Últimas noticias:

Lo que se dice, lo que se cree… y lo que es

¿Qué es lo que tú, yo, el señor Presidente de la República, el señor Presidente de la Cámara de Diputados o el zapatero de la esquina sabemos acerca de la homosexualidad, de la identidad de género y… por qué se inventan nuevos derechos?



Un ejemplo comparativo sería el siguiente: Todos sabemos que, si nos sentimos enfermos, lo mejor es acudir a un médico. ¿Lo hacemos por costumbre? O porque esa persona llamada ‘médico’ ha estudiado “científicamente” las enfermedades y es la persona más indicada para saber cuál es mi enfermedad y cómo atacarla debidamente; esto sería lo más razonable.

Acaba de ser publicado un relevante estudio científico sobre Sexualidad y Género elaborado por dos eminentes y reconocidos investigadores cuyos currículos resumidos me permito presentar:

El Dr. Lawrence Mayer, M.B., M.S., Ph.D. es investigador residente del Departamento de Psiquiatría en la Universidad Johns Hopkins y profesor de Psiquiatría y Bio-estadística en la Escuela de Medicina de la Universidad Estatal de Arizona.

El Dr. Pul McHugh, M.D. es profesor de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins y fue Director-en-jefe de psiquiatría del hospital de la misma universidad durante 25 años. Durante su ejercicio, propuso un fin legal a las cirugías de reasignación de sexo, después de que la investigación científica mostró que los impactos de dichos procedimientos no proveían de los supuestos beneficios a quienes buscaban el procedimiento.

Si todo lo que sabíamos acerca del transexualismo o transgenerismo es sólo a través de lo que dicen los medios de comunicación, entonces aún no sabemos nada porque creeríamos que la naturaleza de la homosexualidad y el transexualismo ¿está establecida, es indiscutible y sin duda alguna?  Esto aparece solamente en los periódicos, pero no es indiscutible científicamente hablando.

El estudio científico elaborado por dos de los más respetados y destacados psiquiatras estadounidenses de este siglo, contradicen lo que muchos periódicos y políticos argumentan.

Pongamos algunos ejemplos de lo que ‘se dice’:  Que “existen gens gay y que así nacen algunas personas”, o que “el DNA rebela si alguien es gay”, que “la identidad transexual no es una enfermedad mental” o que “dos personas del mismo sexo pueden simplemente optar por el matrimonio”, cuando éste no lo es.

El estudio científico en cuestión fue dado a conocer por “The New Atlantis”, conocida publicación de ciencia, tecnología y ética en Washington, D.C. que han organizado el mejor resumen publicado hasta hoy de evidencia científica sobre temática LGBT.

“La orientación sexual y la identidad de género resisten explicación por simples teorías” escriben los investigadores, “existe un gran vacío entre la certeza de lo que se cree sobre esta materia y lo que una seria evaluación científica rebela. En aras de esta complejidad e incertidumbre, necesitamos ser humildes sobre lo que sabemos y lo que no sabemos”.

Explican además que: “La definición científica de sexo biológico es para casi todos los seres humanos clara, binaria y estable, reflejando una subyacente realidad biológica que no es contradicha por excepciones al comportamiento típico sexual y no puede ser alterado por medio de cirugía o el condicionamiento social”.

En tiempos actuales –nos dicen los científicos--, se está volviendo más común animar a los niños(as) a que expresen pensamientos atípicos de género o del comportamiento, o buscar bloqueadores de pubertad, un tratamiento hormonal de transición y eventualmente cirugía. Esto es “perverso”, escribe el Dr. Mayer, ya que esto “no tiene respaldo científico”, pues los estudios muestran que por lo menos el 88 por ciento de las niñas y el 98 por ciento de los niños, se recuperan de la ‘disforia de género’.

En una de las partes interesantes del estudio, Mayer y McHugh encontraron que personas no-heterosexuales y transexuales tienen altas tasas de problemas mentales (ansiedad, depresión, suicidio) comparados con la población en general, así como problemas de comportamiento y sociales (abuso de substancias, violencia íntima de pareja).  Curiosamente, la réplica inmediata es que estas deprimentes estadísticas –dicen--, se deben al estigma y la discriminación, sin embargo, esto no explica la disparidad estadística comprobada.

En cuanto a la salud mental de gays y lesbianas en Estados de EEUU en donde el matrimonio del mismo sexo es legal, y otros en donde no lo es, se encontró que: “El trastorno de ansiedad generalizado” parecía crecer en Estados en donde está prohibido el matrimonio del mismo sexo, pero curiosamente, el consumo de droga y medicamentos aumentaba en Estados en donde no había prohibición del matrimonio de personas del mismo sexo.

El estudio de investigación a su vez, incluye la revisión y evaluación minuciosa de 200 estudios más sobre orientación sexual e identidad de género desde los puntos de vista biológico, psicológico y de las ciencias sociales, afirma además que:

- El entendimiento de la orientación sexual es una propiedad innata y biológicamente inamovible de los seres humanos. La idea de que las personas homosexuales “nacen así” no tiene respaldo científico.

- El reporte encontró que hasta el 80 por ciento de los varones que reportaron haber sentido ‘atracción al mismo sexo’ siendo adolescentes, no lo sentían en la vida adulta.

- Comparados con los heterosexuales, los no-heterosexuales tenían de dos a tres veces mayores probabilidades de haber sufrido abuso sexual en su niñez.

Además de lo anterior, recientemente el “American College of Pediatricians” declaró que: “Género (el conocimiento y sentido de uno mismo como varón o mujer) es un concepto sociológico y psicológico, no es un concepto biológicamente objetivo”, y que “la creencia de una persona de que él o ella es alguien que no es, esto es en el mejor de los casos un signo de pensamiento confuso”.

El Colegio de Pediatras además dijo que “por el contrario, la sexualidad humana es un rasgo binario y los cromosomas XY y XX que determinan el sexo masculino o femenino, son marcas genéticas de salud, no marcas genéticas de un trastorno.” Y concluyen que: “Nadie nace con un género. Todos nacemos con un sexo biológico”, por tanto, “la ideología de género conduce al maltrato y al abuso infantil”.

Pasemos brevemente a lo que se hace políticamente hablando.

En julio del presente año, se llevó a cabo la “Conferencia Mundial de Derechos Humanos de las Personas LGBTI” en Montevideo, Uruguay de la cual surgió la “Coalición de Derechos de Igualdad” (Equal Rights Coalition, ERC) que consiste en un grupo de 30 estados comprometidos a promover la agenda de ‘derechos’ LGBT mundialmente.

México fue de los primeros países en firmar y comprometerse a apoyar esta coalición, la cual en primera instancia acordó “amplificar y promover a organizaciones de lesbianas dentro del movimiento LGBTI y financiar una conferencia de lesbianas autónoma”.

Como comentario, los acuerdos internacionales no requieren el voto de los ciudadanos, sin embargo, los gobiernos tienen un deber legal de promover derechos humanos que sean reconocidos universalmente y, por tanto, no pueden exportar unilateralmente políticas para crear otras nuevas.

Como información, se efectuará en octubre de este año otra Conferencia en Montevideo en que serán anfitriones de la XIII Conferencia Regional de Mujeres en Latinoamérica y el Caribe. Veamos cuáles serán los resultados.

Los hechos presentados tanto en el reporte de investigación, como en las conclusiones de médicos de gran prestigio son puramente científicos.

La conferencia firmada por México, es un hecho indiscutible.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar