Últimas noticias:

Los padres de Santa Teresita suben a los altares

Coincidiendo con el Sínodo de la Familia que se está celebrando en Roma y deseando darle mayor brillo a tan gran acontecimiento, el próximo domingo 18 de Octubre el Papa Francisco canonizará a Louis Martin y Zelie Guerin, nada menos que los padres de Santa Teresita del Niño Jesús.


Sínodo de la Familia


Han pasado exactamente siete años, puesto que fue el 19 de Octubre de 2008 cuando el entonces Papa Benedicto XVI decidió beatificar a tan virtuoso matrimonio.

Aquí es muy importante insistir en una idea que consideramos básica: Louis Martin y Zelie Guerin están a pocos días de ser declarados santos no porque fueron los padres de Santa Teresita del Niño Jesús, sino más bien, porque llevaron una vida de plena coherencia cristiana. Más apropiado sería decir que si Santa Teresita del Niño Jesús llegó a los altares, en gran parte se lo debe a sus padres.

¿Qué hicieron Louis y Zelie para alcanzar honor tan grande?

Hagamos brevemente un poco de historia.

Antes de casarse, él sintió vocación religiosa y pidió ser admitido en un monasterio de los Alpes suizos. Lo rechazaron por no saber latín.

Antes de casarse, ella quiso ser monja vicentina pero la superiora de la comunidad no la aceptó porque no le vio vocación religiosa.

“Dios escribe derecho sobre renglones torcidos” decía Santa Teresa de Ávila, y en este caso lo que aparentemente era una frustración para ambos jóvenes, constituyó un plan providencial para que Louis y Zelie se encontraran, se tratasen, contrajesen matrimonio y fundasen una familia.

Un matrimonio que trajo al mundo cinco hijas y que se ganaba la vida trabajando en una pequeña empresa familiar dentro de la cual -aparte de crear riqueza- daban empleo y sustento a varios padres de familia.

Como cualquier matrimonio que desea salir adelante, ambos trabajaron muy duro, supieron lo que es prolongar la jornada laboral, padecieron crisis económicas, soportaron enfermedades y, en general, pasaron por todos los sinsabores de la vida ordinaria. El hecho de que tuvieran la necesaria fortaleza para salir adelante en gran parte se debió a una profunda fe religiosa vivida con plena congruencia. Ejemplo: Todos los días, junto con sus hijas, acudían muy temprano a Misa y rezaban el Ángelus a mediodía.

Aparte de formar cristianamente a sus cinco hijas, Louis y Zelie predicaron con el ejemplo mostrando una gran caridad hacia los más necesitados, visitaban a los ancianos en los asilos, invitaban a comer a los mendigos y ayudaban a los que sufrían.

Ambos tuvieron éxito en su trabajo profesional, lograron prosperidad económica y reconocimiento social. Esto desmiente a quienes afirman que el éxito empresarial aleja a la gente de Dios. Y es que ambos comprendieron desde el primer momento que trabajaban no para enriquecerse sino para garantizarles a sus hijas un buen futuro; por supuesto que, dentro de su actividad profesional, a sus empleados los trataban como si fueran miembros de la familia.

Así pues, por esa vida de entrega mutua, por formar en valores a sus hijas, por tratar como hermanos a empleados y clientes; por todo ello fue que la Iglesia decidió elevarlos a los altares.

¿Hicieron algo extraordinario? Nada de eso. Simplemente se limitaron a cumplir con sus deberes de estado de un modo ejemplar y con plena conciencia de que estaban obedeciendo la voluntad de Dios.

Por lo tanto, no solamente es posible, sino que es incluso un deber, alcanzar la santidad dentro del matrimonio.

Y concluimos con una frase que sobre ellos escribió su propia hija: “Dios me ha dado un padre y una madre más dignos del Cielo que de la tierra”.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar