Últimas noticias:

Hillary Clinton y Donald Trump, ¿tragicomedia o farsa?

¡Sí! Ese es el sistema que actualmente se usa en la política. El que usan también los ilusionistas, los magos que son la alegría en las fiestas para los pequeñuelos, pero también para los mayores. Con una mano distraen al público, mientras que con la otra hacen la suerte con la que dejan boquiabiertos a los espectadores.



Pero en la vida no todo es festejo con alegría como en estas reuniones. Hay comedias que parecen ser una tragedia y en realidad lo son muy de deveras. Desgraciadamente en los últimos tiempos se ha acentuado la necedad de personajes por querer ser protagonistas de estos dramas de la vida real, en los que se pone en juego la suerte y la vida, no de miles, sino de millones de personas inocentes que sufren verdaderas desgracias por la ambición y la soberbia de unos cuantos.

Ahí están en el escenario de tiempos no remotos Hitler, Stalin, Truman, Churchill, Mao Tse Tung y Fidel Castro. ¿Habrá sido uno de ellos capaz de buscar realmente el bien del mundo o simplemente era una lucha por el poder, animados por la ambición y la soberbia?

Ahí están Palestina e Israel. ¿Por qué no se puede llegar a una solución pacífica y de coexistencia, de verdaderos hermanos?

Siria, Irak, Crimea, Ucrania, El Estado Islámico, los integristas musulmanes. Los intereses económicos, de poder y de control, el odio, son los móviles que están detrás de los conflictos.

En una presentación reciente en “Yo Influyo” de Madre Naturaleza, “El Reverso de la Moneda”, comentado en Facebook por el prestigiado conferencista internacional argentino el Padre Carlos Humberto Spahn, comentó que Putin advierte que hace 30 años Estados Unidos acusaba a Rusia como un país sin Dios, ateo; pero que ahora con Obama las cosas se han revertido, Rusia está regresando a Dios y Estados Unidos está haciendo a Dios a un lado, lo que también hace notar Anna Graham, la hija del hombre más rico del Mundo Billy Graham.

Igualmente Ángela Merkel, la extraordinaria Canciller de Alemania, a la que admiro mucho, en octubre del año pasado declaró ante la Unión Europea y el mundo entero: “Europa sólo se salvará de la islamización si regresa a sus orígenes, a sus raíces cristianas, a Cristo Nuestro Señor, a leer la Biblia”.

Por otro lado, Hilary Clinton, posible sucesora de Obama, también en su labor descristianizadora, Dios no lo permita, acaba de declarar que los códigos culturales, credos religiosos de los pueblos, se deberán cambiar empleando todos los recursos coercitivos necesarios, cambiando los “dogmas” religiosos tradicionales. Quiere concluir lo que Obama empezó en forma rabiosa, presionando a todos los países que reciben apoyo económico con suspender esa ayuda si no obedecen las consignas de imponer la “ideología de género”. El mismo Peña Nieto, al día siguiente de recibir la visita de la flamante Embajadora de Estados Unidos, sacó su propuesta de ley a favor de lo mismo.

Estamos en momentos críticos en la lucha entre la cultura de la vida y del amor, y la funesta cultura de la muerte. Se está desarrollando la más grande tragicomedia de la historia de la que depende el futuro no sólo de Estados Unidos, sino de todo el mundo, siendo los protagonistas ni más ni menos Hilary Clinton y Donald Trump. Pero  los actos puestos en escena llegan a ser grotescos en su afán de engañar a todo el mundo, no sólo a los ciudadanos estadounidenses, sino a los habitantes de todo el planeta, para que luego el liderazgo de la Clinton sea aceptado sin discusión a nivel mundial.

Primero eliminan a todos los demás candidatos republicanos del escenario (cualquiera le ganaría a la Clinton), para que el único que quede sea Trump; enseguida se hace que este ¿señor? con sus declaraciones escandalosas aparezca como un verdadero monstruo, de tal forma que sus declaraciones a favor de la vida y la familia y de los auténticos valores, sean pasadas por alto por todos sus posibles seguidores y se lancen todos a votar por la Clinton, la actual enemiga de Dios número uno, sin darse cuenta realmente por quien están votando y de las tremendas consecuencias que su triunfo representaría.

Una extraordinaria tragicomedia… ¿o farsa? montada para engañar al mundo, protagonizada por Hilary Clinton y Donald Trump, utilizando señuelos como lo hacen los simpáticos magos o ilusionistas, para que no nos demos cuenta de la magia, que va a transformar al mundo a favor de la cultura de la muerte, cuyo actual caballito de batalla es precisamente la “ideología de género” promovida por Obama y la Clinton.

Trump menciona estar a favor de la vida y de la familia, pero hace lo posible e imposibles para aparecer como monstruo, para que la gente vote, e inclusive la que no tiene aparentemente vela en el entierro esté a favor del verdadero monstruo que es Hilary Clinton, digna sucesora de Obama en sus ataques a la vida, a la familia y a la libertad religiosa, con la que según sus declaraciones va a acabar definitivamente. En adelante será el Estado el que por Decreto señalará cuáles serán los DOGMAS en los que haya que creer, y el que no acate lo dispuesto se hará acreedor de las sanciones correspondientes, e inclusive podrá ser declarado legalmente como terrorista. ¿Democracia o Dictadura?

El mundo, no sólo Estados Unidos, se encuentra ante una terrible farsaa (nudo), que sólo Nuestra Señora Desata-nudos (María Knoten-loeserin), advocación alemana muy eficaz, será capaz de desatar. Encomendémonos a Ella y a Nuestro Señor a través de Ella. ¡Y Dios nos coja confesados!

“Donde hay Bosques, hay Agua y Aire puro; donde hay Agua y Aire puro, hay Vida”.

 

 

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar