Últimas noticias:

Beato Pablo VI

El próximo domingo 19 de Octubre será elevado a los altares Pablo VI, el Papa que gobernó la Iglesia entre 1963 y 1978, quince largos años que pueden resumirse como un pontificado en medio de la crisis.


Su herencia la Humanae Vitae


El entonces arzobispo de Milán, Cardenal Juan Bautista Montini, fue elegido Papa pocos meses después de que San Juan XXIII inaugurara el Concilio Vaticano II.

Por esta razón, al nuevo pontífice le correspondió continuarlo, concluirlo y aprobar los documentos que fueron fruto de tan magna asamblea.

Como era de esperarse, el Concilio provocó un torrente de comentarios, tantos que produjeron tal confusión que fueron muchos quienes acabaron perdiendo la brújula.

Y todo porque no tomaron en cuenta algo que es medular: Una cosa fue lo que se dijo dentro del Concilio, otra lo que afuera dijeron del Concilio y –finalmente- lo que en realidad aprobó el Concilio.

Muchos se desorientaron con las tesis atrevidas que algunos expresaron a lo largo de las diversas sesiones del Vaticano II en tanto que otros creían “a pie juntillas” todo lo que afirmaban periodistas tendenciosos y sensacionalistas que pretendían llevar agua a su molino.

Al final –como antes dijimos– la doctrina verdadera se encuentra en los Documentos del Vaticano II que aprobaron todos los asistentes y que fueron refrendados por el propio Pablo VI.

Fue de este modo como Pablo VI reafirmó la doctrina tradicional de la Iglesia; y por si hubiera alguna duda, durante las audiencias de los Miércoles, el mismo pontífice se encargaba de disipar cualquier tipo de incertidumbre.

Aparte de todo lo anterior, a dicho pontífice le tocó fijar la postura oficial de la Iglesia en lo referente al espinoso tema del control natal; fue así como, en julio de 1968, publicó la Encíclica “Humanae vitae” que trata acerca del “gravísimo deber de transmitir la vida”.

Este Papa, quien fue un profundo intelectual, es también recordado tanto por su “Marialis cultus”, en el que muestra una piadosa devoción por la Virgen María, así como por “el Credo del Pueblo de Dios”, en el que deja sin argumentos a teólogos progresistas.

Pablo VI fue un Papa incomprendido, puesto que fue atacado tanto desde la izquierda por elementos progresistas que lo consideraban conservador, como desde el otro extremo por elementos que lo consideraban aliado del marxismo.

Los progresistas acabaron extraviando el camino, al no aceptar la doctrina tradicional de la Iglesia.

Los del otro extremo acabaron alimentando el cisma promovido por Marcel Lefebvre.

Y, en medio de los vientos que soplaban tanto desde un extremo como desde el otro, se hallaba Pablo VI dirigiendo la Nave del Pescador.

“Alios ventos vidi, aliasque procelas” (“He visto otros vientos y otras tempestades”), es la frase que con toda seguridad le vino a la memoria a Pablo VI y que quizás le haya servido de consuelo.

En medio de los vientos huracanados, tan incomprendido pontífice se dio cuenta dónde estaba la causa de todos los problemas, y tuvo tiempo para dar la voz de alarma, al advertir que “el humo de Satanás penetró en la Iglesia frustrando los frutos del Concilio”.

Un Papa cuyo pontificado fue un continuo martirio, pero que supo sacar adelante a la Iglesia en medio de las más temibles tempestades.

Un Papa al cual se le comprobó que, gracias a su intercesión, en California se había logrado una curación milagrosa; por eso es que –tomando en cuenta su vida virtuosa– la Iglesia lo inscribe ahora en el catálogo de los bienaventurados.

El beato Pablo VI –como al principio dijimos– vio transcurrir su largo pontificado en medio de una de las peores crisis en la historia de la Iglesia.

A pesar de ello, logró salir adelante y, en cierto modo, prepararle el camino a quien sería su gran sucesor: San Juan Pablo II, a quien, precisamente, Pablo Vi hizo cardenal.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar