Últimas noticias:

¿Qué sigue después de Filadelfia?

Unos cuantos días nos separan del Encuentro Mundial de las Familias que tendrá lugar en Filadelfia y que –por la importancia que reviste– contará con la presencia del Papa Francisco.


Sínodo de la Familia


Aunque muchos son quienes hablan de la Familia, en realidad suelen ser unos cuantos quienes se preocupan por explicar a fondo las razones por las cuales la Familia es la célula vital de la sociedad, las razones por las que está en crisis, cuáles son los desafíos a los que se enfrenta en estos momentos, cómo podría superarlos, y el papel que en su defensa nos toca desempeñar a cada uno de nosotros.

Y decimos “a cada uno de nosotros”, porque ninguno de quienes estamos leyendo este artículo vino al mundo por generación espontánea, sino que lo hizo dentro de una familia, razón por la cual es un tema que a todos nos interesa.

Incluso, a quienes permanezcan solteros o formen parte de alguna congregación religiosa, también a ellos les interesa el tema familiar, puesto que la fuente que les dio vida tuvo su origen en la Familia.

Ahora bien, hay que reconocer que la Familia ya no es la misma que era hace medio siglo, puesto que hoy se enfrenta a nuevos retos.

Así, valga el ejemplo, es un hecho que cada vez son más las madres que se ven obligadas a trabajar lo cual –quiérase o no– trae consigo que no atiendan a sus hijos como es debido.

Es entonces cuando la custodia de los pequeños queda a cargo de las guarderías, en donde los niños pueden estar sujetos a todo tipo de peligros o influencias. Un riesgo que muchas veces no es posible evitar, a menos que las madres que trabajan cuenten con la valiosa ayuda de los abuelos.

Ésa es la razón por la cual, en la propaganda que anuncia el encuentro familiar de Filadelfia –junto a la Sagrada Familia– vemos también a San Joaquín y a Santa Ana, queriendo indicar con ello que los abuelos son parte importantísima dentro del hogar.

Dentro de los peligros que amenazan actualmente a las familias tenemos los que acechan a los adolescentes, quienes, en una edad tan difícil, están expuestos a influencias de lo más nefastas.

Asimismo, hay que tomar en cuenta los riesgos derivados de la televisión y del Internet, que si no se manejan como es debido, pueden traer más inconvenientes que ventajas.

Es ahí donde los padres habrán de estar muy atentos, como atentos lo están ante una amistad inconveniente que puede inducir a sus hijos al consumo de las drogas o a corromperse sexualmente. Tan atentos como lo estuvo Toya Graham, la madre de la que hablamos la semana pasada, que allá, en Baltimore, no dudó en sacar violentamente a su hijo de una manifestación, con el fin de impedir que le pudiera pasar algo malo.

Ni duda cabe que quienes dentro de pocos días habrán de reunirse en Filadelfia tienen mucha tela de donde cortar, puesto que son muchos los peligros que hay que evitar.

Ahora bien, una vez analizada toda la problemática, se impone dar soluciones; y es aquí donde los diferentes grupos asistentes deberán ver si las soluciones que allí se aprueben pueden aplicarse en sus respectivos países. Porque es aquí donde viene quizás lo más importante: Que una vez de regreso a casa, hagan hasta lo imposible por llevar a la práctica lo que aprendieron en Filadelfia.

Y un modo de llevarlo a la práctica es presionando por medio de comunicadores afines ideológicamente para que divulguen estas ideas en la prensa, en el radio, en la televisión y en las redes sociales.

Esta presión mediática puede ayudar a que se vaya formando un ambiente cultural que ayude a cambiar la mentalidad dominante. El paso siguiente podría ser presionar dentro de las escuelas, municipios y sindicatos.

Desde luego que la ayuda de los partidos políticos puede ser decisiva para que se aprueben leyes en favor de la Familia.

He aquí lo verdaderamente importante: Que se cree un clamor social de tales dimensiones que –a base de presión mediática y/o reformas legales– logre corregir lo que nunca debió ser aprobado.

Ése es el reto que tienen quienes dentro de pocos días se reunirán en Filadelfia.

Si no van con esa mentalidad, más vale que no vayan, pues para pasar unos días agradables conociendo nuevos amigos, eso también podrían hacerlo sin salir del país.

Hay que ser prácticos, o sea, atacar los problemas de raíz, exigiendo resultados concretos. Como lo hizo Toya Graham hace cuatro meses en la cercana Baltimore…

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar