Últimas noticias:

Un pederasta por cada diez mil Pajares

 Aunque han pasado ya varios días desde la muerte del misionero español Miguel Pajares, consideramos que el tema aún puede prestarse a muchas reflexiones.


Una tragedia que es milagro


Desde luego que Miguel Pajares es uno de los grandes héroes del Cristianismo de nuestros tiempos, comparable a San Damián de Veuster, el famoso misionero que, por atender a los leprosos, acabó contrayendo tan terrible enfermedad en la lejana isla de Molokai.

Pues bien, en una época tan vergonzosa como la nuestra, en que se compite por ver quiénes arrojan mayor lodo contra la Iglesia, el caso de Miguel Pajares es como para hacer reflexionar.

Porque no solamente se trata de un Miguel Pajares, ya que como él hay muchos cuyos nombres no conocemos y que lo mismo son misioneros en el Amazonas o en el Polo Norte, que soportan persecuciones en Irak o en China Comunista.

Son miles y miles y miles los casos de sacerdotes que ejercen un apostolado heroico en medio del anonimato, huyendo de los reflector es y buscando únicamente el bien de quienes les han sido encomendados.

Hombres de un temple excepcional que, por ser fieles a su vocación, renunciaron a formar un hogar, a una cómoda posición económica o a la dicha que supone vivir en su terruño nativo.

Ellos lo dejan todo y sin otra ambición que la de salvar almas, se internan por selvas intrincadas o escarpadas cordilleras, sufriendo los peores peligros que podamos imaginarnos, como pudieran ser la agresión de antropófagos, ataques de fieras o enfermedades contagiosas como el ébola.

Desde luego que ellos no son noticia. Es más, ni siquiera desean serlo, porque saben mejor que nadie que el bien no hace ruido y que el ruido no hace ningún bien.

En cambio, cuando algún clérigo infeliz cae en la vergonzosa conducta de abusar de algún menor, se produce tal escándalo que da para hablar meses enteros.

Desde luego que condenamos (y la Iglesia siempre lo ha hecho) a quienes escandalizan a esos pequeños que eran los preferidos del Señor.

A esos corruptores más les valiera atarse al cuello una rueda de molino y  arrojarse al mar…

Ahora bien, sería bueno que nos presentasen estadísticas serias y avaladas por instituciones honorables que detallasen exactamente cada uno de los casos de pederastia.

Si las estadísticas son confiables, ya desde ahora podemos apostar doble contra sencillo que, por cada cura pederasta que nos presenten, nosotros podemos presentar diez mil sacerdotes como el Padre Miguel Pajares.

Hay que quitarnos la venda de los ojos y tomar conciencia de cómo en los últimos años se ha desatado una feroz campaña de desprestigio en contra de la Iglesia Católica; una campaña en la cual la mayoría de las veces se apoyan más en simples conjeturas que en la demostración plena de casos concretos.

Hay que ser objetivos y ver qué tanta verdad y qué tanta calumnia existe en esos supuestos casos de pederastia.

En cambio, vidas heroicas como la del Padre Miguel Pajares pasan desapercibidas, excepto como cuando, en este caso concreto, por tratarse de una enfermedad que bien puede convertirse en pandemia, la noticia saltó de tal modo a los medios que, aunque muchos lo hubieran deseado, fue imposible tapar el sol con un dedo.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar