Últimas noticias:

Revolución sexual al día

Importante que todos conozcamos dos hechos internacionales relevantes, ya que conciernen a la sociedad en que vivimos y a nuestra propia familia.


México; familia, LGBT


I.- 27 de Junio 2016

La Asamblea General de las Naciones Unidas en su Sesión 32ª adoptó una resolución a favor de la familia dentro del Consejo de Derechos Humanos (A/HRC/32/2.35) titulada: “Protección a la Familia. Papel de la Familia en el Apoyo a la Protección y Promoción de los Derechos Humanos de Personas con Discapacidad”. Esta constituye una gran victoria para todas las personas que creen en el importante núcleo que es base social que es la familia y la protección que ésta otorga a sus miembros.

Sin embargo, países occidentales como Gran Bretaña, Suiza y Noruega quisieron forzar a los demás países a reconocer la frase “varias formas de familia” para intentar promover estructuras familiares muy controvertidas, aunque afortunadamente esto fue rechazado por la mayoría de los países.

La votación de los países reunidos en la ONU fue de la siguiente manera: 32 votos a favor, 12 en contra y 3 abstenciones.

Todos creemos imaginar que nuestro país México votó a favor de esta resolución, sin embargo la sorpresa es enorme pues:

¡México se abstuvo de firmar esta importante resolución a favor de la familia!

Ya habíamos informado anteriormente que México también se abstuvo de firmar otra resolución en el 2015 denominada Resolución para la Protección de la Familia (A/HRC/29/L25) que reconoce la contribución de la familia a la realización del derecho a un adecuado nivel de vida para sus miembros, especialmente en su papel de erradicación de la pobreza y en lograr un desarrollo sostenible.

Francamente es vergonzoso saber que nuestro país, que aún conserva la mayoría de las familias unidas con padre, madre e hijos, nuestros representantes puedan abstenerse de firmar la última resolución que “reafirma que la familia, como grupo fundamental de la sociedad y el ambiente natural para el crecimiento y bienestar de todos sus miembros y especialmente para la niñez, debe ser proveída de la necesaria protección y asistencia” para que pueda asumir sus responsabilidades dentro de la comunidad.  Además en otro de sus párrafos “Reconoce que la familia mientras que el respeto por los derechos de sus miembros sea asegurado, constituye una fuerte influencia para la cohesión social y la integración, la solidaridad intergeneracional y el desarrollo social, y que la familia juega un papel crucial en la preservación de la identidad cultural, en las tradiciones, la moral, el patrimonio y el sistema de valores de la sociedad;”

II.- 1º de Julio, 2016

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU, llevó a cabo una votación para aprobar a un “experto independiente” de asuntos de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales o transgénero (LGBT). La resolución se titula “Protección en Contra de la Violencia y Discriminación Basada en Orientación Sexual e Identidad de Género” (A/HRC/32/L.2).

El motivo de fondo de esta resolución es establecer un agresivo avance en la agenda LGBT en todos los países que se opongan. Durante esta junta, un buen número de países se opusieron a la aprobación de este documento, ya que constituye un movimiento para forzar los presuntos derechos sexuales basados en orientación sexual e identidad de género sobre habitantes de los países firmantes.

La votación fue de la siguiente manera: 23 países a favor, 18 en contra y 6 abstenciones.

Nuevamente, lo que nosotros pensaríamos que haría nuestra representación rechazando esta resolución, fue lo contrario:

¡México votó a favor de esta resolución!

En primer lugar, firmarla constituye la aprobación de una falta de respeto a las leyes, política, cultura y creencias religiosas, no sólo en nuestro país sino en todos los países firmantes. Y en segundo lugar, el país firmante se compromete a proveer toda la información que requiera el “experto independiente” y responder favorablemente a todas las “peticiones de visita y considerar la implementación de las recomendaciones hechas en los reportes del titular de mandatos”.

Es bien sabido que esto constituye un instrumento para tratar de forzar a los países a que acepten y legalicen el matrimonio del mismo sexo en todo el territorio, el uso de baños públicos por hombres y mujeres, el adoctrinamiento educativo de “derechos” LGBT y mucho más, con el objeto oculto de “prevención de la violencia”.

Durante años, uno de los argumentos centrales a favor del matrimonio de personas del mismo sexo, ha sido el de que todos puedan vivir como deseen. Pero habría que preguntarse si esa libertad requiere que el gobierno ejerza coerción en contra de la familia y de sus conciencias para que participen o faciliten la celebren y acepten matrimonios que no lo son.

La redefinición del matrimonio, por ejemplo en la Ciudad de México, que añade la orientación sexual e identidad de género a la lista de clases protegidas bajo estatutos “no discriminatorios”, han conducido a la intolerancia e intimidación de los ciudadanos quienes saben que el matrimonio une a un varón y a una mujer y que las relaciones sexuales son apropiadamente reservadas para el matrimonio.

Ahora, los ciudadanos que persisten en disentir de la nueva ortodoxia de élite, se enfrentan a una ola de indiferencia y discriminación gubernamental al representarnos ante órganos de Naciones Unidas con ideologías en las que los ciudadanos de este país no creen y aún más, las consideran absurdas, imponiendo una igualdad que no existe de dos personas del mismo sexo, con el matrimonio de hombre y mujer que sí existe desde tiempos inmemoriales,  dando además apertura a un organismo internacional para presionar a que este y otros gobiernos anulen sus leyes que protegen el matrimonio entre varón y mujer, a la familia y a los valores religiosos y culturales.

Las normas maritales de monogamia, exclusividad sexual y permanencia deben prevalecer para el bien social. En su más básico nivel, el matrimonio es la unión de un varón con una mujer como esposo y esposa, para ser el padre y la madre de sus hijos que produzca su unión sexual.  Cuando nace un niño(a), existe siempre una madre a su lado: este es un hecho real de biología reproductiva.  El matrimonio entendido con veracidad, trae la unión de dos partes de la humanidad, masculinidad y feminidad en una relación monógama.

Además, el matrimonio provee a los niños de una relación con quienes lo procrearon. Si un hombre no se compromete a la mujer en una relación permanente y exclusiva, aumenta entonces la posibilidad de crear niños sin padre y familias fragmentadas. De la misma manera, no puede negarse a un niño(a) el derecho de ser criado tanto por su padre como por su madre. Esto debilita a la sociedad en su conjunto.

Una vez que el gobierno impone el “matrimonio igualitario” basándose en una ideología cuya débil base se funda en discriminación que quizá no exista, y una vez que se dice que la definición del matrimonio como la unión de un varón y una mujer es arbitraria e irracional, aquí se está creando una desviación social, porque entonces en base a esta no-discriminación pueden llegar también a reconocerse legalmente relaciones múltiples (hoy llamadas “relaciones poliamor”), ya que éstas también pueden demandar su reconocimiento.

Lo anterior se inscribe en lo que se conoce como “valores progresivos” que están caracterizados por el deconstruccionismo, a menudo sin poder reemplazar los valores que estos mismos intentan destruir.  Se trata de una creencia de que el panorama después del cambio traerá algo bueno y una ceguera en cuanto a los riesgos y daños.  Todo esto incluye una ideología de elección individualista rechazando cualquier valor o punto de vista que pueda interferir en la imaginaría utopía de la inventada ideología.

La manera en que el país debe conservar el tabique que construye la trama social que es la unión de un varón con una mujer y que juntos pueden concebir a un nuevo ser humano como parte central del matrimonio convirtiendo a éste en unión sagrada, es básico para conservar la paz y estabilidad.  La imposición del mal llamado matrimonio del personas del mismo sexo niega el elemento central anterior y por tanto, de-santifica el matrimonio y confunde el verdadero concepto a las nuevas generaciones.

---------

Ref:  http://yoinfluyo.com/columnas/229-norma-mendoza-alexandry/15857-la-defensa-de-la-familia-es-un-asunto-internacional

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar