Últimas noticias:

Francisco: un hombre que quiere establecer relaciones de paz

Nos parecerá raro que en estos momentos y en la vida diaria haya alguien cuyos verdaderos actos y sentimientos sean de establecer relaciones de amistad, de comprensión, de justicia y de paz. Cualquiera diría: “¡Yo quiero conocer a ese alguien, dime dónde está!”. Y nos damos cuenta de que está muy cerca, representando en la tierra a Aquél que quiso estar siempre con nosotros para protegernos, para amarnos, para defendernos y otorgarnos paz.


Francisco en México


El Papa Francisco que nos visita, ¿realmente lleva paz a los países que visita, o les subraya sus omisiones y les indica dónde está el camino correcto?

Veamos lo acontecido durante su visita a Estados Unidos en el 2015, ese gran país cuyo Presidente no es percibido como cristiano y, sin embargo, todos los medios no dejaron de reconocer que jamás en la historia de ese país había habido un operativo de seguridad tan grande y que la agenda papal fue espectacular: visita  a la Casa Blanca, encuentro con obispos estadounidenses en la Catedral de Washington, visita al Congreso de la Nación, a la Organización de las Naciones Unidas, festival y misa con multitudes en Filadelfia y visita a las periferias, a los excluidos.

La defensa de los inmigrantes fue decisiva, pues “cuando un país está determinado a permanecer fiel a sus principios fundamentales basados en el respeto a la dignidad humana, se fortalece y se renueva. Cuando un país guarda la memoria de sus raíces, sigue creciendo, se renueva y sigue asumiendo en su seno nuevos pueblos y nueva gente que vienen a él”, dijo en su discurso en Filadelfia.

Otro de los temas cruciales durante su visita fue su defensa de la libertad religiosa, y en un lugar al que denominó “símbolo del modelo de los Estados Unidos”, afirmó que “el derecho a la libertad religiosa es un derecho fundamental” y que “el hecho religioso, la dimensión religiosa no es una subcultura: es parte de la cultura de cualquier pueblo y de cualquier nación”. Sus palabras fueron contundentes: “En un mundo en que diversas formas de tiranía modernas tratan de suprimir la libertad religiosa o reducirla a una subcultura sin derecho a voz y voto en la plaza pública, o de utilizar la religión como pretexto para el odio o la brutalidad, es necesario que los fieles de las diversas tradiciones religiosas unan sus voces para clamar por la paz, la tolerancia, el respeto a la dignidad y a los derechos de los demás”.

En esos momentos en Estados Unidos estaba ocurriendo un escándalo que se publicaba en los medios de comunicación, ya que una empleada de Kentucky se negó a emitir licencias de matrimonio para parejas homosexuales. La Suprema Corte de Estados Unidos, incluyendo a dos jueces que ya habían emitido licencias para personas del mismo sexo, negaron la petición de la empleada de Kentucky de posponer la orden de un juez. La razón que ella adujo fue que no podía otorgar esas licencias para personas del mismo sexo, debido a que se violaban sus creencias religiosas. La Corte distrital que emitió la orden, admitió que el caso presentaba un “conflicto” entre “dos libertades individuales que son sacrosantas en la jurisprudencia norteamericana”.

Regresando al viaje papal, se destacó la canonización del beato Fray Junípero Serra, del que puntualizó su impulso misionero, su devoción mariana y su testimonio de santidad.

Uno de los discursos más impactantes que dirigió a los países del mundo, fue el que pronunció en la sede de la Organización de las Naciones Unidas durante su 70ª Asamblea General. Es importante saber que el Papa destaca en sus viajes su agradecimiento por la calurosa bienvenida de miles y miles de personas y familias, pero también señala abusos, omisiones y debilidades de los países y sus dirigentes.

De esta manera, ante representantes internacionales puntualizó la exclusión económica y social como grave atentado a los derechos humanos y al ambiente. Y dijo que de esta manera son los más pobres quienes más sufren la cultura del “descarte”, ya que ellos mismos son descartados o excluidos por la sociedad.  En el meollo de esto, continuó diciendo: está el derecho a la educación (quien aplaudió esto efusivamente fue la Premio Nobel de la Paz 2014, Malala Yousafzai, presente en el pleno de la ONU), y continuó el Papa: “…tener una mínima base material y espiritual para ejercer su dignidad y para formar y mantener una familia, que es la célula primaria de cualquier desarrollo social. Esto tiene tres nombres en lo material: techo, trabajo y tierra; y uno en lo espiritual: libertad de espíritu, que comprende la libertad religiosa, el derecho a la educación y los otros derechos cívicos. Estos pilares tienen como fundamento común el derecho a la vida y a la existencia de la misma naturaleza humana”.

En segundo lugar, dijo que la defensa del ambiente y la lucha contra la exclusión “exigen el reconocimiento de una ley moral inscrita en la propia naturaleza humana que comprende la distinción natural entre hombre y mujer (Laudato Si, 155) y el absoluto respeto de la vida en todas sus etapas y dimensiones (ibid, 123; 136)”

Alude además al flagelo de la guerra, a la persecución de los cristianos que han sido obligados a ser testigos de la destrucción de sus lugares de culto, de su patrimonio cultural y religioso y de sus casas. Dijo además, que otra clase de guerra que viven muchas sociedades es el fenómeno del narcotráfico, una guerra “asumida” y pobremente combatida, acompañado de la corrupción. “Quien posee un afán egoísta e ilimitado de poder, no le preocupará abusar del medio ambiente ni de las personas que se interponen a sus intereses”.

Después de sus multitudinarios encuentros con la gente en sus viajes, tiene una gran voluntad de venir a nuestro País. El Papa Francisco nos envía ya este mensaje y quiere que le demos “algo”:

“…Yo voy a México como un peregrino, voy a buscar al pueblo mexicano, que me den algo. No voy a pasar la canastita, quédense tranquilos, pero voy a buscar la riqueza de fe que tienen ustedes, voy a buscar contagiarme de esa riqueza de fe.  Tengo ganas de ir a México para vivir esa fe con ustedes”.

El Papa Francisco nos pide solamente que la fe salga a la calle:

“Que la fe salga hacia afuera, que la fe sea misionera, que la fe no sea enfrascada como en una lata de conserva. Nuestra fe no es una fe de museo”.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar