Últimas noticias:

Elecciones en EU: Antevíspera de la antevíspera

Pocas horas faltan para que llegue el día de elecciones presidenciales en Estados Unidos. Con toda propiedad, se puede decir que nos hallamos en la antevíspera de la antevíspera.



Según las encuestas, todo hace suponer una cómoda victoria de la demócrata Hillary Clinton, a quien mucho ha favorecido la conducta disparatada de ese botarate irreflexivo que es el republicano Donald Trump.

Hace ya más de un año, cuando siendo ambos apenas precandidatos de sus respectivos partidos que, quien esto escribe, insinuó que quizás Trump fuese el arma secreta de Hillary.

Y para ello nos apoyábamos en el hecho de que un exitoso empresario que cuanto toca lo convierte en oro, no podía ser tan estúpido como para cometer tantos errores en una campaña presidencial.

Sin embargo, Trump logró eliminar a poderosos oponentes como Ted Cruz o Marco Rubio, auténticos representantes del ala conservadora del Partido Republicano. Ni duda cabe que, si cualquiera de ellos hubiese logrado la nominación, en estos momentos, nadie pondría en duda la derrota de Hillary.

Sin embargo, lo lamentable es que el candidato es Trump, quien se ha dedicado a insultar, a expresarse con un lenguaje soez, a pelearse con quien podría haberle ayudado y –en una palabra– a pavimentarle el camino a Hillary.

En cambio, la candidata demócrata, quien allá goza de una pésima reputación tanto por sus dudosos manejos en la Fundación que lleva el apellido de su esposo, como porque nunca se aclaró el misterioso “suicidio” de su ex amante Vince Foster, parece tener el triunfo asegurado.

Ante todo ello, en caso de una eventual victoria de Hillary, lo más apropiado no sería decir que “ganó Hillary”, sino más bien que “perdió Trump” porque serán millones quienes, más que votar por la demócrata, lo estarán haciendo en contra del republicano.

Y lo peor del caso: Que la derrota de Trump arrastrase consigo a candidatos republicanos a la Cámara de Representantes y al Senado, con lo cual Hillary contaría con una cómoda mayoría para aprobar cuanto le viniese en gana.

También, ante la eventualidad de que ganase Trump, ante los pésimos antecedentes de la demócrata, lo más correcto sería decir que “perdió Hillary”.

El caso es que, en el vecino país del Norte, los votantes se encuentran en la peligrosa situación propia de quien está entre la sartén y el fuego.

Están condenados a elegir entre el malo y el pésimo. Algo que jamás se había visto en la historia de los procesos electorales de aquel país.

Ahora bien, y esta posibilidad tampoco debemos descartarla debido a que la moneda aún se encuentra en el aire: ¿Podría ganar Trump? o, mejor dicho, ¿perder Hillary?

Mucho se habla de que es decisivo el voto latino e incluso la noche del tercer debate se vio a una radiante Hillary dándole un beso a Vicente Fernández y recibiendo aplausos de “Los Tigres del Norte”

Analizando fríamente la situación: ¿Cuántos de los millones de inmigrantes latinos tienen la ciudadanía? Y de esos que la tienen…¿Cuántos están dispuestos a votar? Y de los que acudan a votar…¿Cuántos lo harían por Hillary?

Hay que ser muy cuidadosos en este punto porque, dentro del gran universo de inmigrantes, no se da un bloque monolítico puesto que los hay de todos colores y sabores ya que –valga el ejemplo y yéndonos a los extremos– culturalmente hablando, no es lo mismo un hondureño que fue miembro de la “mara salva trucha” que un argentino que da clases de tango.

Por otra parte…¿Qué tanta credibilidad nos ofrecen las encuestas?

Suele ocurrir que, en el momento de ser entrevistados, para no comprometerse, pasar vergüenzas o por el temor a sufrir represalias, muchos suelen mentir.

En esto de las encuestas suele haber sorpresas: En las elecciones de 1980, todos esperaban que el entonces presidente Jimmy Carter obtendría cómodamente la reelección. La realidad fue que el triunfador, y por mayoría aplastante, fue Ronald Reagan.

Y más recientemente: Los resultados de los comicios desmintieron a las encuestas tanto en el caso del “brexit” en Gran Bretaña como en el del proceso de paz en Colombia.

La realidad es que, a pocas horas, nada está escrito y todo, hasta lo más disparatado, puede ocurrir…

Y finalizamos con una pregunta: ¿Quién perderá? ¿Hillary o Trump?

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar