Últimas noticias:

Cómo tratar con un adolescente

La adolescencia es una etapa maravillosa y muy importante, es el paso de la niñez a la edad adulta.



Se considera que la adolescencia comienza con la pubertad, el proceso que conduce a la madurez sexual, es decir, cuando una persona ya puede engendrar. Sin embargo, también esta etapa es un proceso social y emocional.

Empiezan los cambios físicos: En las niñas, entre los 9 y los 14 años, tales como crecimiento de los senos, vello púbico, vello axilar, aumento del ancho de caderas, cambios de voz y de piel. En los niños se dan entre los 12 y los 14 años, tales como: ensanchamiento de la espalda, cambio de voz, vello facial, púbico y axilar, brazos y piernas más largas entre otros.

Estos cambios físicos influyen en la forma de los jóvenes; hay quienes se sienten contentos con ellos, y otros que les da pena y los esconden.

La mayoría de los adolescentes se interesa más por su apariencia, que por cualquier otro aspecto de sí mismos, y a muchos no les gusta cómo se ven en el espejo.

Se dan también cambios en la forma de pensar, de ver la vida, descubren a las personas del otro sexo para establecer amistad y relaciones amorosas. Los amigos se vuelven muy importantes y a los papás los ven más lejanos.

Es muy importante que el adolescente tenga una buena autoestima (valor que tengo de mi persona), necesitan sentirse seguros de sí mismos, aceptados y queridos tanto por su familia como por su grupo de amigos.

Algunos de los problemas más frecuentes en la adolescencia son: falta de disciplina,  el materialismo, las adicciones (cigarro, alcohol, drogas); así como anorexia, bulimia, relaciones sexuales antes del matrimonio, lo que ven en los medios de comunicación y la falta de una vida espiritual y con sentido.

Comparto contigo algunos consejos que pueden servirte para acompañar a tu hijo adolescente:

• Nuestros hijos nos están pidiendo con voces silenciosas que les ayudemos a mejorar como persona, lo que les conviene, no lo que ellos quieran.

• Aceptar a tu hijo y ayudarle a que se acepte a sí mismo.

• Promover que sean personas rebeldes que saben qué es lo que quieren en la vida.

• Ayudarlos a discernir con base en fundamentos sólidos, y no sólo en opiniones.

• Orientarlos en el buen uso de su tiempo libre.

• Darles razones convincentes sobre las decisiones y los permisos. Aprender a discutir por lo que vale la pena.

• Los adolescentes maduran a partir de la lucha personal, las cosas les deben de costar trabajo.

• Fomentar en ellos la práctica de la generosidad hacia los demás.

• Conocer a sus amigos e invitarlos a que se reúnan en tu casa.

• Como padres, hablar mucho con ellos.

• Demostrarles interés, cariño y cercanía.

• Ayudarle a descubrir que es valioso y que es capaz de ser mejor. Fomentar la independencia motivándolo a elegir por sí mismo.

Y lo más importante: ser congruentes entre lo que les decimos y lo que hacemos; ellos admiran a los adultos coherentes.

No tomemos la adolescencia como una etapa de crisis de la que no puede salirse. La humanidad y todos nosotros hemos pasado esta etapa de la vida de un modo satisfactorio.

La adolescencia es una crisis de crecimiento y de adaptación a una nueva situación. Es por ello signo de avance, de desarrollo y no de marcha atrás.

Lo que el adolescente espera de nosotros no es que le curemos sus supuestos males o que le saquemos de un pozo imaginario; espera que le ayudemos a aprovechar mejor las inmensas posibilidades de esta etapa para mejorar como persona, y poder llegar a ser así, los adultos maduros y de provecho que colaboren con su persona a un mundo mejor.

¿Cuál es tu opinión?

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar