Últimas noticias:

Anécdota cardenista

Empezaremos contando una anécdota que tuvo lugar durante el sexenio del Presidente Lázaro Cárdenas (1934-1940).


Lazaro Cardenas presidente


Acababa de celebrar el general un mitin el alguna pequeña ciudad de provincia y a continuación fueron muchos los campesinos que deseaban estrechar su mano, a lo cual accedió gustoso el político michoacano, tanto así que los saludos se prolongaron durante más de dos horas.

Una vez que se hubo retirado el último, ante la insinuación de que quizás se había excedido en sus gestos de amabilidad, el presidente respondió:

-Cuando a la gente no se le puede dar nada, que al menos hay que darles la mano.

Una frase demagógica que, sin proponérselo, contiene una dura crítica al gobierno de Cárdenas.

“Cuando a la gente no se le puede dar nada”, dijo el entonces presidente. Y nosotros preguntamos:

*¿Acaso está obligado el gobierno a darlo todo sin pedir a cambio un mínimo esfuerzo?

*¿Por qué motivo se reconoce de antemano que “no se puede dar nada”?

Creer que función del gobierno es comportarse como un papá consentidor es desvirtuar la finalidad que debe tener presente el buen gobernante.

Función de gobernante no es tanto el dar sino más bien crear una serie de condiciones que le permitan a la gente superarse y salir adelante.

Más que comportarse de una manera paternalista que lo único que hace es fomentar la irresponsabilidad, lo que debe hacer todo gobernante que se jacte de prudente, es facilitar que quienes realmente tienen iniciativa y ganas de trabajar logren progresar.

Pues bien, a pesar de aquel lamento demagógico que hemos citado y que tanto ensalzan quienes añoran los tiempos de Cárdenas (si es que aún queda alguno) la realidad es que dicho presidente fue nefasto pues si por algo se caracterizó fue por hacer exactamente lo contrario de lo que dicta el más elemental sentido común.

En el momento en que la CNC (Confederación Nacional Campesina) chantajeaba a la gente del campo con quitarle sus parcelas si no se afiliaban al Partido Único y si no asistían a mítines de apoyo, lo que ocurrió fue que el campesino se desanimó y abandonó sus lugares de origen para irse o bien de bracero a los Estados Unidos o bien pasando a engrosar los cinturones de miseria dentro de las grandes ciudades.

Desde luego que esa invasión campesina en los suburbios de capitales como en entonces Distrito Federal, Guadalajara o Monterrey se convirtió en caldo de cultivo de donde brotaron los típicos “mil usos” así como infinidad de ladrones y asesinos.

Y es que el hambre es muy mala consejera.

Con lo sencillo que hubiera sido darle la tierra en propiedad al campesino quien, al sentirse dueño, ya se encargaría de cultivarla y de procurar que sus productos fuesen los mejores del mercado.

De ese modo, el país entero tendría alimentos en abundancia puesto que, al entrar en juego la libre competencia, los productos serían baratos y de muy buena calidad.

Si eso hubiera ocurrido, el general Cárdenas no tendría necesidad de emitir un falso lamento con lágrimas de cocodrilo en el sentido de que “cuando a la gente no se le puede dar nada, al menos hay que darle la mano”

Claro está que si los campesinos fuesen auténticamente libres –y no esclavos- ni tendrían necesidad de vagar por las calles suplicando que les diesen un pedazo de tortilla ni mucho menos hacer cola para hacerle caravanas a la Esfinge de Jiquilpan.

Y lo mismo se puede decir de los ataques que durante el cardenismo supieron los dueños de empresas y de propiedades.

A todos se les hostilizó por medio de reglamentos confiscatorios quedándose el Estado con gran parte del fruto de su trabajo.

El resultado fue paradójico: El aparatoso derrumbe de la economía nacional que trajo consigo una población empobrecida dentro de un país que, por sus abundantes recursos naturales, es uno de los más ricos del mundo.

 

@yoinfluyo

redaccion@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar