Últimas noticias:

La Iglesia y los escándalos de los Borgia

Uno de los argumentos que suelen esgrimir los eternos enemigos de la Iglesia para atacarla es el hecho de que algunos Papas han sido pecadores de la peor especie.


Una historia que recordar


Por supuesto que, según este tipo de detractores, no puede faltar la figura de Alejandro VI, el tristemente célebre “Papa Borgia”, quien se ha convertido en una especie de chivo expiatorio sobre el cual recaen todas las culpas.

No negamos los escándalos de un Alejandro VI, como tampoco negamos que hayan existido otros Papas cuya vida haya dejado mucho que desear, como sería el caso de Juan XII, de quien se cuenta que fue asesinado por un marido iracundo que lo sorprendió yaciendo con su esposa.

Empezaremos diciendo que el hecho de que el Papa sea infalible cuando habla “ex cathedra” no quiere decir que sea impecable.

El Papa, como cualquier hijo de vecino, está sujeto a tentaciones, y precisamente por ser el Vicario de Cristo, es quien sufre un mayor asedio por parte del Maligno.

Unos han resistido con gran fortaleza cuanta tentación se les ha presentado; otros, lamentablemente, han caído, cubriéndose de oprobio y dando un triste ejemplo a los fieles.

Hace ya muchísimos años que Ludovico Pastor, un historiador protestante que deseaba enlodar a la Iglesia Católica, se dedicó a investigar los archivos del Vaticano, especialmente el tema relativo a la vida de los Papas.

Fue tanta la podredumbre que encontró que, al principio, sonrió complacido.

Mas he aquí que, al seguir adelante, fueron tantos los ejemplos de abnegación, heroísmo e incluso martirio que allí encontró, que se convenció de que lo bueno superaba con creces a lo malo.

Y aún encontró algo más que le hizo reflexionar: ¿Cómo es posible que una institución que durante largos períodos fue dirigida por tipos perversos e incapaces haya logrado mantenerse veinte siglos?

Ni duda cabe, quizás pensó Ludovico Pastor, que había algo o Alguien que la mantenía. El historiador volvió los ojos al cielo y, comprendiendo que era desde lo Alto donde una fuerza sobrehumana velaba por la Iglesia.

Resultado: Se convirtió al catolicismo. Una decisión coherente.

Y es que, después de estudiar a fondo la historia de la Iglesia, las cifras arrojan los siguientes resultados: De una larga lista de 266 Papas, más de ochenta son venerados en los altares, de los cuales, treinta y uno fueron mártires.

Quisiéramos saber de alguna dinastía que haya durado tanto tiempo y que haya dado tantos ejemplos de santidad y servicio a la humanidad.

Ante los ejemplos luminosos de un San León, un San Gregorio Magno, un San Pío V, un San Pio X, así como de los Papas que reinaron durante el último siglo y medio, los tristes ejemplos de quizás una docena de pontífices indignos, en vez de enlodar, abrillantan a la Iglesia.

Entre los Papas más recientes tenemos como beato a Pío IX y como Venerables a Pío XII y Pablo VI.

Eso, sin contar con los santos más recientes: Juan XXIII y Juan Pablo II.

Así pues, quienes se apoyan en el inefable Papa Borgia para denigrar a la Iglesia, no hacen más que utilizar un viejo argumento que Ludovico Pastor desbarató hace un siglo y que en nada perjudica a una institución que no  puede condenarse por los frutos podridos que están en el suelo.

Más bien, hay que ver el árbol frondoso y admirar los grandes frutos que la Iglesia ha dado a la humanidad.

Eso es juzgar con objetividad. Todo lo demás es sectarismo.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar