Últimas noticias:

¡Milagro!

Muchos no creen en Milagros… Yo sí creo que todavía hay milagros.


Huracán Patricia


Patricia fue una amenaza muy seria para México. El Centro de Prevención de Huracanes Mundial, en Miami EU, lo catalogó como el huracán de mayor magnitud y violencia de toda la historia y de todo el mundo. Su crecimiento de categoría 3 a la de 5 fue impresionante. Aseguraban que se iba a tener que considerar las categorías 6 y 7 -nunca antes usadas- para este huracán. Consideraban que por su fuerza iba a pasar del Pacifico hasta el Golfo de México, atravesando todo el país y causando enormes daños y muerte a su paso, llegaba con vientos de 325 km/h a la costa (habiendo incrementado su velocidad de 65 km/h a 315 Km/h en 24 horas). La preparación para evitar lo peor nunca tuvo algo igual. El Ejército, la Marina, Protección Civil, Comisión Federal de Electricidad (CFE) y demás autoridades estaban listas para atender cualquier contingencia. Se alertó especialmente a todas la poblaciones de la costa de, Michoacán, Colima, Jalisco y Nayarit, así como también tierra adentro, inclusive hasta Monterrey y Tamaulipas.

¡Pero oh alivio! Llegando Patricia a tierra firme se desvaneció su violencia, la velocidad del viento y de las ráfagas amainó. Sí hubo inundaciones por desbordamiento de ríos, destrucción de construcciones y casas, pérdida de plantíos, sobre todo de plátano, pero no hubo una sola pérdida de vidas.

Yo no me atrevo ni afirmar, ni a negar que haya sido un Milagro, pero lo que paso no tiene explicación. Los especialistas del Centro de Huracanes de Miami, máximas autoridades en la materia, dicen que no saben a qué se debió el cambio en los acontecimientos que se esperaban con seguridad. Uno de ellos se aventuró a decir que posiblemente se haya debido a los Cambios Climáticos, aunque esto no es lógico. Nunca un huracán había perdido su fuerza y poder devastador en forma tan imprevista, rápida y contundente.

Peña Nieto -no sé si fue por convicción o por quedar bien con el pueblo de México- declaró “que la unidad de los mexicanos, su solidaridad, su respuesta a las medidas de prevención, pero sobre todo su FE y las cadenas de oración, les permitió afrontar el embate del huracán Patricia y evitar una catástrofe que, por el contrario terminó con un saldo blanco”.

Ciertamente hubo misas, rosarios, oraciones en general, en todo el país. Muchos refieren que seguramente la Virgen de Guadalupe, nuestra querida madrecita santa, cubrió a México con su manto, protegiéndonos de lo peor y haciendo mínimos los daños.

Y hablando de Milagros, según Monseñor Eugenio Lira, Secretario del Episcopado Mexicano, sería un Milagro el que Su Santidad Francisco viniera a Puebla el año que viene, ya que quiere ir a lugares a los que no ha ido ningún Papa antes. Pero ese Milagro es posible si tenemos, especialmente nuestras Autoridades Eclesiásticas, la Suficiente Fe y nos movemos rápido.

Dios nos brinda la oportunidad única en bandeja de plata. El Papa Francisco acaba de declarar Santo a Fray Junípero Serra, bajo el procedimiento aprobado por la Iglesia en el Siglo XVIII, siendo Papa Benedicto XIV, llamado “Canonización equivalente”, debiéndose llenar tres requisitos:

1°. Que haya una fama continua de santidad.

2°. Testimonio común de historiadores de prestigio, sobre la fama de buenas virtudes y;

3°. Que haya habido culto continuo y fama de prodigios del candidato.

El 2° ha sido cubierto por el Lic. Aldo Rivero Pastor, ya se envió al Vice postulador Fray Francisco Rodríguez. Falta enviar el 1º, que le hemos pedido al Arzobispo Dr. Víctor Sánchez Espinoza lo cubra y el 2º, que le encargamos al Padre Guardián de San Francisco, Fray Armando Benito.

De llegar a tiempo la documentación a Roma apoyada la petición por el Episcopado, los Charros, Transportistas taxistas y devotos en general y serrando el proceso, Su Santidad Francisco de seguro vendría a Puebla a declarar oficialmente Santo a Fray Sebastián en San Francisco, ante su cuerpo incorrupto.

El Milagro, que Monseñor Eugenio Lira consideraba imposible, se habría realizado, por supuesto esto sería una realidad si Dios lo considera conveniente, que los indicios son que así es, pero nadie conoce sus designios, sin embargo a nosotros nos toca actuar con diligencia, aprovechando la oportunidad que Dios nos ofrece, según lo que está ocurriendo.

Los Milagros dependen de nuestra Fe y de nuestra disposición. Dios nos los concede si son lo mejor para la salvación de nuestras almas y si procuramos ser dignos de esa gracia.

Si actuamos en forma decidida por reinstaurar la Cultura de la Vida y del Amor y no permitimos que argucias de la Suprema Corte y los Congresos nos sigan imponiendo lo que destruye la Familia, corrompe la juventud, como es de momento el uso “recreativo” de la mariguana y luego de otras drogas, poco a poco sin que nadie diga nada. Si actuamos, pararemos la Corrupción y todo lo que implica la nefasta Cultura de la Muerte, y salvaremos el Medio Ambiente. Habrá nuevamente Milagros Inesperados, como el de Patricia y el de la venida de Su Santidad a Puebla, si Dios lo permite.

“Donde hay Bosques hay Agua y Aire limpio; donde hay Agua y Aire limpio hay Vida”.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar