Últimas noticias:

¿Arte por el arte? ¿Arte por la idea?

Nadie negará que Ildefonso Falcones es uno de los autores de lengua española más leído en nuestra época.


México; arte, mensaje eleve moral


Y por si alguien lo duda, basta señalar el éxito que ha tenido su novela “LA CATEDRAL DEL MAR” que, en poco más de una década, ha logrado un tiraje de varios millones de ejemplares.

Entrevistado recientemente, dicho autor señaló que la finalidad que lo impulsa a escribir es entretener a sus lectores, lo cual interpretamos en el sentido de ayudarlos a llenar sus tiempos de ocio.

Ante tal declaración, viene a nuestra mente una vieja cuestión que quizás no haya sido aclarada de modo conveniente: Cuando un artista da vida a sus creaciones –sean literarias, escultóricas, pictóricas o musicales–, ¿qué es lo que debe prevalecer? ¿Arte por el arte? o ¿Arte por la idea?

Desde luego que habría que meterse en la cabeza de cada uno de esos genios que han pasado a la historia para saber cuál era la finalidad que los inspiraba en esos momentos para componer una sinfonía, pintar un lienzo, tallar una pieza de mármol o escribir sobre unos pliegos.

¿Cuál era el motivo que los impulsaba? ¿Crear belleza para que el público admirase su maestría?; o, por el contrario, ¿aprovechar los recursos que tenía a su alcance para dar un mensaje?

En el primer caso, el artista está haciendo Arte por el arte; en el segundo, Arte por la idea.

En caso de hacer Arte por el arte, nos encontramos con alguien frívolo que lo único que pretende es que lo admiren por la belleza que supo darle a sus obras. No da ningún mensaje, lo único que busca es el aplauso y quizás el éxito económico. Egoísmo puro.

Ahora bien, si el artista lo que pretende es transmitir un mensaje, habrá que ser muy cuidadosos al analizar el mensaje que se está transmitiendo.

Si el mensaje es corruptor, o sea que incita al gran público a seguir una senda equivocada y viciosa, no cabe la menor duda de que el artista, con sus obras, contribuye a desintegrar el tejido social.

Sería el caso de quienes hacen la apología del divorcio, de las infidelidades conyugales, del aborto, de las uniones homosexuales, del fraude, del enriquecimiento por medios ilícitos, de la trata de personas, del homicidio, etc.

Podrán sus obras gozar de una envidiable calidad artística, incluso de una belleza que fascine a quienes las contemplen; mas sin embargo, el mensaje será demoledor, y al ser mayores los males que los bienes, más valdría que su autor jamás les hubiera dado vida.

En cambio, si el autor por medio de sus sobras –sea una escultura, una novela, una canción o una pintura– eleva el nivel moral de quienes a él se acercan, en ese caso, ni duda cabe que ese escritor, músico, escultor o pintor está contribuyendo a que la sociedad sea mejor cada día que pasa.

La Historia se muestra generosa al darnos ejemplos: Aquellas épocas en las cuales florecieron artistas que en sus obras supieron dar un mensaje de superación, acabaron influyendo de tal modo en la sociedad, que ésta se volvió virtuosa; y al ser virtuosa, era rarísimo padecer conductas antisociales que hoy nos atemorizan, como lo son crímenes, secuestros, violaciones y demás desgracias que a todos nos ponen los pelos de punta.

Estamos seguros de que nuestros amigos lectores se habrán dado cuenta de que, en lo personal, nos inclinamos por aquella obra de arte que sea capaz de transmitir un mensaje de superación.

En cambio, condenamos no solamente obras frívolas que nada comunican sino también aquellas que llevan dentro de sí el veneno que corrompe mortalmente.

El mundo se mueve gracias a las ideas que flotan en el ambiente, por la sencilla razón de que, antes de que una acción se haya consumado, ésta pasó primero por la intención de quien la llevó a cabo.

Gravísima responsabilidad la del artista: Debe estar consciente de que los dones que ha recibido no son para desperdiciarse ni tampoco para desorientar. Debe estar consciente de que, con los medios que tiene a su alcance, debe contribuir a que nuestra sociedad sea mejor cada día.

@yoinfluyo

redaccion@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar