Últimas noticias:

El amor sí es suficiente

Ésta es la historia de un niño que cambió muchas vidas; ésta es la historia que muchas veces intenté escribir, pero el miedo de que el final no fuera feliz no me dejaba avanzar. Ésta es la historia de una adopción.


México; Kevin, terapia de amor


La primera vez que vi a Kevin (nombre usado para proteger la identidad del niño) vi en sus ojos una tristeza enorme que invadía todo su ser. A diferencia de otros niños del orfanato, le costaba mucho comer, dormir, reír; lo único que realmente se le facilitaba era llorar.

Lo curioso del llanto de Kevin es que no era un llanto por hambre, por ganas de ir al baño; este llanto era de dolor. Pero, ¿cómo era posible que un niño de cinco meses tuviera dolor?

Sí, sí era posible. Kevin fue entregado al orfanato debido a que sus padres eran consumidores de substancias psicoactivas y no le daban el cuidado o la vida que un niño a su corta edad merecía. La trabajadora social no me dijo mucho, solo me dijo que él ya había sufrido el equivalente a una vida de 34 años.

Todos los trabajadores y voluntarios del lugar tomaron la decisión de hacerle la terapia del amor; esta terapia consistía en darle la mayor cantidad de amor posible y decirle todos los días lo valioso, amado, inteligente e importante que era.

Los meses fueron pasando y esas lágrimas de dolor se fueron convirtiendo en sonrisas de esperanza, sonrisas de niñez. Kevin estaba recuperando otra vez la dulzura y diversión de ser niño.

El día menos esperado y con un año y ocho meses de edad, Kevin recibió la noticia que iba a tener nuevos papás. Pero no cualquier tipo de papás, esta pareja estaba conformada por dos italianos que estaban planeando viajar por 24 horas para recoger a su nuevo hijo.

La adopción es una valiente decisión que trae consigo millones de emociones, pensamientos, miedos. Es dar un nuevo comienzo junto a alguien que aún no conoces, pero que sientes que amas profundamente; es una decisión que sólo toman las personas que sienten un llamado especial a esparcir del amor y la generosidad de sus corazones.

En esta historia que pronto iba a comenzar no existía ningún personaje malvado, ni los papás de Kevin que por decisiones en su pasado no tuvieron las posibilidad de tenerlo con ellos, ni el resto de la familia que no pudo hacerse cargo, ni mucho menos Kevin. En esta historia sólo encontramos personajes llenos de amor y valentía.

Mamá no es solamente la mujer que te tuvo durante nueve meses aguantando todo lo que un embarazo trae, o la que se levantó durante casi un año cada vez que llorabas porque querías algo y te arrullaba hasta que te tranquilizaras. Mamá es aquella valiente mujer que recibe en sus brazos a un niño sin carácter devolutivo y que está dispuesta a llenar de amo la vida de su pequeño.

Papá no es el hombre que te da el apellido y te visita una vez al año, o que te escucha sólo cuando tiene tiempo. Un papá genuino es aquel que dedica su vida a lograr a que sus hijos –sean biológicos o no– sean mejores seres humanos todos los días. Un papá está ahí para ser el superhéroe de su niño cada vez que lo necesita, para reprenderlo con amor y ser su bastón durante su vida.

La adopción es una muestra de que el amor sí es suficiente; dos sueños se hacen realidad convirtiéndose en un regalo para todos los miembros de la familia, y aunque claramente el proceso no es fácil, vale la pena atreverse.

Los ojos de Kevin se iluminaron al ver a sus nuevos papás. Era como si desde siempre se hubieran conocido. Fue increíble ver cómo este niño llegó con el alma herida y cómo se iba con una sonrisa gigante llena de felicidad y esperanza.

Si sientes el llamado de adoptar, ¡no lo dudes, hay millones de niños que esperan llamarte papá o mamá!

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar