Últimas noticias:

Campañas dudosas

Para estar actualizados es conveniente recordar las políticas y programas que llevan a cabo los poderes Ejecutivo y Legislativo para erradicar matrimonios de niñas y adolescentes en México, pues tal parece que esperan a que organismos mundiales indiquen qué hacer, sin cuestionar ni estudiar el trasfondo de lo que implican. Para ejemplificar, me refiero a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, de los que transcribo dos de las metas del Objetivo No. 5:


Salud sexual


Objetivo No. 5. “Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas.

Meta 5.3. Eliminar todas las prácticas nocivas como el matrimonio infantil precoz y forzado y la mutilación genital.

Meta 5.6. Garantizar el acceso a la salud sexual y reproductiva y los derechos reproductivos de conformidad con el Programa de Acción de la Conferencia Internacional Sobre Población y Desarrollo, la Plataforma de Acción de Beijing y los documentos finales de sus conferencias de examen”.

Primeramente es necesario aclarar la valoración de la unión matrimonial en el contexto de su primordial significado que es la formación de una familia, de la vida y el desarrollo del país. También es urgente y necesaria la educación de la responsabilidad del don de la sexualidad humana. Hablar del matrimonio y la procreación es hablar de Derechos Humanos y al Estado le corresponde respetarlo, protegerlo, apoyarlo y velar para que la enseñanza que se imparta en el país eduque a la niñez y a los jóvenes a valorarlo. Respetando todos los derechos de los ciudadanos y de los cónyuges, el Estado también debe guiarlos y apoyarlos a optar por una paternidad y maternidad responsables. La defensa de los Derechos Humanos además, exige el acompañamiento solidario de las víctimas ante todo tipo de violencia, pero además exige la defensa del más indefenso: el hijo(a).

Algo muy distinto es hablar del embarazo y parto. Cuando una niña queda embarazada, su vida cambia de manera radical. Normalmente debe poner fin a su educación y su futuro se ve condicionado por este abandono. Y en la misma medida en que se desvanecen las oportunidades, se multiplica en vulnerabilidad.

Alrededor del 19% de las jóvenes en países subdesarrollados quedan embarazadas antes de los 18 años de edad. Del Informe de la Población Mundial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) se desprenden datos interesantes:

- 20,000 niñas dan a luz todos los días.

- Pérdidas de oportunidades educativas y otras

- 70,000 muertes en adolescentes todos los años por complicaciones del embarazo y del parto.

- Perpetuación de la pobreza y exclusión. Etc.

La clave es la educación. En el Informe se señala a su vez la educación como clave para superar este problema presente en todos los países del mundo, “las niñas que permanecen en la escuela más tiempo, son menos proclives a quedar embarazadas. Una de las causas de estos embarazos es el matrimonio infantil que, con educación se vería reducido en un gran porcentaje”.

En México, la campaña UNETE “De la A (Aguascalientes) a la Z (Zacatecas) México sin unión temprana y matrimonio de niñas en la ley y en la práctica” contempla las disposiciones del Código Civil Federal y locales imponiendo una edad que consideran adecuada para el matrimonio, independientemente de que sea necesaria la educación, como señala el Informe de la ONU. La política propuesta debería además valorar la procreación en el contexto del matrimonio y la familia, de la vida y del desarrollo del país y por lo que respecta a los 460,000 nacimientos cada año de madres adolescentes y niñas es necesario que el Estado acoja y ayude a aquellas madres que fueron forzadas, violadas o abusadas, y por otra parte, ampliar y enfatizar la educación de los nuevos ciudadanos en el amor, la libertad, la familia y la responsabilidad personal y social, allí es donde se necesitan mayores recursos.

Es necesario encauzar políticas que resuelvan las brechas socioeconómicas y educacionales y esto supone enfatizar un objetivo primordial que sería retrasar la edad del inicio de la actividad sexual. En cuanto a los adolescentes, se requiere de una política integrada que permita cerrar las brechas socioeconómicas y educacionales del país y promover la integración social. Se hace necesario también un trabajo en el ámbito psicosocial que avance hacia un enfoque preventivo y promocional para los adolescentes.

Existen una serie de estudios de investigación que subrayan la importancia de apoyar, educar y proteger el desarrollo del (la) adolescente, principalmente la familia, también la escuela, comunidades y organizaciones que rodean al adolescente. Estos necesitan entornos que les ofrezcan información, orientación y apoyo emocional, como también reglas, estructuras y expectativas claras y elevadas y límites coherentes bien definidos.

De esta manera, los planes, políticas y programas de salud dirigidos a fortalecer el desarrollo y la salud integral del adolescente deben hacer partícipe a la familia y a los adultos cercanos como algo fundamental para un desarrollo armónico en el que se integren valores como el respeto, solidaridad, generosidad, afectividad, humildad, espiritualidad y honradez.

Es necesario condenar con firmeza cualquier tipo de violencia contra niños, niñas y mujeres y toda discriminación injusta pero ¿Es necesario “garantizar el acceso a la salud sexual y reproductiva y los derechos reproductivos”? ¿Cuál es su significado?

El significado conocido mundialmente de estos términos se refiere a la promoción de la anticoncepción desde niñas, esterilización, aborto libre químico y quirúrgico, manipulación de embriones y reproducción asistida, promoción de la masturbación con programas desde 0 a 4 años de edad, esterilización con autorización judicial de personas con discapacidad física, sustracción a los padres de la patria potestad en lo que se refiere a la sexualidad de sus hijos, educación sexual obligatoria por parte del Estado y según la ideología de género, aún contra la voluntad de los padres de familia y en general todo lo que contiene la “educación sexual integral o educación integral de la sexualidad”, asesorado por la International Planned Parenthood Federation (IPPF) y por la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre otras.

Es necesario aclarar a fondo lo que esconden las palabras en los programas que se aplican, sobre todo cuando provienen del Nuevo Orden Mundial, pues muchas veces lo que se pretende es una mutación antropológica y un control de la vida de las personas por el Estado. Es necesario subrayar en todo momento el amor y el respeto a toda vida humana, la belleza de la igual dignidad, pero también la diferencia entre varón y mujer y la hermosura de la familia de fundación matrimonial entre un hombre y una mujer.

Tomar en cuenta que:

“Mantener viva la realidad de las democracias es un reto de este momento histórico, evitando que su fuerza real -fuerza política expresiva de los pueblos- sea desplazada ante las presiones de intereses multinacionales no universales que las hacen más débiles y las transforman en sistemas uniformadores del poder financiero al servicio de imperios desconocidos. Este es un reto que hoy la historia nos ofrece” (Papa Francisco 25-11-2014).

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar