Últimas noticias:

¿Por qué un mártir hoy?

Hace un par de meses estuve en una reunión académica con jóvenes estudiantes de ingeniería, quienes se mostraron entusiastas por superarse y conocer el rol que les tocará vivir como generación en el México actual.


Niño cristero


La conferencia se realizó en una Universidad ubicada en los límites de Sahuayo, Michoacán, la tierra del nuevo santo mexicano José Luis Sánchez del Río, joven que fue martirizado durante la persecución católica del siglo pasado.

El Vaticano recientemente anunció que se aprobó un milagro realizado por intercesión del joven que murió brutalmente torturado a sus 14 años.

Los procesos de beatificación y canonización tienen muchas reglas, son largos y acuciosos; hay beatos famosos como Miguel Agustín Pro que no son declarados santos por que no ha concluido su proceso de canonización, entonces se proponen como modelos sólo para el país nativo.

La Iglesia, al proclamar santa a una persona, la propone como modelo de vida para toda la comunidad católica en el mundo.

Desde la perspectiva de la fe, el milagro que le permitirá ser conocido como santo, es una intervención de Dios para sanar a una niña con una enfermedad terminal. ¿Por qué en este momento el milagro? ¿Qué significa para los jóvenes mexicanos de hoy la vida de este muchacho que el próximo 10 de febrero cumplirá 88 años de ser asesinado?

Las circunstancias de su muerte pueden ser atribuidas a un “exceso” de Estado, un gobierno autoritario que pretendía pasar por encima de la libertad religiosa de sus propios ciudadanos y que generó una reacción armada conocida como la “guerra cristera”.

La vida de “Joselito”, como se le conocía al mártir, es una excelente oportunidad para recordar la importancia de la libertad de conciencia y la libertad religiosa, y también invita a reflexionar sobre cómo los excesos de un gobierno pueden desencadenar procesos autoritarios, irracionales y sangrientos que debemos evitar.

En otra perspectiva, se puede reflexionar sobre los miles de jóvenes mexicanos que hoy mueren torturados, más que por un “exceso” de Estado, por un “fracaso” del Estado, que no puede brindar seguridad, justicia y paz a sus ciudadanos, que quedan a merced de los criminales: narcotraficantes, extorsionadores, tratantes y explotadores, que ante la “ausencia” del Estado dominan en regiones del país como Michoacán donde vivió el niño mártir.

También se puede contrastar la actitud de compromiso total de este joven mexicano con sus ideales, su familia y comunidad, al estar dispuesto a defenderlos con su vida, a pesar de la salvaje tortura a que fue sometido antes de su muerte, con la actitud dominante de nuestra generación donde predomina el individualismo que rehúye cualquier tipo de compromiso, donde la máxima parece ser que los demás paguen con su vida con tal de que yo destaque, gane dinero u obtenga el “éxito”.

Quizá en su próximo viaje a México, el Papa Francisco dé algunos elementos que iluminen la vinculación de la vida de este nuevo santo con los retos que los jóvenes de hoy pueden asumir, ya que precisamente en Morelia, cerca de la tierra del mártir cristero que pronto será canonizado, será la reunión del Papa con la juventud mexicana. ¿Por qué este joven será declarado santo en este preciso momento histórico?

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar