Últimas noticias:

Ni con @EPN ni sin Él

Ahora mismo a México parece sucederle lo que a un animal en arenas movedizas, mientras más se mueve más se hunde.


Por un pacto moral


Las cosas no marchan bien, los engranes de la maquinaria nacional parecen atorados y estamos pasando malos días. En lo económico no vemos aun claridad, la seguridad no aparece por ninguna parte y en lo político los vaivenes son fuertes…, muchas son las manos que mecen la cuna.

No recuerdo un momento tan obscuro en los últimos cinco sexenios. Influye, qué duda cabe, las nuevas tecnologías, que tienden a hacernos siempre mejor informados y más libres. Nunca había visto tanta sociedad tan indignada y molesta, tan decidida y activa, tan inconforme.

Ayotzinapa fue la gota que derramó el vaso que previamente se había llenado por el descontento en la marcha de la economía de los hogares, por el galopante incremento de la inseguridad, por la corrupción que se desborda por todos sitios, por el desengaño quizá de un nuevo gobierno que prometió lo que no ha podido cumplir.

Estamos ante un problema de compleja solución del que no saldremos ni con Peña Nieto ni sin Él.

Las voces que piden la salida de Peña Nieto parecen también simplistas, a pesar que el Presidente no ha sido modelo de transparencia. Según Amnistía internacional, en su recién presentado Informe 2014, México vuelve a reprobar con 34 puntos de calificación en el lugar 106 de la lista de 177 países del orbe.

No es el Ejecutivo ni el único ni el principal problema, como no lo es tampoco el Legislativo a veces tan desconectado de los intereses reales de las mayorías o el Judicial que con frecuencia parece haberse quitado el paño de sus ojos y estar impedido a ejecutar ciegamente la justicia.

Hay otros actores que deben asumir también su responsabilidad.

Los medios, por ejemplo, porque muchos de ellos tienen una agenda tan lejana de los verdaderos intereses de sus audiencias y por lo que dicen, pero sobre todo por lo que callan, hacen a la Patria un bajo servicio.

Otros protagonistas del momento también deben revisar la intención de su liderazgo porque en ocasiones vemos que ni las iglesias son lo que deben ser ni los empresarios actúan como deben actuar.

La causa de la falta de paz en la sociedad es la falta de moral de quienes la lideran o pretenden hacerlo.

La Moral dijo hace años Gonzalo N. Santos -prototipo del político del sistema- es un árbol que da moras o vale pa´ una chingada. Esto quizá nos acerca más a la realidad del problema.

Cuando vemos a un país tan desgastado y atorado como el nuestro, a una sociedad civil tan inconforme, vale la pena ir a la raíz de la raíz y ésta es –qué duda cabe– la corrupción que nos esclaviza.

La casa está desordenada y sucia, la solución del problema va más allá de una renuncia o cambio de gabinete.

El diagnóstico es la corrupción, la medicina es la moral. Quizá un pacto moral que supla el pacto de impunidad que nos está asfixiando ayude a que nuevamente salga el sol.

Y hablando de cambio, debo decir que éste, o se da y pronto, o los problemas serán mayores. La gente no aguanta más.

@pablomieryteran

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar