Últimas noticias:

Y después del divorcio ¿qué?

Según datos del INEGI, entre los años del 2000 al 2010, los divorcios aumentaron más del 60%, y se estima que la mitad de los matrimonios casados hace 10 años ya están separados.


divorcio


No podemos cerrar los ojos ante este fenómeno demográfico que está creciendo con gran intensidad, y menos ante sus repercusiones.

Con el divorcio pierden los cónyuges, los hijos y la sociedad. Perdemos todos. No es la solución a los matrimonios mal avenidos, sino el inicio de una vida diferente y tal vez más complicada.

La vida de ambos sufre cambios drásticos en diferentes áreas: físicamente se quedan solos, cada quien vive en un lugar diferente y las labores domésticas ya no se comparten; pueden aparecer enfermedades nuevas, pues los sentimientos se somatizan.

En el aspecto económico, inicia la distribución de los bienes. Ahora hay que mantener dos lugares para vivir y en algunos casos la mujer tiene que regresar al trabajo, lo que representa tiempo substraído de la casa y la convivencia con sus hijos. Surgen las disputas por las pensiones mensuales.

Las consecuencias psicológicas son variadas, desde recuperar la autoestima y aceptar la pérdida del cónyuge y del matrimonio, hasta el sentimiento de culpa o de celos ante nuevas relaciones.

Es un hecho que la pareja que se separa experimenta cambios sociales drásticos, como el alejamiento de amigos y familia política; enfrentarse a la crítica, al “qué dirán”; y una vida con menos actividades y mayor soledad.

Sin embargo, las consecuencias más graves son para los hijos, quienes de un día para otro experimentan el estar menos tiempo con sus padres, aunado a sentimientos y situaciones que aparecen después de un divorcio: baja autoestima, culpa, decepción.

Es sumamente importante que los padres que han decidido divorciarse lo hagan en una forma madura, sin utilizarlos como armas en el conflicto ni decirles mentiras o hacerles promesas falsas; deben tomar las decisiones más convenientes para ellos y actuar con responsabilidad frente a la resolución tomada.

Si estás pensando en divorciarte, un consejo sencillo pero profundo: ¡piénsalo dos veces! Es una decisión muy importante, que afectará a muchos de tus seres queridos.

¿Cuál es tu opinión?

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

cervantes.lucia@gmail.com

www.lucialegorreta.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar