Últimas noticias:

¿Quién sigue después de Junípero Serra?

Hace algunas semanas, a bordo del avión que lo llevaba a Filipinas, el Papa Francisco anunció que el próximo mes de septiembre canonizará al beato Junípero Serra.


La vida de un beato


Dicho personaje fue un franciscano español que, durante la segunda mitad del siglo XVIII, no solamente evangelizó la Alta California, sino que fundó una serie de misiones que ayudaron a civilizar a los indios de aquella región.

Fue tal la magnitud de la obra civilizadora de Junípero Serra, que el gobierno americano lo considera como uno de los fundadores de aquella nación, tanto así que decidió poner una estatua suya en el Capitolio de Washington.

Por otra parte, fueron de tal magnitud sus virtudes y entrega heroica a las nuevas comunidades cristianas que, ya en vida, el pueblo sabía que un santo estaba en medio de ellos.

En 1987, San Juan Pablo visitó su tumba que se encuentra en la misión de San Carlos, muy cerca del puerto de Monterrey.

Un año después, el 25 de septiembre de 1988, después de habérsele comprobado un milagro, el mismo San Juan Pablo lo beatificó solemnemente en Roma.

Es ahora el Papa Francisco quien nos anuncia que el venerado beato habrá de convertirse muy pronto en todo un San Junípero Serra.

Una noticia magnifica que ayudará a reanimar la fe de las comunidades hispanas que residen en el estado de California.

Una noticia que honra a México, porque cuando el Padre Serra evangelizó California aquella región era parte de la Nueva España.

Una noticia que honra a España porque allí nació el nuevo santo.

Ahora bien, dentro de esta magnífica noticia, vemos que el Papa declaró que Junípero Serra sería canonizado sin necesidad de comprobársele un milagro y tomando en cuenta la veneración que el pueblo le rinde desde hace más de dos siglos.

Una potestad que puede ejercer libremente el Vicario de Cristo. Prueba de ello fue que, también sin comprobársele un milagro, canonizó a San Juan XXIII.

Ante dicha circunstancia, tomando en cuenta que existen otros beatos que –también desde hace mucho tiempo– son objeto de una gran veneración, bien podemos hacernos la siguiente pregunta: ¿Estamos en vísperas de que otros beatos corran la misma suerte de San Juan XXIII y de Junípero Serra?

Sin necesidad de ir más lejos, aquí en México tenemos dos beatos a quienes el pueblo venera con gran piedad.

Uno de ellos es el popular fray Sebastián de Aparicio, quien vivió en el siglo XVI, que es muy venerado por las clases humildes, que se considera patrón de los automovilistas y cuyo cuerpo incorrupto se encuentra en el templo de San Francisco de Puebla.

El otro es el también popular Miguel Agustín Pro, jesuita martirizado durante la Cristíada y a quien desde el momento mismo de su muerte el pueblo vio en él a todo un santo.

Pues bien, basándonos en la lógica expuesta por el Papa Francisco, nada nos extrañaría que –en el momento menos pensado– se anuncie la canonización de dichos personajes.

Al igual que ocurrió con San Juan XXIII el año pasado y ocurrirá con Junípero Serra el próximo septiembre, bien podría ocurrir que cualquier día nos desayunemos con la feliz noticia de que México cuenta con dos nuevos santos: San Sebastián de Aparicio y San Miguel Pro.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar