Últimas noticias:

¿Principio del fin del populismo en Hispanoamérica?

Una serie de acontecimientos que tuvieron lugar en diciembre del año pasado en Venezuela, Brasil y Argentina nos proporcionan serios argumentos para afirmar que el populismo tiene sus días contados en Hispanoamérica.


Análisis Internacional


Todo empezó con las elecciones legislativas que el domingo 6 de diciembre le permitieron a la oposición venezolana controlar el Congreso por vez primera en diecisiete años.

Pocos días después, el empresario Mauricio Macri asumía la Presidencia de Argentina tras vencer al candidato oficialista en la segunda vuelta.

Y por si lo anterior no bastase, el descontento en Brasil contra la presidente Dilma Roussef ha alcanzado tales proporciones, que incluso se vio inminente la posibilidad de que fuese destituida.

Las torpes medidas populistas implantadas en Venezuela por Hugo Chávez y continuadas por Nicolás Maduro han empobrecido de tal modo a la población, que fueron millones quienes votaron en contra del actual gobierno. La victoria de la oposición fue de tales dimensiones, que puede decirse que el Poder Ejecutivo se encuentra bloqueado, o sea, que no puede continuar gobernando con la holgura con que antes lo hacía.

Según anuncia Henry Ramos Allup, presidente de la Asamblea Nacional, entre sus proyectos se encuentra cambiar el gobierno, aprobar reformas económicas y otorgar una amplia amnistía a los presos políticos. Como prueba de que está hablando en serio, mandó retirar del Congreso un enorme retrato del extinto Hugo Chávez.

A esto respondió Maduro integrando un nuevo gobierno y colocando en los ministerios vacantes elementos mucho más izquierdistas que los anteriores.

Desde luego que la situación se caldea por momentos, los ánimos se crispan, y todo hace suponer que se produzcan duros enfrentamientos callejeros.

Entretanto la incógnita la ofrece el Ejército… ¿Cuál será su actitud? ¿Apoyará a un desprestigiado Maduro o hará causa común con quienes piden el cambio?

Por su parte, en Argentina, en poco más de un mes el presidente Macri ha eliminado los impuestos a la exportaciones, lo cual favorece que los empresarios puedan vender sus productos en el extranjero; asimismo, ha creado un nuevo ente regulador de los medios de comunicación, a la vez que ha despedido a miles de funcionarios parásitos que, más que por méritos propios, debían sus puestos a los enchufes que tenían en la administración anterior.

Debido a que no cuenta con mayoría en el Congreso, Macri se ha dedicado a gobernar mediante decretos, lo cual ha provocado las furias de una oposición que amenaza ya con manifestaciones callejeras.

Al mismo tiempo en Brasil en contra de la presidenta Dilma es algo público y notorio debido a los millones de manifestantes que salen a las calles exigiendo su renuncia.

Lo ocurrido en estos tres países –los más ricos de Sudamérica– nos confirman que de nada vale contar con petróleo, grandes extensiones de tierras cultivables y millones de cabezas de ganado, si esos recursos no se administran de un modo racional.

A pesar de su gran potencial económico, Venezuela, Brasil y Argentina sufren una de las peores crisis económicas de su historia. Crisis económica que ha provocado inflación, desempleo, desabasto de artículos básicos e incluso hambre en vastos sectores de la población.

Eso explica que, al acudir a las urnas, los ciudadanos hayan votado en contra de las políticas que los empobrecieron, que ahora sean otros quienes decidan y que las nuevas decisiones traigan una serie de cambios, no solamente en esos países, sino en toda la región.

Porque es aquí donde cabe preguntarse: ¿Qué pasaría con países que tienen gobiernos populistas, como Ecuador, Bolivia y Nicaragua, si –debido a esos cambios– dejasen de recibir la ayuda que les están dando Venezuela, Brasil y Argentina?

La respuesta es sencilla: El desplome, lo cual significa que –a fin de cuentas– el populismo en Hispanoamérica ha entrado en fase de extinción.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar