Últimas noticias:

¿Qué está pasando en el Sínodo?

No nos cabe la menor duda de que el Sínodo de Obispos que en estos días se está celebrando en Roma (4 al 25 de octubre) acapara la atención del mundo entero, por ser el tema de la Familia uno de los más controvertidos de los últimos tiempos.


Sínodo de la Familia


Sin embargo, habrá que estar muy atentos y saber distinguir con pulcritud, puesto que una cosa es lo que se diga en el Sínodo, otra lo que digan del Sínodo y, finalmente, lo que se apruebe en el Sínodo.

Según lo anterior, lo importante no es lo que tal o cual persona (incluyo Obispos y Cardenales) digan durante la asamblea sinodal, ni tampoco el eco que diversos medios hagan de dichas declaraciones.

Pongamos un ejemplo: Puede el Ilustrísimo Obispo Don Zutano, o incluso el Eminentísimo Cardenal Don Mengano (después de una noche de insomnio), decir la peor de las barbaridades, como podría ser que la Iglesia debería reconocer como matrimonio a las uniones homosexuales.

De inmediato, un ejército de reporteros sensacionalistas (de ésos que buscan con ansiedad que les den las ocho columnas) difunde a los cuatro vientos dicha declaración, dando a entender que la Iglesia aprueba lo dicho por Zutano o por Mengano.

El público –por lo general, poco acostumbrado al análisis– toma por verdadero lo que dijo el periodista tendencioso, quedándose con una imagen distorsionada de la realidad.

Es aquí donde los Padres Sinodales habrán de ser muy cuidadosos en sus intervenciones, medir muy bien sus palabras y no caer en la trampa que les tiendan periodistas tendenciosos que solamente buscan notoriedad.

Muy cuidadosos en el momento de presentar sus ponencias, y sumamente prudentes en el momento de responder a las preguntas que les formulen durante las ruedas de prensa.

Escuchar mucho, analizar cada cuestión que se les plantee, responder midiendo el alcance de cada una de las palabras…

De ese modo, quienes solamente busquen “la de ocho” se quedarán con un palmo de narices al no poder desorientar con mentiras tanto a sus lectores como a quienes les siguen por radio, por televisión o por la red.

Una vez que el Sínodo haya concluido, ¡entonces SI! los Padres Sinodales no solamente podrán, sino que incluso deberán, resaltar qué fue lo que se aprobó y qué fue lo que se rechazó.

Por otra parte, tomando en cuenta qué clase de fieras son las que merodean alrededor del rebaño, es aquí donde habrán de actuar periodistas honestos que sepan actuar con ética profesional.

A estos profesionales de los medios les tocará estar bien informados, para luego –apoyándose en información fidedigna– rebatir a quienes propalen información falsa.

En cuanto sujetos sectarios difundan alguna mentira, les corresponderá a los verdaderos periodistas desmentirlos poniendo muy bien los puntos sobre las íes. Y esto hay que hacerlo cuanto antes, con el fin de no darles tiempo a quienes pretenden envenenar a la opinión pública con información tendenciosa.

Por otra parte, a los intelectuales que tienen acceso a los medios les corresponderá estudiar a fondo la Exhortación Apostólica que se apruebe en el Sínodo, difundirla de manera resumida para que esté al alcance de todos y desbaratar, con argumentos sólidos, los errores que se propaguen.

Solamente así, separando muy bien el trigo de la paja, lograremos que la opinión pública aproveche como es debido los frutos del Sínodo que estos días se está celebrando en Roma. De lo contrario, si andamos por las ramas sin buscar las raíces de la información, nos ocurrirá lo mismo que le ocurre a quien reza el Credo empezando por Poncio Pilato.

¿Cómo es posible eso? Muy simple, suprimiendo las primeras frases de la oración y rezando de la siguiente manera: “…Poncio Pilato fue crucificado, muerto y sepultado, resucitó al tercer día, subió al Cielo y vendrá con gloria a juzgan a vivos y muertos, y  su reino no tendrá fin…”

Una manera de engañar diciendo parte de verdad.

Ojalá que no ocurra lo mismo en el Sínodo.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar