Últimas noticias:

Las Mujeres, la política y el señor Presidente electo

En realidad, creo que ya es suficiente lo que se ha dicho del señor Donald Trump, pero voy a referirme a lo que pasa en su país, mientras él, carente de experiencia política pero con fuerza, habla, habla y cumple ya algunas de sus promesas de campaña, algunas malas y otras mejores que las de su predecesor.


Donald Trump; Marcha Mujeres


Al día siguiente de la toma de posesión presidencial, se efectuó en Washington la gran “Women’s March” (Marcha de Mujeres) a la cual convocaron feministas radicales tales como Gloria Steinem, Bella Abzug y otras que buscan instituir la ‘igualdad’ y la ‘liberación’ construyendo “bases para el progreso social de las generaciones”. Invitan a su marcha a grupos tales como American Indian Movement, Occupy Wall Street, Marriage Equality, Black Lives Matter en donde se incluyen mujeres de raza negra, mujeres nativas, mujeres pobres, mujeres migrantes, mujeres musulmanas y mujeres ‘queer’ y transgénero, que proclaman su derecho a vivir vidas completas y saludables libres de violencia “en contra de sus cuerpos” y proclaman también la libertad reproductiva. Sus patrocinadores son NARAL Pro-Choice America y Planned Parenthood.

Pero lejos de ser una marcha incluyente, deja fuera a otras mujeres que también tienen derecho a que sus voces sean escuchadas; en realidad, deja fuera a muchas, siendo que se proclama como “marcha de mujeres”.

El comité organizador en el último momento antes de la manifestación, se vio en la necesidad de publicar una aclaración: “El programa de la marcha de mujeres es pro-elección” (favorable a que una mujer decida sobre su cuerpo o favorable al aborto). “Esperamos marchar a favor de individuos que compartan el punto de vista de que las mujeres merecen el derecho de hacer sus propias decisiones reproductivas”.

La gran pregunta que de esto se deriva es: ¿Puede alguna mujer ser feminista y al mismo tiempo ser anti-aborto?

La palabra “mujer” es una enorme palabra. Esto ni siquiera lo pensaron quienes organizaron la marcha, y la prueba está en su aclaración que limita la asistencia sólo a feministas pro-aborto. Entonces ¿qué pasa con todas las mujeres que también deseaban asistir y que son pro-vida y pro-familia?

En Estados Unidos existen organizaciones tales como “New Wave Feminists” (Nueva Ola de Feministas) o “Students for Life of America”(Estudiantes por la Vida en América) que estuvieron dispuestos a acudir a la marcha y sin embargo les fue notificada su exclusión, a pesar de lo cual y siendo una manifestación “de mujeres” decidieron acudir y unirse a la misma. El mensaje propuesto fue “los derechos de las mujeres son derechos humanos”.

Además de incluir a personas que proclaman el género, la etnicidad, la religión, el status del migrante, la edad e incapacidad, algunas mujeres preguntaron ¿por qué no incluir al no-nacido?  -- La organización Students for Life America acudieron para mostrar que no es verdad lo que proclama Planned Parenthood: “que el aborto es la única opción de la mujer”.

Muchas de las izquierdistas que asistieron y a pesar de que trataron de representar a las mujeres como un solo bloque unido proclamando el aborto, la realidad política es mucho más compleja.  El “Pew Research Center” que efectúa encuestas en Estados Unidos, había dado a conocer recientemente que casi la mitad de las mujeres en ese país piensa que el aborto debería ser ilegal en todos o en la mayoría de los casos. Además, dos tercios de las mujeres votantes apoyaron la legislación de prohibir los abortos después de 20 semanas de embarazo.

Y si esto sucede en el país del norte y ni siquiera constan de una entidad que sea solamente representativa de las mujeres, entonces reflexionemos cuál es el contenido de los estatutos y políticas públicas que emanan en México del Instituto Nacional de las Mujeres, entidad que se instituyó no como representativa de todas las mujeres en el país, sino para que dentro de la sociedad y el Estado sea promovida e institucionalizada la “perspectiva de género” con el fin de lograr la igualdad de oportunidades entre los sexos y terminar con “los signos discriminatorios de género” en el país.

Este instituto se ocupa esencialmente de las mujeres en la vida pública y no se habla ni apoya a la mujer esposa y madre que cría a sus hijos para ser ciudadanos útiles al país.  El instituto se refiere a la mujer en la búsqueda “de su redefinición como mujer trabajadora” y no como madre y esposa, e impulsa la posibilidad de “aplazar la maternidad y regular la fecundidad para que tenga mayor presencia en la vida pública” lo que da lugar a “cambios en las relaciones domésticas y familiares”.

La primera pregunta que surge de estos cambios con ‘perspectiva de género’ es si la reciente tragedia en Monterrey en donde un menor acudió a su escuela con un revólver y disparó contra varias personas, suicidándose de inmediato él mismo, ¿no será consecuencia de ese cambio en las relaciones familiares y del abandono que sintió ese menor por parte de sus progenitores?  Esto dado que se ha favorecido esencialmente “mayor presencia femenina en la vida pública” (Proequidad, pág. 40).

Este instituto se propuso desde el principio “poner a México al día y a la vanguardia, implica que la población femenina participe con mayor fuerza y amplitud en la vida económica, política y cultural del país”. (Vicente Fox, Inauguración del Proequidad).

Habrá que cuestionarse si en este instituto creado para ‘la mujer’ en México, se incluyen o se excluyen a mujeres pro-vida y pro-familia que desean educar a sus hijos óptimamente en el hogar y no en guarderías, las cuales por cierto, se multiplicaron a partir de la creación del Inmujeres ampliando sus horarios hasta tarde o noche. Habría que preguntarse si se habrá tomado en cuenta a la mujer esposa y madre o sólo se ha dado apoyo a la “madre soltera”, si se ha tomado en cuenta a la vida en gestación de un nuevo ser humano, si alguna vez ha emanado de allí algún documento sobre el origen de la vida, cómo inicia la vida en la fecundación y su desarrollo posterior, si se ha hablado del derecho a la vida que posee intrínsecamente un embrión o si se toma en cuenta qué constituye a un individuo. Dentro del tema de la equidad de género es amplia la difusión que se ha dado de los “derechos sexuales y reproductivos” de las mujeres, intentando suprimir así la inmoralidad del aborto.

En estos tiempos actuales ya se habla de una “inter-seccionalidad” del futuro feminismo que incluya el pensamiento de todas las mujeres y no sólo el de unas cuantas dirigidas por intereses políticos y económicos invadidos de la llamada “revolución sexual”.

Hemos de entender que en general, las mujeres no se guían por demandas ni de liberación ni de aborto, sólo algunas lo hacen, de allí que deberíamos de poder hablar de un feminismo inter-seccional y no sólo de “equidad” o de un solo feminismo. Las voces de todas las mujeres deben ser escuchadas y no sólo las incluidas en un instituto con intereses parciales.

Dije que no se hablaría del Sr. Trump y sin embargo, hay una buena noticia respecto a una ‘orden ejecutiva’ que él firmó el día de ayer. Se restaura la “Política de la Ciudad de México” que había sido derogada por el Sr. Obama. Esto quiere decir que “el gobierno de EEUU no podrá proporcionar fondos para organizaciones que realicen, defiendan o promuevan el aborto. Esta norma se dirige a todos los servicios de planificación familiar o clínicas o grupos que ofrecen servicios relacionados con el aborto en el extranjero, incluso si los fondos para esas actividades provienen de fuentes no gubernamentales” (Population Research Institute, Enero 23, 2017)

Por último, me parece interesante traducir algunos de los principios del grupo feminista New Wave Feminists (EEUU):

---“New Wave Feminists están aquí para regresar al feminismo que otras han corrompido.

En algún momento antes de que naciéramos, nuestra condición de mujer fue intercambiada por un puñado de píldoras de control natal, el ‘privilegio’ de degradarnos en Playboy, y el “derecho” de abortar a nuestros hijos.

Es tiempo de regresar el sentido común del feminismo, que se niega a la explotación de la mujer en nombre de la liberación y crear víctimas mientras que se resuelve la igualdad. En su lugar, viviremos a todo nuestro potencial y llamaremos la atención de otras para que también se pongan a este nivel, mientras que nos convencemos lo fuertes y poderosas que somos realmente las mujeres…”

“Con el aborto, nos dijeron: ‘Ahora tú también puedes librarte de la responsabilidad’, en lugar de criar hombres a un nivel que no sólo sean mejores para el mundo, sino mejores para ellos mismos en todos sentidos.” (Bureeda Bruner, NWF)

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar