Últimas noticias:

¡Guerra de culturas!

Acaba (6 de mayo) de otorgársele al Papa Francisco el “PREMIO CARLOMAGNO”, lo que dio motivo a Su Santidad de preguntar: “¿Que te ha sucedido Europa?”, que se está olvidando de sus valores, del proyecto europeo de Przywara, de De Gasperi, de Adenauer, manifestando: “Con esperanza y sin vana nostalgia, como un hijo que encuentra en la madre Europa sus raíces de vida y fe, sueño un nuevo humanismo europeo, un proceso constante de humanización“.


Papa Francisco; humanismo europeo


Lo que podría seguir siendo para todo el mundo, con la enorme herencia y tradición que reunió desde su integración precisamente con Carlomagno, que culmina una obra iniciada por el apóstol Santiago, a cuyo sepulcro apenas descubierto acudió como primer peregrino, según nos narra el “Codex Calixtinus”, conformado por los monjes de Cluny en el siglo XII por encargo del Papa Calixto II, que narra el traslado de Santiago de Jerusalén a España, el descubrimiento del sepulcro perdido durante 7 siglos y la intervención del Santo en la Reconquista, así como del sitio de peregrinaje en el que se convirtió Compostela (más importante que Roma y Jerusalén). ¡Qué nacimiento tan extraordinario de una unidad política, con su historia, su cultura y su esencia!

Ya San Juan Pablo II en su visita a Compostela como peregrino en 1982 se refirió a la esencia de Europa, pidiéndole que descubra nuevamente lo que es: “Desde Santiago, te lanzo, vieja Europa, un grito lleno de amor: Vuelve a encontrarte. Sé tú misma. Descubre tus orígenes. Aviva tus raíces”, e invocó a que continúe siendo un “faro luminoso de vida cristiana y esperanza”. Santiago de Compostela, dijo, “es capital espiritual de la Unidad Europea”.

Los problemas de Europa y del Mundo son precisamente, como lo manifiestan los dos Santos Padres, que el yo se ha convertido en lo más importante, se están olvidando de Dios y del prójimo. El tener y disfrutar es lo más importante en la vida. El éxito se mide por estos parámetros. La ambición de riqueza y poder, acompañado por una tremenda soberbia y egoísmo, que conducen a una corrupción que es capaz de vender y comprar lo que haga falta, es lo que impera actualmente en este mundo.

Esa es la mentalidad de todas las mafias de petroleros, de fabricantes y comerciantes de armas, de la industria farmacéutica, del narcotráfico, trata de blancas y prostitución, de políticos de izquierda y otras, que todas constituyen los seguidores de la cultura de la muerte.

Últimamente han redoblado, siendo más intensas y agresivas, sus acciones por imponer los criterios de la cultura de la muerte, utilizando todos los recursos que le vienen a sus mentes perturbadas. Aprovechan el poder que les da el dinero y la corrupción, controlando las agencias noticiosas mundiales para crear opinión pública a través de los medios de comunicación, comprando gobiernos, congresos, órganos de justicia e instituciones, creando las que hagan falta.

Imponen leyes antinaturales, aprovechando los medios de comunicación, para tratar de que se acepte lo más aberrante como natural y normal, para lo cual no dudan en hacer que gobernantes que les deben el puesto hagan declaraciones que no harían sin ese compromiso. Obama en este Día de las Madres no dudó en manifestar públicamente ante todo el mundo: “Independientemente de su orientación sexual, de su estado civil o de su género, las madres siempre han movido a nuestra nación”. Es la primera vez que un presidente de Estados Unidos hace referencia a hombres que actúan como madres, durante su discurso oficial.

Su Santidad Benedicto XVI, en el 2009 ante la ONU, refiriéndose a la grave crisis económica mundial del 2008, de la que no acabamos de recuperarnos, apareciendo “misteriosamente” en forma recurrente crisis financieras en Europa, Sudamérica, China (dicen que cuando todos pierden, es porque hay “algunos” que forzosamente ganan), dijo muy claramente: “Esta crisis fue provocada por los grandes movimientos financieros hechos sin ética”. Esta afirmación se puede referir a todas y múltiples crisis de las que nunca podemos acabar de salir, sobre todo de la crisis del medio ambiente, la crisis de valores, que es la causa de la anterior y que repercute en todas las demás.

¿Cómo salir de tan tremendo problema? No solo Europa, sino también nosotros y todo el mundo. Los tres Santos Padres nos lo dicen claramente, como también lo manifestó sin ambages Ángela Merkel, Canciller de Alemania en octubre pasado (2015) al invitar a los europeos “a redescubrir los tesoros del cristianismo y de su fe. Lo que se mantiene en pie es nuestra fe en Jesucristo, muerto y resucitado por nuestra salvación, una fe que sólo puede hacer de nosotros verdaderos testigos del amor de Dios”.

No podemos, si queremos salvar al mundo, ignorar lo afirmado por grandes estadistas, como Schumann, De Gasperi, Adenauer, Ángela Merkel y otros, que nos señalan el camino, que es regresar a nuestros orígenes, a nuestras raíces cristianas, a Jesucristo, a leer la Biblia, como señala Ángela.

En esta guerra de culturas, “Culture war”, como la han nombrado los yanquis, tenemos que tomar parta activa y determinante a favor de la cultura de la vida y del amor, si queremos de verdad superar todas las tremendas crisis que enfrentamos.

“Donde hay Bosques, hay Agua y Aire puro; donde hay Agua y Aire puro, hay Vida”.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar