Últimas noticias:

15 Tips para que tus hijos se lleven bien como hermanos

¿Qué tan importantes son los hermanos en nuestra vida? Como papás: ¿nos gustaría que se llevarán bien y se apoyaran cuando ya no estemos con ellos? ¿Conoces a hermanos que no se hablen ni ven hace muchos años?


México; hermanos, se quieran


Reflexionemos brevemente sobre este tema.

Los hermanos son uno de los mejores regalos que se le puede dar a un hijo; y aunque antes las familias eran más numerosas y era normal tener varios hermanos, en la actualidad sigue siendo una relación que permanece durante muchos años.

Cultivar el amor entre hermanos resulta fundamental para su desarrollo social y los padres jugamos un papel importante en las relaciones que nuestros hijos establecen entre sí.

Cuando los padres logran que desde la infancia sus hijos se quieran, se ayuden y se respeten, su familia y la que ellos formarán serán más armoniosas y felices.

Te preguntarás: ¿tiene importancia la posición que cada hijo ocupa en la familia? Por supuesto que va a influenciar en su desarrollo, pero no tiene porqué determinarlo:

- Hijo mayor: Se enfrenta a inexperiencia y nerviosismo de los padres, lo cual resulta en una excesiva tolerancia o en demasiada exigencia. Por un tiempo es el centro de atención y tiende a ser más participativo, responsable y abierto.

- Los de en medio: Cuentan con más experiencia y serenidad de los padres. El hermano mayor se vuelve el modelo, tienden a ser agradables, evaden un poco la responsabilidad y algunos buscan con afán los privilegios del mayor.

- El menor: Los papás ya tienen experiencia y corre el riesgo del ser el sobreprotegido, o por el contrario, desatendido. La desventaja física e intelectual frente a los hermanos lo puede hacer que se desarrolle más rápido o bien un freno si se le sobreprotege.

Existen factores favorables y otros desfavorables para las relaciones fraternales. Entre los primeros se encuentran:

- Haber nacido de los mismos padres.

- Convivir desde su nacimiento,

- Haberse criado juntos.

- Haber sido educados de la misma manera.

- Estar próximos en la edad.

Y entre los que pueden crear conflictos están:

- Las comparaciones.

- Favoritismos.

- Cariño o atención exclusiva a uno y no a otros.

- Diferencias de trato.

- Distribución desequilibrada de las responsabilidades.

- No reconocer y potenciar la individualidad.

- Intentar que todos imiten a uno, por lo general el mayor.

- Esperar que todos sean iguales, habilidades y gustos.

- Exceso de tiempo libre y ocio, pues se aburren.

- Ausencia de formación de buenos hábitos.

Ahora bien, a los papás nos preocupan mucho las peleas entre hermanos! Son algo natural e inevitable. La convivencia constante, la intimidad, de diferencia de temperamentos y el compartir no sólo el cariño de los padres, sino espacio, tiempo, cosas, hacen inevitable el surgimiento de conflictos entre ellos.

Debemos dejar que se den estas diferencias, siempre y cuando no sean excesivas y terminen en golpes o insultos. Dejarlos que ellos solucionen sus diferencias y nunca tomar partido o querer arreglarlas.

Comparto contigo algunos consejos para lograr que tus hijos se lleven bien:

- Cuidar de no poner siempre al hijo mayor como el modelo a seguir por los demás.

- Hacer sentir a cada hijo amado de modo individual.

- Velar que ninguno se sienta menos importante.

- Evitar las comparaciones. Reconocer los logros de cada uno.

- Darle responsabilidades a los menores.

- Evitar favoritismos, burlas y sarcasmos.

- Dedicar tiempo a cada hijo en particular.

- Aceptar los gustos, sentimientos y metas de cada hijo.

- Enseñarlos a centrarse más en lo que los une que en las diferencias.

- Cuidar nuestros comentarios respecto a ellos, para fomentar que se lleven bien y no que se peleen.

- Cuidar el respeto por las cosas y los sentimientos de cada uno.

- Que participen todos en proyectos comunes; fiestas, vacaciones, tareas domésticas.

- Promover un ambiente familiar sano y agradable.

- Que sepan compartir cosas: juguetes, recámara, computadora.

- Darles buen ejemplo de cómo nosotros nos llevamos con nuestros hermanos.

Recuerda que como padres podemos hacer mucho para que desde pequeños nuestros hijos se lleven bien, se quieran, respeten y apoyen. Cuando lleguen a ser adultos contarán incondicionalmente con sus hermanos.

¿Cuál es tu opinión?

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar