Últimas noticias:

Cuando el barco se hunde, huyen las ratas

Dentro de algunos meses –el domingo 7 de junio– se celebrarán elecciones, tanto para renovar la Cámara de Diputados y la Asamblea de Representantes del D.F., como para elegir gobernadores en varios estados.


Proceso electoral 2015


En esta ocasión, dedicaremos nuestro comentario a un somero análisis acerca de la situación que, con toda seguridad, habrá de darse en la capital del país.

Si hubiera que resumirlo con una frase, diríamos lo siguiente: El PRD sufrirá el descalabro más grande de su historia.

En ese caso… ¿Quién sería el ganador?

La respuesta parece estar en boca de todos: Andrés Manuel López Obrador y MORENA, su flamante partido.

Es muy probable que MORENA no obtenga un triunfo contundente que le dé la victoria por mayoría absoluta, aunque el triunfo que parece esperarle al nuevo partido tal vez sea tan significativo, que pudiera ser la antesala de lo que sería su gran jugada: Arrebatarle al PRD la Jefatura de Gobierno en 2018.

En 2012, López Obrador ganó ampliamente la elección en el D.F., al obtener dos millones y medio de votos frente a un Peña Nieto que tan sólo obtuvo un millón doscientos cuarenta mil sufragios.

El caso es que, dentro de la capital, la influencia electoral del “Peje” se mantiene, lo cual le quita el sueño al PRD. Según las encuestas, el 26% prefiere a MORENA, en tanto que el 22% votaría por el PRD; por el PRI votaría el 18% y por el PAN tan sólo el 14%.

Si el próximo mes de junio MORENA conquistase la mayoría en la Asamblea Legislativa, pasaría a controlar la vida política de la capital del país, ya que de ahí salen leyes, presupuestos, ordenamientos urbanos, etc., etc.

Pero aún hay más: Los comicios de junio próximo serán como un entrenamiento para la que es la jugada maestra de Andrés Manuel: Competir una vez más por la Presidencia en 2018 –esta vez postulado por MORENA– y, tal y como están las cosas, todo podría pasar…

Ante dicha eventualidad, es tal el ambiente que se respira dentro del partido del sol azteca, que gran parte de sus militantes experimentan el pavor propio de quien da un salto al vacío sin contar con red de protección. Miles de afiliados al PRD se aterrorizan ante la posibilidad de quedarse sin empleo, puesto que ven a su partido como si fuera una empresa en quiebra. Y antes de que lleguen los acreedores a cobrar, embargar e incluso encarcelas, miles de perredistas prefieren emigrar.

Eso explica que cada vez se den con más frecuencia renuncias de perredistas que, una vez abandonado el PRD, piden ser admitidos en MORENA.

Sujetos sin ideales y convicciones a quienes solamente les preocupa “el hueso”. Y como el PRD es ya una empresa en quiebra, dirigen sus miradas suplicantes a quien consideran que habrá de llenarles los bolsillos: MORENA.

De este modo, aunque el PRD se hunda, no pasará lo mismo con la izquierda, ya que ésta se encuentra ahora dentro de MORENA.

Si hubiera que describir de un modo coloquial lo que está ocurriendo, diríamos que le pasa lo que a un sujeto que tiró a la basura un traje viejo e inservible para ponerse uno nuevo. El tipo es el mismo, lo único que cambia es la ropa que se ha puesto.

Asimismo, después de los 43 muertos de Ayotzinapa, de la vergonzosa conducta del matrimonio Abarca y del ex gobernador Ángel Aguirre, ni duda cabe que, ante la opinión pública, el PRD no podía estar más desprestigiado.

Cuauhtémoc Cárdenas, uno de los fundadores, abandonó ya dicho partido. Su ejemplo fue seguido por muchos, entre ellos Alejandro Encinas.

Y así, lo que hoy es un goteo irá creciendo hasta convertirse en catarata, hasta que dicho partido quede reducido a la mínima expresión de un membrete.

No hay duda: Cuando el barco se hunde, huyen las ratas…

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar