Últimas noticias:

¿Qué hacer cuando no hay nada qué hacer?

-No sé qué será de mí el día en que me jubile-, me dijo el cerrajero mientras sacaba una copia de la llave.


Actividades recreativas para todos


-¿Acaso no cuenta usted con ahorros o alguna pensión para cuando se retire?-, me atreví a preguntar.

-Ese no es el problema; lo que me preocupa es saber en qué voy a emplear el tiempo libre. Me voy a morir de aburrimiento.

Aunque muchos de nuestros lectores no lo crean, la triste realidad es que muchas personas piensan como ese cerrajero; son tan adictas al trabajo -como lo es el vicioso a una droga- que les angustia responder a la siguiente pregunta: ¿Qué hacer cuando no hay nada que hacer?

Desde luego que personas como el cerrajero de marras nos dan tanta lástima como la que pudiera darnos un infeliz que, navegando a bordo de una balsa sobre las aguas del río, experimenta terror al ver cómo su embarcación se acerca a las cataratas que habrán de precipitarlo al vacío.

Quienes no saben qué hacer cuando nada tienen que hacer, necesitan reflexionar acerca de cómo aprovechar ese tiempo libre que, por no estar psicológicamente preparados, suelen derrochar en vicios o en frivolidades.

Esos adictos al trabajo que trabajan por trabajar sin tener necesidad, quizás necesiten algunos consejos.

Para efectos didácticos, estableceremos dos categorías de actividades: Unas serán intelectuales y otras recreativas.

*INTELECTUALES

1) Leer un buen libro.

2) Pintar un cuadro.

3) Escribir artículos o poemas.

4) Visitar museos.

5) Asistir a exposiciones.

6) Asistir a conciertos.

7) Pasar la tarde en alguna librería.

8) Leer periódicos viejos en la Hemeroteca.

9) Asistir a conferencias.

10) Fotografiar la naturaleza u obras de arte.

*RECREATIVAS

1) Asistir al teatro.

2) Asistir al cine.

3) Visitar ruinas prehispánicas.

4) Visitar ciudades coloniales.

5) Pasear con calma por el Centro Histórico.

6) Visitar la zona de los volcanes o diversos parques nacionales.

7) Pasar una mañana en el zoológico o en Xochimilco.

8) Ver videos en casa.

9) Deleitarse tomando un café con los amigos.

10) Escuchar discos.

¿Verdad que son muchas, muchísimas las posibilidades que se nos ofrecen para que no experimentemos la misma angustia que experimenta el cerrajero de cabellos canos?

El tiempo es un don que Dios nos regala para que lo aprovechemos de la mejor manera que podamos; y tan valioso es dicho don, que por algo se dice que “los santos lloran el tiempo perdido”.

Y es que el tiempo es como el agua del río que solamente pasa una vez por el mismo lugar para no regresar jamás.

Ahora bien, si alguien, deseando obtener un provecho espiritual de ese regalo tan valioso, decide subir un peldaño más, en ese caso, le recomendamos otras actividades que habrán de producirle una satisfacción nunca antes vista:

1) Cuidar a los enfermos en algún centro hospitalario.

2) Visitar a los ancianos en un asilo.

3) Pasar tiempo con los niños de alguna casa-hogar.

4) Visitar a los presos llevándoles algún regalo.

5) Reunir fondos para alguna buena causa.

¿Verdad que son muchísimas las posibilidades que se nos ofrecen para llenar el tiempo libre?

Así pues, nada de angustiarse por tonterías, y recordemos una vez más cómo de ese tiempo que Dios tan generosamente nos concede habremos de rendir cuentas, cuando se nos llame a juicio.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar