron al aborto que las que llevaron a término su embarazo.  

Un estudio publicado en el Southern Medical Journal  de Estados Unidos mostó que las mujeres que se habían practicado abortos fueron casi el doble de propensas a morir en los siguientes 2 años comparadas con aquellas que habían dado a luz.

Con las estadísticas en la mano, si realmente preocupan las muertes de mujeres embarazadas lo mejor se puede hacer es restringir el aborto y dedicar recursos a ofrecer una mejor atención obstétrica.     

Consecuencias del aborto:

El mal llamado “aborto seguro” no deja de producir daños en las mujeres

1. Complicaciones físicas para la mujer

Hemorragia severa. Las pacientes pueden sangrar excesivamente durante un aborto o días después del mismo. En ocasiones es necesaria una transfusión de sangre, un segundo legrado o, incluso, una histerectomía (extracción del útero) para detener la hemorragia.

Infección. Existe el peligro de una infección, que puede provocar una muerte por septicemia. El riesgo de contraer infecciones se incrementa cuando son dejados restos del feto o de la placenta en el útero  y cuando la paciente tiene una enfermedad de transmisión sexual como la clamidia.

Existe también, el riesgo de contraer infecciones por aborto farmacológico. En Estados Unidos se ha presentado de muerte séptica en usuarias de la píldora abortiva RU-486. Un estudio señala que el mecanismo de acción de este fármaco interfiere con el sistema inmunológico favoreciendo el desarrollo de infecciones por gérmenes especialmente peligrosos que pueden producir choque séptico. 

Desgarro cervical. En al menos el 1% de abortos realizados en el primer trimestre se producen importantes desgarros cervicales que requieren sutura. La lesión latente post-aborto puede causar posterior incompetencia cervical, abortos espontáneos tardíos, parto prematuro y complicaciones durante el parto. El riesgo de daño cervical es mayor en las adolescentes y en los abortos practicados durante el segundo trimestre.  

Perforación del útero. Entre un 2 y un 3 % de los casos existe el peligro de que el útero sea perforado. Este riesgo se incrementa para las mujeres que ya han tenido hijos y para las que reciben anestesia general durante la realización del aborto. El daño del útero puede derivar en complicaciones para futuros embarazos y eventualmente pueden evolucionar en problemas que requieran histerectomía. 

Placenta previa. El aborto incrementa el riesgo de placenta previa y parto prematuro en posteriores embarazos, circunstancia que pone en peligro tanto la vida de la madre como su embarazo deseado.  

Embarazo ectópico. Varios estudios coinciden en señalar que hay un aumento de 2 a 13 veces en el riesgo de embarazo ectópico tras un aborto inducido.  

Parto prematuro. Las mujeres con antecedentes de aborto provocado tienen un riesgo mayor de presentar un recién nacido  prematuro (menos de 32 semanas de gestación). El parto prematuro aumenta el riesgo de muerte neonatal y es la principal causa de afecciones graves en los recién nacidos como asma, ceguera, sordera, bajo coeficiente de inteligencia, problemas respiratorios y parálisis cerebral.  

1.- Elard Koch et al. Abortion legislation, maternal healthcare, fertility, female literacy, sanitation, violence against women and maternal deaths: a natural experiment in 32 Mexican states . BMJ Open 2015;5:e006013 doi:10.1136/bmjopen-2014-006013 

2.- Joshua A Rolnicka and John S Vorhiesb. Journal of Public Health Policy (2012) 33, 348–362. 

3.- Gissler M. Pregnancy-associated mortality after birth, spontaneous abortion, or induced abortion in Finland, 1987- 2000.Am J Ob Gyn. 2004,190:422-427.

4.- Reardon DC, Ney PG, Scheuren FJ, Cougle JR, Coleman, PK, Strahan T. Deaths associated with pregnancy outcome: a record linkage study of low income women. Southern Medical Journal, 2002 Ago, 95(8):834-841.

5.-  WHO. The World health report 2005: make every mother and child count. World Health Organization. Ginebra (Suiza):WHO; 2005.

6.- Kayongo M, Esquiche E, Luna MR, et al. Strengthening emergency obstetric care in Ayacucho, Peru. Int J Gynaecol Obstet 2006;92:299–307

7.- Wilson A, Gallos ID, Plana N, et al. Effectiveness of strategies incorporating training and support of traditional birth attendants on perinatal and maternal mortality: meta-analysis. BMJ 2011.

8.- Miech R. Pathophysiology of Mifepristone-Induced Septic Shock Due to Clostridium sordellii. The Annals of Pharmacotherapy. 2005

9.- Schulz K. Measures to Prevent Cervical Injuries During Suction Curettage Abortion. The Lancet Mayo 1983: 1182-1184;Cates W. The Risks Associated with Teenage Abortion. New England Journal of Medicine, 309(11):612-624; Castadot R.Pregnancy Termination: Techniques, Risks, and Complications and Their Management. Fertility and Sterility. 1986; 45(1):5-16.

10.-  Kaali S. The Frequency and Management of Uterine Perforations During First-Trimester Abortions. Am. J. Obstetrics and Gynecology. 1989 Agosto;161:406-408; White M. A Case-Control Study of Uterine Perforations documented at Laparoscopy.Am. J. Obstetrics and Gynecology. 1977;129:623.

11.- OR 2,9, (95% IC 1,0-8,5), resultados del Fred Hutchinson Cancer Research Center, Division of Public Health Sciences,Seattle, WA, EEUU (Int J Gynaecol Obstet. 2003, 81:191-8). OR 1,7 (95% IC 1,0-2,9) (Am J Obstet Gynecol. 1997, 177:1071-1078).

12.- Previa. American Journal of Ob&Gyn. 1981;141:7. Holt VL, Daling JR, Voigt LF, McKnight B, Stergachis A, Chu J, et al. Induced abortion and the risk of subsequent ectopic pregnancy. American Journal of Public Health; 1989 September;79(9):1234-

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Comentarios  

#1 MERCEDES MENDOZA 02-10-2016 19:32
Muchas gracias por este artículo, Dra. Calva.
Excelente revisión y nos sirve mucho a todos los que defendemos la vida para hacer entender a otros. Le mando un abrazo. Mercedes Mendoza de la Coalición de Veracruz por la Vida.
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar