Últimas noticias:

¡El corazón libre!

¡Cómo me hubiera gustado estar el pasado domingo en la reunión del Papa Francisco con los jóvenes paraguayos y sentir la fuerza de su espíritu! En esa reunión el líder católico improvisó un discurso a partir del testimonio de tres jóvenes del país sudamericano: Orlando, Liz y Manuel, muchachos que son ejemplo de la esperanza, el servicio y la lucha de los jóvenes de esta época.


Jóvenes; discurso improvisado Papa


En un mundo que nos invita al éxito a través de tener más cosas, tener más dinero, disfrutarlo sin límites, y obtenerlo por encima de cualquier consideración ética, la propuesta cristiana de solidaridad, servicio y esfuerzo honesto parece ser algo arcaico, y sin embargo sigue siendo la opción que nos puede ayudar a mejorar nuestro mundo como demuestran estos chavales.

Conozco historias de jóvenes que empezaron temprano la vida, siendo padres de familia, envueltos en situaciones de amenaza y violencia que los condicionan y limitan en su desarrollo, y les hacen más difícil dar un espacio adecuado de formación a sus hijos, y sin embargo, salieron adelante con esfuerzo personal y apoyo de los amigos y la familia.

También conozco historias de familias destruidas, de hijos abandonados por padres o madres, historias de libertad sin responsabilidad, del afán de sobresalir y buscar nuevas opciones empezando de cero, lo que significa escapar, abandonar, traicionar, evitar la solidaridad, el compromiso, el esfuerzo por mantener una pequeña comunidad familiar unida, cultivando la esperanza de un mejor mundo para los pequeños.

Escucho a jóvenes quejarse de la corrupción, de la impunidad, de la injusticia que parece dominar las relaciones sociales, sin embargo, no todos escogen el camino de hacer algo al respecto además de quejarse.

Paradójicamente muchos de los quejosos escogen el camino de sobresalir bajo cualquier circunstancia, sin darse cuenta que tarde o temprano estarán ellos mismos generando y sufriendo los efectos de lo que intuitivamente rechazan en los demás.

Donde muchos buscan libertad, normalmente encuentran esclavitud de la voluntad, a través de los apetitos del consumo, del poder y del deseo. En un mundo que funciona alrededor de la mercadotecnia, donde la creación de necesidades y dependencias se convierte en el principal objetivo ¡los corazones libres escasean!

La hermosa lucha por la libertad se convierte entonces en un imperativo de todos, y más aún de la juventud, frente a las ataduras de la pobreza y la marginación, de la injusticia e impunidad, de la mentira y la corrupción, de las necesidades creadas que manipulan y dominan los deseos corporales, que reducen toda expectativa de vida a tener y consumir, a ir más rápido, sin saber a dónde.

La lucha por ser libres es además el camino del ser, de la realización humana en el servicio, la solidaridad y el amor; es la lucha por reconocernos en los demás y descubrir la fraternidad y comunidad que nos completa; es la lucha que nos permite tener el corazón libre, fuerte y lleno de esperanza para vivir en paz y felicidad.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna, son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar