Últimas noticias:

Desde la humildad se reconoce el valor del otro

 

Quiero recordarles una bella historia de un niño que se llamaba Domingo, Domingo Sabio. Él en su entorno, digamos que había una competencia fuerte porque ahí había más de 50 niños. Domingo nunca pretendió grandes cosas, lo único que empezó a hacer fue servir; empezó con su alegría, con su modo de ser, con su simpatía, con su atención a los más necesitados y con su sonrisa constante a cambiar el lugar donde estaba, y sin pretenderlo, terminó siendo el gran líder de todos esos niños.

Domingo, a su corta edad nos enseño a servir, porque la mayor humildad está en el servicio. Fundamentalmente venimos a hacer lo que estamos llamados a hacer.

Hace muchos años, Cristo, hablando con sus discípulos, le decía: los grandes de la tierra los atemorizan los subyugan y los hacen poca cosa. El que quiera ser el primero, el que quiera ser el mayor, tiene que ser servidor de todos.

Tenemos que ser humildes, porque la única manera en que vamos a conseguir nuestras metas es sirviendo, es entregándonos; va a ser luchando para levantarnos temprano, para ir al gimnasio; va a ser luchando por tener un modo de alimentación más ordenado y bajar esos kilitos de más; va a ser esforzándonos para apagar el Smartphone, para ponernos a hacer las tareas que tanto necesitamos; va a ser ayudando a los demás.

La humildad es clave para cualquier transformación. Ahí está el tesoro de la humildad: cuando uno reconoce el valor del otro, es capaz de amarlo, de servirlo y ante él uno da gracias a Dios por seres excepcionales que cerca de nosotros siempre ha puesto.

 

 

@yoinfluyo

@marinellys

mtremamunno@yoinfluyo.com 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo