Últimas noticias:

¿Por qué se derrumbó la “dictadura perfecta”?

Durante décadas, la “dictadura perfecta” implantada en México por el Sistema PRI-Gobierno funcionó con la exactitud de un reloj. Sin embargo, las cosas empezaron a cambiar a partir de 1968, año anterior a la víspera del “destape” del candidato a la Presidencia de la República.


Locura de LEA y JLP


Políticos ambiciosos y resentidos armaron un gigantesco movimiento estudiantil echándole la culpa del mismo al comunismo internacional.

El movimiento fue de tales dimensiones, que solamente terminó con la represión de Tlatelolco el 2 de octubre de aquel año.

No obstante, logró presionar a los grandes electores y fue así como llegó a la Presidencia el izquierdista Luis Echeverría Álvarez, quien ocupaba la Secretaría de Gobernación y fuera el principal responsable de la sangrienta matanza del 2 de octubre.

Una vez en el poder, Echeverría violó varias reglas del juego que habían fortalecido al Sistema, atacó a tirios y a troyanos, embarcando al país en una aventura tercermundista que terminó con una fuerte devaluación. Al final le entregó la banda presidencial a José López Portillo, su amigo de juventud, quien compartía mucho de su ideología.

López Portillo, a partir de la segunda mitad de su sexenio, continuó el rumbo tercermundista de su antecesor, hundiendo al país en una terrible quiebra económica.

Ahora bien, estos dos sexenios de populismo delirante –conocidos por muchos como “la docena trágica” – alarmaron a los sectores productivos del país, quienes, temiendo que en México se implantase un régimen comunista, le retiraron su apoyo al PRI-Gobierno.

Al mismo tiempo y producto de la quiebra económica, dentro del mismo Sistema empezaron a oírse voces cada vez más fuertes en contra del presidente en turno, que en este caso era un tipo gris y anodino llamado Miguel de la Madrid Hurtado.

El caso es que el sector privado acabó rompiendo abiertamente con el Sistema y dándole un apoyo ilimitado al principal partido de la oposición, o sea, al PAN.

Fue entonces cuando los líderes empresariales empezaron a intervenir directamente en política, siendo Manuel J. Clouthier el ejemplo más destacado.

Y mientras el sector privado atacaba desde la derecha, desde la izquierda se producía un cisma dentro del Sistema, puesto que elementos como Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo no solamente rompían con el PRI, sino que acabaron fundando un nuevo partido que sería el antecedente inmediato del PRD.

Fue entonces, en los comicios de 1988, cuando se vio algo nunca antes visto: El candidato oficial, Carlos Salinas de Gortari, no triunfó como era habitual, por abrumadora mayoría de votos, sino que –en medio de fuertes acusaciones de fraude electoral– vio empañada su victoria.

Buscando el apoyo de los sectores derechistas, Salinas de Gortari reforma la Constitución, devolviendo la Banca nacionalizada, dándole más libertad al sector empresarial y reconociendo la personalidad jurídica de la Iglesia.

La terrible crisis económica, heredada de los gobiernos anteriores, despierta la vocación política de millones de ciudadanos haciendo que partidos como el PAN o el PRD vean crecer el número de sus afiliados.

Será en 1997, gobernando Ernesto Zedillo Ponce de León, cuando el PRI pierda la mayoría en la Cámara de Diputados, con lo cual se rompe el monopolio del partido único.

Con un pueblo cada vez más politizado, que ve como existe mayor libertad de expresión, y como el voto ya es respetado, fue posible que el 2 de julio de 2000 ganase la Presidencia un candidato de oposición: Vicente Fox Quesada.

Sin embargo, tanto Fox como su sucesor Felipe Calderón Hinojosa, poco pudieron hacer, puesto que, desde el Congreso, diputados tanto del PRI como del PRD sabotearon muchos de sus planes de gobierno.

Al mismo tiempo, al darse una libertad nunca antes vista, empezaron a surgir voces cada vez más críticas contra el gobierno.

Otro elemento que mucho ayudó a la libertad de expresión fue el incremento de las redes sociales, con las cuales se puede decir que quien maneja Internet dispone de un diario o de una empresa televisora.

Ya no solamente es verdad lo que digan periodistas tendenciosos al estilo de Jacobo Zabludovsky, ahora puede desmentirlos cualquier hijo de vecino.

Fue así como la locura de dos políticos tercermundistas que –al arruinar la economía– despertaron la conciencia de los ciudadanos haciéndolos participar en política, que se vino abajo aquella “dictadura perfecta” que controló al país por décadas enteras.

@yoinfluyo

redaccion@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar