Últimas noticias:

¿Por qué mataron al Cardenal Posadas?

Ha pasado un año más y, en vista de que el caso continúa sin resolverse, consideramos oportuno llamar nuevamente la atención acerca de la impunidad del asesinato del Cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, arzobispo de Guadalajara, quien fuera arteramente asesinado la tarde del 24 de Mayo de 1993.

Han pasado veintiún años y, a pesar del tiempo transcurrido, no solamente no se ha hecho justicia, sino que, quienes se han atrevido a pedirla, han sido hostilizados de mil distintas maneras.

Tal fue el caso de la ex subprocuradora Rosa Luz Lima Malvido, quien, amenazada de muerte, se vio obligada a exiliarse.

Tal fue el caso del arzobispo emérito de Guadalajara, Cardenal Juan Sandoval Íñiguez, quien fue atacado, ridiculizado e incluso estuvo a punto de ser envenenado.

En su día, se dio como válida la explicación oficial que diera el entonces procurador general de la República, Jorge Carpizo, quien dijera que el Cardenal Posadas había muerto víctima de un enfrentamiento entre dos bandas de narcotraficantes.

Y así como todo el pueblo católico se pone de rodillas cuando el Papa habla “ex cathedra” para definir un dogma, de igual manera cuando el santón Carpizo definió cómo había sido la muerte del Cardenal Posadas, todos los medios inclinaron la cabeza dando por buena la explicación.

Se intentó echar tierra al asunto con una explicación tan carente de lógica que ofende a la inteligencia.

Algo parecido a lo que hizo en Estados Unidos la Comisión Warren, al explicar que el asesinato del presidente John F. Kennedy había sido obra de un asesino solitario. Al quedar como único responsable, un muerto que no podía aclarar lo ocurrido, se facilitaba la impunidad de quienes, desde las sombras, ordenaron matar a Kennedy.

En el Caso Posadas ocurre algo muy parecido.

Si bien en el Caso Kennedy quizás todo fue debido a una venganza o por quitar de en medio a un elemento incómodo, en el Caso Posadas es muy probable que haya mucho mar de fondo.

Y es que, a pesar de haber pasado más de veinte años, quienes insisten en sostener la teoría de Carpizo continúan en su empeño.

Pudiera ser que el Cardenal Posadas hubiese resultado incómodo en aquel entonces; mas sin embargo, si veintiún años después aún se empeñan en ocultar lo que verdaderamente ocurrió… ¿A qué se debe?

Una teoría extraoficial afirma que el Cardenal Posadas poseía información muy detallada acerca de los máximos jefes de las bandas de narcotraficantes que operan en todo el país.

Según dicha teoría, el Cardenal pensaba entregarle dicha información al entonces Nuncio Jerónimo Prigione; y al parecer la llevaba consigo dentro de un portafolio.

Según testigos, cuando se inició la balacera, se vio a uno de los sicarios forcejeando con el Cardenal para arrebatarle el portafolio, cosa que finalmente logró en cuanto el purpurado cayó abatido.

¿Quién se llevó el portafolio?¿A quién se lo entregó?¿A quiénes comprometía la información?¿Cómo supieron los asesinos que el Cardenal se la iba a entregar al Nuncio para que éste la enviase a Roma?

Y ahora una pregunta que quizás aclare muchas dudas: ¿Tendrían hoy en día tanto poder las bandas del crimen organizado, si dicha información hubiera llegado a su destino?

De ser cierta dicha teoría, el Cardenal habría muerto como todo un héroe que supo ofrecer su vida para evitar que sobre su patria cayeran las desgracias que estamos padeciendo.

Y concluimos con unas frases del Papa Francisco que al inolvidable Cardenal Posadas le vienen como anillo al dedo:

“Nadie puede exigir que releguemos la religión a la intimidad secreta de las personas, sin influencia alguna en la vida social y nacional, sin preocuparnos por la salud de las instituciones de la sociedad civil, sin opinar sobre los acontecimientos que afectan a los ciudadanos” (Evangelii gaudium, No. 183).

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar