Últimas noticias:

Lectio Divina

Recientemente viví una de esas experiencias inesperadas que dejan además de una grata sensación, conocimientos prácticos para la vida: Un par de amas de casa, una de ellas ya abuela, aunque no lo parecía, se presentaron a dirigir unos ejercicios cuaresmales parroquiales para enseñarnos a orar usando el método de la Lectio Divina (Lectura divina o lectura orante).


Semana Santa


El Papa Benedicto XVI, en el número 87 de la exhortación apostólica post sinodal Verbum Domini (La Palabra del Señor), nos explica los pasos que nos pueden llevar a un encuentro personal con Dios a través de su Palabra. Y efectivamente, una disposición para encontrarlo, una invocación al Espíritu Santo para que guíe ese diálogo entre la persona y Dios siguiendo los breves pasos explicados por el Papa, nos puede llevar a ese encuentro.

El primer paso es una lectura de comprensión del texto (lectio): “¿Qué dice el texto bíblico en sí mismo?”. Después sigue la meditación (meditatio): “¿Qué nos dice el texto bíblico a nosotros?”. A continuación es la oración (oratio): “¿Qué decimos nosotros al Señor como respuesta a su Palabra?”. Y finalmente, la contemplación (contemplatio): “¿Qué conversión de la mente, del corazón y de la vida nos pide el Señor?”. Todas estas partes se realizan releyendo el mismo texto bíblico.

El Papa Francisco, en los números 152-153 de la exhortación apostólica post sinodal Evangelii Gaudium, recomienda la lectura pausada de la Palabra de Dios, en un momento de oración para poder escuchar lo que el Señor nos quiere decir con su Palabra. Nos previene de algunas tentaciones en la oración y la lectura de la Biblia, y también de manipulaciones o adecuaciones que pudiéramos estar haciendo de la Palabra de Dios.

En esta Semana Santa nos podemos dar la oportunidad de revisar estos breves textos papales que no toman más de 5 minutos, y que nos enseñan y recomiendan con mucha claridad un método práctico para escuchar a Dios, establecer un diálogo personal y buscar nuestra conversión.

Para muchos católicos que por distintas razones no son asiduos a la oración por medio de la Biblia, esta es una oportunidad para valorar a plenitud la Palabra de Dios y por su medio establecer una relación personal con Él. La Lectio Divina nos puede llevar a vivir a profundidad los misterios que celebramos estos días.

Este método se puede hacer en cualquier lugar y por cualquier persona, siempre y cuando se tenga un ambiente de silencio y oración, y la disposición e invocación al Espíritu Santo. Por ende, si alguien aprovecha esta temporada para visitar templos, participar en ejercicios del triduo pascual (jueves, viernes y sábado santos), puede también ejercitarse en esta lectura orante de la Palabra de Dios, que seguramente rendirá beneficios abundantes.

Las mujeres que nos llevaron a través de los ejercicios, además de atender a sus esposos e hijos y las pesadas labores del hogar, se dieron tiempo para estudiar en el Instituto Bíblico San Jerónimo, iniciativa que les tomó cuatro años de arduos esfuerzos y que hoy rinden frutos. Ellas son eficaces misioneras al llevar a muchos de la mano por los ejercicios de Lectio Divina.

Ojala se multiplique y comparta este servicio que rescata el tesoro de la Palabra de Dios.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar