Últimas noticias:

España: la estrategia del PSOE

En lo que va de 2016 –y estamos por terminar el año– España no ha tenido gobierno. De nada le ha servido al centro derechista Mariano Rajoy, del Partido Popular (PP), haber triunfado en dos elecciones generales, si –a pesar de haberse aliado con el centrista Ciudadanos– no logró conseguir la cifra mágica de 176 diputados.



Ante tal embrollo que abre la posibilidad de unas terceras elecciones nada menos que el día de Navidad, los analistas casi dan como un hecho que la abstención de los diputados del PSOE le permitirá a Rajoy formar gobierno.

Dentro de las filas socialistas existe una confusión nunca antes vista; se vive una situación caótica en la que pelean todos contra todos, siendo ésa una de las causas por las cuales se presionó a Pedro Sánchez para que renunciara a la secretaría general.

Pedro Sánchez se negaba a una abstención del PSOE que favorecería al PP; pero, ante las presiones de los barones de su partido –entre ellos el ex presidente Felipe González y la dirigente andaluza Susana Díaz–, no tuvo más remedio que irse por la puerta trasera.

Ahora bien, quienes mueven los hilos de la trama dentro del PSOE no las tienen todas consigo; saben muy bien que si se presentan a unas terceras elecciones perderán lo poco que aún conservan, no siendo extraño que sus actuales 85 diputados se reduzcan a menos de 50.

En cambio, ante la posibilidad de unas terceras elecciones, el PP aumentaría notoriamente el número de diputados, y si vuelve a coaligarse con Albert Rivera, de Ciudadanos, obtendría cómodamente la mayoría absoluta.

¿Y qué pasaría con el grupo radical PODEMOS que jefatura Pablo Iglesias?

Es tal su desprestigio, que si se repitiesen las elecciones en diciembre, por Pablo y compañía no votarían ni los de su familia.

Y es que el radicalismo de “El coletas” (así le llaman cariñosamente a Pablo Iglesias) ha espantado a millones de españoles que creen “a pie juntillas” que si ese tipo llegase al Palacio de la Moncloa, volverían a repetirse los desmanes ocurridos durante la II República.

La postura radical de este sujeto, así como las pésimas administraciones de Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid, y de Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, le han puesto los pelos de punta a millones que ven como inminente la llegada de un gobierno radical al estilo de Hugo Chávez.

El caso es que España vive una situación de empate político.

Quizás por eso –aunque haya quienes piensen lo contrario– es a los socialistas a quienes más les conviene que Rajoy sea investido de inmediato.

Y es aquí donde se aprecia claramente la estrategia puesta en marcha por el partido de la rosa.

El PSOE, al abstenerse, logra que Rajoy sea investido y –al mismo tiempo– conserva sus 85 diputados que, en un momento dado, pueden sumarse con los de PODEMOS y otros partidos separatistas para pedir una moción de censura y derrocar a un gobierno que no cuenta con la mayoría absoluta.

Una vez en el poder, la estrategia socialista será muy simple: Bloquear todo proyecto de ley que mejore la situación económica y, por ende, le dé prestigio al PP. Al mismo tiempo, el PSOE se encargará de presentar ante la opinión pública –exagerando siempre– cuanto escándalo de corrupción le descubran al PP.

Los meses irán pasando y los españoles, al ver cómo Rajoy no logra sanear la economía y en cambio es cada vez mayor el número de corruptos, millones lamentarán haber votado por el PP.

Entretanto, los socialistas no perderán el tiempo, cicatrizarán las heridas internas, unificarán al partido y esperarán a que el PP se desplome en picada.

Expertos en el tema aseguran que, siguiendo dicha estrategia, Rajoy, cuando mucho, se mantendría año y medio en el poder.

Y entonces sí, con un PP totalmente desprestigiado y con un PSOE unido y recuperado, es casi seguro que se produzca un voto de censura, que caiga Rajoy, que se convoquen nuevas elecciones, y entonces nada extraño sería un triunfo socialista.

Y todo porque, a pesar de haber contado con mayoría absoluta durante cuatro años, Rajoy no quiso derogar leyes aprobadas por Zapatero que obstaculizan la deseada recuperación económica.

De este modo Rajoy acabará cosechando lo que sembró… Lástima, lo tuvo todo para ser un gran gobernante. Lástima.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Comentarios  

#1 Ma. Elena Melgarejo 27-10-2016 21:21
Don Nemesio: respetando su opinión respecto a la crisis económica que supuestamente no pudo revertir Rajoy, sé que no es así. Lo que reclaman los españoles en manifestaciones multitudinarias es lo relativo al aborto, a la ideología de género, al gaymonio y la ley de educación de los niños, así como una situación crítica para la libertad religiosa. Esperamos que a raíz de esta investidura desventajosa, recapacite y actúe como un verdadero gobernante católico.
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar