Últimas noticias:

¡Acordeones de mi Barrio! y el Medio Ambiente.

No soy experto en música. Hace algunos años llegué a tocar la guitarra y cantaba, ahora ya sólo toco la puerta, que a veces me la abren y otras no; y por supuesto, sigo cantando en la regadera.


La música por dentro


Pero es preciso hacer notar lo importante que es la música en LA VIDA y consecuentemente en la CULTURA DE LA VIDA Y DEL AMOR; y como somos defensores del MEDIO AMBIENTE, en el cual estamos inmersos, formando parte de él y en el cual esta Cultura es clave para que subsista, pues forzosamente debe interesarnos la música y su repercusión.

Mi padre el Ing. Ernesto Kurt Feldmann, de quien los auténticos poblanos tienen buena memoria, por todo lo que hizo por Puebla y por México, con sus trabajos por los Bosques y el Agua, me enseñó un dicho popular alemán: “Woh man singt da lass dich nieder, böse Menschen kennen keine lieder”, que en buen castellano dice: “Donde se canta, ahí puedes asentarte; gente mala no conoce de canciones”.

No sé si noten la relación entre la canción, la música y lo bueno, siendo que la VIDA es la manifestación de lo bueno, del AMOR. Es significativo que el pueblo de México se distingue en todo el mundo, por traer la música en el alma. No hay en el planeta un grupo musical como nuestro MARIACHI, que ha sido adoptado junto con nuestra música en tantísimos países: en Croacia, Alemania, Francia, Japón, Sudamérica y otros, no sólo portando su característico y elegante atuendo, tan mexicano, sino inclusive cantando nuestras bellas canciones en un castellano casi perfecto.

Lo lamentable es el divorcio que existe entre nuestros políticos (que no saben cantar) y nuestro pueblo, que para todo tiene una canción: “Las mañanitas” para felicitar a quien bien se quiere, “Las golondrinas” para despedirlo, para manifestar cualquier sentimiento puro, poniendo como testigo a la luna o al lucero de la mañana, o haciendo alusión al olor a la tierra mojada y la madre selva, que le canta a la belleza de una mujer o al amor a su Santísima Madre la Virgen de Guadalupe o a Nuestro Señor Cristo Rey, siempre venerado y que reina en el corazón de todo buen mexicano, a pesar de la campaña descristianizadora que realiza la mafia de izquierda.

ACORDEONES DE MI BARRIO, un grupo musical nacido en el Barrio del Artista en Puebla, del que podemos estar orgullosos, y que con gran entusiasmo se ha empeñado en superarse día a día y se ha dedicado a llevar la alegría de vivir a los viejitos, valga decir también viejitas lindas para que nos e sientan discriminadas según los conceptos actuales, a los niños de cáncer o a cualquier otro lugar al que los llaman; para alegrar la vida a la gente a la que hace falta darle ánimo y recordarle que no está sola, que Dios está con ella, y que está siempre cerca. LOS ACORDEONES DE MI BARRIO actúan en esto siendo las manos de Dios, que se hace presente a través de ellos.

Quien canta o interpreta música es gente buena y nuestro pueblo interpreta la música como nadie más. Lo único malo es que nuestros políticos no saben cantar, y esto pasa porque se han empeñado en seguir los planteamientos de la CULTURA DE LA MUERTE, quitando con el pretexto de un falso laicismo, a Dios de la vida pública y la vida privada, perdiendo consecuentemente los VALORES fundamentales y tradicionales, que han caracterizado a nuestro pueblo, enseñoreándose la CORRUPCIÓN, la mentira y la falsedad, del ambiente oficial.

Es falso que la CORRUPCIÓN sea parte de nuestra idiosincrasia. Con una EDUCACIÓN CON VALORES, volviendo a ser Dios el centro de nuestras vidas, reinstaurando la CULTURA DE LA VIDA Y DEL AMOR, México volverá a ser lo de antes: el México que todos queremos, próspero y seguro.

No es que podría ser nada más, porque, si se podría, se puede, siempre que se quiera de verdad. Por eso se dice: ¡QUERER ES PODER!

LOS ACORDEONES DE MI BARRIO, con su labor desinteresada, actuando como las manos de Dios en la sociedad, está ayudando a recuperar nuestros VALORES, el amor al próximo en sus audiciones, el mensaje de alegría que transmite (la alegría va intrínseca con el vivir plenamente), las melodías de todo el mundo que alimentan el espíritu, el efecto que produce la buena música en el alma. Recordemos el ya famoso “Efecto Mozart”.

Todo eso es parte de la recuperación de la CULTURA DE LA VIDA Y DEL AMOR, por la que estamos luchando, y con lo cual superaremos todas nuestras muchas CRISIS, empezando por la del MEDIO AMBIENTE.

Existen muchos estudios y publicaciones de medicina sobre el efecto positivo de la música sobre el ser humano, inclusive cómo influye sobre el bebé en gestación el que la madre escuche en forma regular buena música, así como en el desarrollo de los niños. Basta con citar “The Efect of Music Education”, 1982, de M. Kalmar, en el que concluye que “los niños que reciben clases de música manifiestan tener más habilidades motrices, más capacidad para las matemáticas y mejor rendimiento en la lectura que los que no estudian música”.

Que el Pueblo de México siga cultivando la música, haga labor social a través de ella, convirtiéndose como los ACORDEOENES DE MI BARRIO, en las manos de Dios, en el rescate de nuestro querido México.

¡EL PUEBLO QUE CANTA ES UN BUEN PUEBLO! Y tendrá el MEDIO AMBIENTE que se merece.

“Donde hay Bosques, hay Agua y Aire puro; donde hay Agua y Aire puro, hay Vida”.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar