Últimas noticias:

El debate

Aunque parezca algo lejano a nuestra mexicanidad, el debate de los candidatos Republicanos a la Presidencia de Estados Unidos el jueves 6 de agosto, nos concierne a todos de una u otra manera, ya que siempre hemos estado conectados con el poderoso país del norte desde donde recibimos lo bueno, lo no-tan-bueno y hasta lo malo.


Elecciones EUA


Todo mundo tenía expectativa de escuchar las respuestas y el desenvolvimiento como político de un empresario, Donald Trump, quien, no siendo político, ha hecho más política que los demás. Sin embargo, hay una serie de encuestas un poco confusas, en donde una de éstas considera que el 23% de los que votan por el Partido Republicano lo aclaman; pero, suponiendo que el Partido Republicano tiene el 50% de los votantes en EU, esto quiere decir que aproximadamente el 12% de los votantes aprueban a Trump. Sin embargo, no hay que tomar en cuenta literalmente las encuestas en esta etapa de la carrera presidencial, ya que –como comentamos a continuación– algunos candidatos incrementaron su popularidad no sólo por el debate, sino en posteriores apariciones en los medios, mientras que otros la redujeron.

La popularidad de Mister Trump se basa en su radicalidad y despotismo; ha impuesto su juego con incultura, descaro y desvergüenza. Ha mostrado que su principal objetivo presidencial es impedir con un gran muro –quizá mayor que aquél muro famoso y perverso de Berlín– el paso de inmigrantes indocumentados a su gran país; y así, en el anuncio de su candidatura en junio, acusó a México de “enviar drogas y violadores a través de la frontera”. En el debate no sólo reafirmó lo anterior, sino que dijo que: “… el Presidente de México” envía a EU a los peores ciudadanos mexicanos a su país. Continuó diciendo que sus líderes políticos son estúpidos, “el gobierno mexicano es más inteligente, es más listo, nos envían a los malos porque no quieren pagar por ellos, no quieren cuidarlos; ¿por qué lo harían, si los gobernantes estúpidos estadounidenses lo hacen por ellos? Eso es lo que está pasando, te guste o no”.

Los comentarios xenófobos y discriminatorios, en principio le han dado buen resultado: el foco de los medios lo impulsaron en las encuestas.

Lo que entre líneas se sabe de Trump, es que su ex-esposa, durante el trámite de su divorcio, lo acusó de haberla “violado” durante su matrimonio y, además de degradar a las mujeres en general con la claridad de sus palabras, profirió un insulto ofensivo públicamente en contra de la presentadora de la cadena Fox, Megyn Kelly.

Fueron muchos los candidatos republicanos (17), incluso hubo que dividirlos en dos grupos para el debate. Un tema central, quizá provocado por el mismo Trump, el de abordar la situación de los 11 millones de indocumentados que viven en EU. Ante esto, el más moderado en su respuesta fue Jeb Bush, cuya esposa es de origen mexicano, quien había hablado sobre la posibilidad de una vía para conceder el estatus legal permanente a éstos, lo cual incomoda a las bases Republicanas.

Muchos otros estuvieron de acuerdo en detener el flujo de inmigrantes, aunque Marco Rubio fue el único que aclaró que “no todos los inmigrantes son mexicanos, sino sobre todo, centroamericanos”. De una u otra manera, el flujo de indocumentados será frenado de manera drástica en el próximo periodo presidencial. Curiosamente Trump dijo que trabajan para él dentro de sus empresas, miles de “mexicanos”, aunque sin aclarar si todos están legalmente documentados. Y en posteriores apariciones televisivas, hace énfasis en mencionar a dos asesinos de personas blancas norteamericanas inocentes, a quienes pone como ‘ejemplo’ de personas indocumentadas indeseables en su país, como si éstos se multiplicaran en muchos. Porque la verdad es que la mayoría de los migrantes indocumentados son personas que tienen como objetivo solamente obtener trabajo para el sostenimiento de sus familias.

En cuanto a la supresión de fondos para Planned Parenthood, prácticamente todos los candidatos Republicanos estuvieron de acuerdo. Sin embargo, destacan Mike Huckabee, ex gobernador de Arkansas; Marco Rubio, senador de Florida, y Scott Walker, gobernador de Wisconsin, como personas decisivas en la protección de la vida humana desde la concepción, así como también el Dr. Ben Carson, neurocirujano y autor a quien se atribuye alguna vez haber realizado investigaciones con tejido humano fetal de bebés abortados. Él no lo niega, pero insiste en que es muy diferente el estudio del tejido, a la “venta” del mismo, como lo hace la organización descubierta.

La única candidata del Partido Republicano de sexo femenino, Carly Fiorina, dio la sorpresa de ser una persona decidida, con capacidad suficiente, inteligente, y sobre todo, dispuesta a enfrentarse a la candidata demócrata Hillary Clinton. En varias entrevistas ha dicho que ésta ocultó información en el servidor de su computadora siendo Secretaria de Estado, asunto políticamente delicado, al que Hillary no ha querido referirse.  Fiorina dice al respecto que “en el mundo de los negocios no podemos darnos el lujo de ocultarnos con nuestros problemas hasta que éstos se retiran. Verdadero liderazgo significa honestidad, exactamente lo opuesto a lo que defiende Hillary”. Fiorina ha dado la sorpresa de subir su posición favorable hasta colocarse dentro de los primeros diez lugares de popularidad en el Partido Republicano.

Lo que claramente se nota es una gran diferencia de ideas en los posibles candidatos Republicanos, dando como resultado distintos enfoques para mejorar el futuro del país. Sin embargo, aún no se han confrontado con la visión del progresismo social-demócrata que busca cambiar no sólo la política económica, sino reducir cada vez más la libertad religiosa en EU, así como la promoción abierta mundial del aborto y los diferentes tipos de homosexualidad, no sólo apoyando a organizaciones en todo el mundo, sino amenazando con sancionar económicamente a países que no aceptan estos conceptos contrarios a la vida.

EU se encuentra actualmente en medio de un amplio debate nacional sobre asuntos relativos a la sexualidad y el género. Si alguien se atreve a sugerir que el género está determinado por el sexo y es inmutable, que los actos sexuales entre personas del mismo sexo son inmorales, o que el matrimonio es la unión permanente y exclusiva entre el esposo y la esposa, a quien lo afirma se le llama “intolerante”, persona que odia y homofóbico. La intolerancia no es simplemente estar en desacuerdo con lo que otra persona cree, sino que es un rechazo de aceptación de la persona que posee esas creencias.

En todo caso, la verdad sería que no necesariamente debe de agradarnos la persona con quien discrepamos, sino debemos sin embargo respetar y tolerar su derecho de hablar. En naciones progresistas como EU se cree que el rechazo tanto del matrimonio del mismo sexo, como las prácticas homosexuales y el transexualismo, significan un ataque a la dignidad de las personas que poseen dichas atracciones y estilos de vida (opuestos a la naturaleza metafísica del matrimonio). Excluirlos por tanto, sería un acto intolerante.

Estos puntos de debate y de formas de ver los asuntos de vida constituyen hoy uno de los puntos más discrepantes de la construcción a futuro de una nación. De allí que la batalla por la libertad religiosa y el derecho a vivir en paz y con libertad de conciencia, son hoy los temas más relevantes.

El segundo debate norteamericano a nivel nacional se efectuará en septiembre, escucharemos con interés los puntos de vista que nos conciernen también a nosotros.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar