Últimas noticias:

Cervantes y Alejandro Magno

Tanto Cervantes, el escritor más leído de la historia, cuyo genial “Quijote de la Mancha” es el libro más editado después de la Biblia y considerada como la mejor obra literaria de todos los tiempos, como Alejandro Magno el Conquistador, del cual más se ha hablado, tienen en común haber tenido claro el concepto de la Cultura de la Vida y haber vivido según él.


Cervantes


Alejandro Magno

Alejandro Magno, del que me impresionó la forma de amansar al famoso Bucéfalo, hermoso e indómito caballo que nadie había sido capaz de domar; célebre también por el famoso nudo gordiano, al verse ya cerca de la muerte, después de sus grandes conquistas, expresó su voluntad a sus Generales en tres deseos:

1) Que su ataúd fuese llevado en hombros y transportado por los propios médicos de la época (los más eminentes).

2) Que los tesoros que había conquistado (plata, oro, piedras preciosas...) fueran esparcidos por el camino hasta su tumba, y...

3) Que sus manos quedaran balanceándose en el aire, fuera del ataúd, y a la vista de todos. Uno de sus generales, asombrado por tan insólitos deseos, le preguntó a Alejandro cuáles eran sus razones.

Alejandro contestó al general:

– Quiero que los más eminentes médicos carguen mi ataúd, para así mostrar que ellos no tienen, ante la muerte, el poder de curar.

– Quiero que el suelo sea cubierto por mis tesoros, para que todos puedan ver que los bienes materiales aquí conquistados, aquí permanecen.

– Quiero que mis manos se balanceen al viento, para que las personas puedan ver que vinimos con las manos vacías, y con las manos vacías partimos.

Miguel de Cervantes

El incomparable Miguel de Cervantes Saavedra, también viendo ya cerca la muerte, manifestó:

– “A Dios gracias, adiós donaire, adiós regocijados amigos, que me voy muriendo y deseando veros presto contentos en la otra vida”.

Manuel Azaña

Y quiero citar otro testimonio de alguien que en su vida fue acérrimo enemigo de la Cultura de la Vida, pero que al final reconoció que había estado equivocado; me refiero a Manuel Azaña, comunista y masón, que fue presidente de la 2ª República, la de “los rojos” (socialistas), que fue causante de la quema de iglesias y monasterios (1931), de la persecución sangrienta y el asesinato de muchos sacerdotes y creyentes, así como de la violación de muchas monjas; lo que provoco la Guerra Civil (1936- 1939) en defensa de la Libertad Religiosa. Después de una vida llena de odio a la Obra de Dios, llegando a afirmar que “España ha dejado de ser católica”, al encarar a la muerte, pidió que le llevaran a un sacerdote para que lo confesara y le diera la extremaunción, queriendo que Dios le perdonara todo lo que había hecho en contra de su Obra y teniendo miedo a condenarse por toda la eternidad.

Voltaire

Tuvo confianza en la gran Misericordia de Dios, a diferencia de Voltaire, también masón, acérrimo enemigo de la Iglesia, que después de atacarla sin piedad, que en dos ocasiones al estar al borde de la muerte pidió confesarse, reincidiendo cada vez, en el último y definitivo enfrentamiento a la muerte, desesperado, revolcándose en su lecho, consideraba no ser digno del perdón de Dios.

------- o0o -------

Esto debe hacer pensar tanto a los que siguen, como a los que tratan de imponer la Cultura de la Muerte.

La convicción de Alejandro Magno, discípulo de Aristóteles, de que como dice ese bonito corrido “Allá en León, Guanajuato, la vida no vale nada”, pues sólo vale lo que hayas hecho en ella. De las riquezas que hayas acumulado, del poder que hayas ejercido, tus manos irán vacías, no habrás podido llevarte nada, ni habrán servido para sustraerte a la muerte.

El glorioso Manco de Lepanto, héroe de mil batallas contra los piratas turcos y los bereberes del Magreb, se iba muriendo dándole gracias a Dios, despidiéndose de la vida agraciada y de sus compañeros de lucha a quienes espera volver a ver felices en la vida venidera.

Azaña y Voltaire, cuando las cosas se ponen serias, el uno confiando en la Misericordia  de Dios, el otro desesperado no considerando merecer el perdón, reconocen haber estado en el error, que no los condujo a nada.

Las grandes mafias de petroleros, fabricantes y comerciantes de armas, laboratorios de medicinas, de políticos, de izquierda, de narcotraficantes, de secuestradores, de tratas de blancas, prostitución infantil y otros, deberían considerar estos hechos y otros mucho similares, para darse cuenta que de nada les valdrá estar al servicio de la Cultura de la Muerte, de enriquecerse de bienes y poder, que no se podrán llevar ni un peso partido por dos; que cuando Dios los llame a cuentas, no sólo se presentarán con las manos vacías, sino llegarán cargados de infamias. ¡OJO, SEÑORES POLITICOS! Cuando hayan terminado con nuestros bosques, no habrá un vaso de agua que puedan comprar con todo el dinero acumulado.

Es necesario darnos cuenta de la grave situación, que si no la hacemos regresiva, terminará con la mayoría de las especies, incluyendo la humana. Sólo reinstaurando la Cultura de la Vida y del Amor podremos evitarlo, así como lograr la Paz, Seguridad y Prosperidad que todos ansiamos en el mundo.

“Donde hay Bosques, hay Agua y Aire puro; donde hay Agua y Aire puro, hay Vida”.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar