Últimas noticias:

¿Una nueva generación del ’15?

En una animada charla con unos jóvenes me enteré de un evento de conmemoración de la generación de 1915 en su centenario. El ensayo escrito por Manuel Gómez Morín, uno de los siete sabios de esa época en México, perfila los elementos de esa generación y brinda material para reflexionar sobre la época actual que vivimos.


Generación 1915


La situación hoy es similar a la que se describe al inicio del siglo XX: las revueltas que se sucedían como parte de la Revolución Mexicana plantean un entorno similar –aunque por distintas razones– en su cuota de sangre, violencia, e impunidad, a la realidad contemporánea; la confusión, ausencia de identidad y destino común de entonces, podría leerse ahora como una pálida sombra de la globalización de la indiferencia, y del individualismo de fugaces y cambiantes referencias posmodernas.

Conceptualizar una generación es de una complejidad que rebasa esta breve reflexión, pero la ocasión del centenario y “El deber mínimo (…) de encontrar, por graves que sean las diferencias que nos separen, un campo común de acción y de pensamiento, y el de llegar a él con honestidad” para beneficio del país, es motivo suficiente para un esbozo.

La próxima visita del Papa Francisco a México constituye también una motivación para iniciar procesos que trasciendan los eventos, que sin duda serán significativos y emotivos durante su estancia en nuestro país. No es la primera vez que nos visita un Pontífice, y dadas las raíces culturales y la fe de millones de mexicanos, existe la posibilidad de que sea un catalizador de cambios, aunque también puede que sigamos igual.

En la Evangelii Gaudium el Papa llama a que cada quien haga un discernimiento de su vida, para purificar y reformar lo que sea necesario; nos recuerda que los pobres son los destinatarios privilegiados del Evangelio, y que nadie puede sentirse exceptuado de la preocupación por los pobres y la justicia social; además de señalar que la fe es inseparable del don de si, y por lo tanto implica la misericordia por el otro. Imperativos suficientes para generar una nueva actitud fundamental frente a la realidad de esta generación.

El Obispo de Roma es un peregrino del mundo que invita a una revolución cultural para cambiar el paradigma tecnocrático que tiende a dominar a la economía y a la política volviéndolas contra el hombre, con sus síntomas de “la degradación del ambiente, la angustia, la pérdida del sentido de la vida y de la convivencia”. Según podemos leer en Laudato Si’, su encíclica social que muchos consideran un documento “verde”, y que ha iniciado discusiones en los ámbitos de la ciencia, la economía y la política, esta invitación apela al compromiso de una nueva generación.

El posible itinerario de este líder espiritual por nuestra patria es de un valor simbólico especial, por la problemática que se vive en esos lugares: El santuario de la Virgen de Guadalupe, San Cristóbal de las Casas, en Chiapas, Morelia, en Michoacán, y Ciudad Juárez, en Chihuahua, nos llevan por la diversidad geográfica y cultural del país; y al mismo tiempo, es un recorrido por las realidades de marginación, migración, violencia, e impunidad que constituyen los retos principales para la generación actual.

Tenemos pues motivos, propuesta y coyuntura para el trabajo en distintos ámbitos y lugares del país, para romper la parálisis actual que no permite atender las verdaderas miserias de esta tierra.

¿Habrá una nueva generación del ‘15 que pueda encontrar rumbo en medio del caos? Hace algunos años, algunos nos asumimos parte de la generación de San Juan Pablo II. ¿Habrá quienes se reconozcan hoy parte de una generación de Francisco? La Buena Nueva de Cristo es nueva en cada época y generación.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar