Últimas noticias:

¡Llorad como mujer lo que no habéis sabido defender como hombre!

Hace ya 522 años, Boabdil, Emír del Reino de Granada, último reducto moro en España, para evitar la toma violenta de la capital, entregó el 2 de enero de 1492 las llaves de la ciudad a los Reyes Católicos Isabel y Fernando, sufriendo en su retirada la recriminación injusta de su madre Aixa: “Llorad como mujer, lo que no habéis sabido defender como hombre.” Injusta, porque el haber resistido hasta lo último, hubiera significado un derramamiento inútil de sangre de sus vasallos, así como la destrucción de la hermosa ciudad.


La dignidad de la mujer


El hecho culminaba la Cruzada de Reconquista y daba pie para que se iniciara una Cruzada todavía más trascendente: la Cruzada de Evangelización de América.

Isabel llegaba ser la mujer con mayor trascendencia en la historia de la humanidad, después de la Santísima Virgen, la que apareciéndose sobre un Pilar a Santiago Matamoros (Apóstol), dio principio a la formación de la Hispanidad, a la que pertenecemos con orgullo; y que luego, con su aparición en el Tepeyac a San Juan Diego, hizo posible una conversión generalizada en toda la América Hispana, cumpliendo la ilusión de Isabel, que me gusta llamarla como el historiador estadounidense W. Thomas Walsh: “Isabel la Cruzada”, además del título de “Católica” que ya tenía, que se alegraba más por tantas almas que se ganarían para Dios, que por las tierras que se ganarían para la Corona.

América se integraba a la CULTURA DE LA VIDA Y DEL AMOR, acabando con los sacrificios humanos y el canibalismo, gozando durante tres siglos de paz y progreso. México, a su independencia con Iturbide, estaba a la altura de cualquier país próspero en el mundo y sólo atrás de Rusia, en segundo lugar, en lo que corresponde a superficie (desde Colombia hasta Alaska era suyo).

El paulatino avance de la CULTURA DE LA MUERTE Y DEL ODIO, apartando mediante campañas y leyes a Dios de la vida pública y privada, perdiéndose los valores tradicionales, no sólo en México, sino en el mundo entero, hizo posible que llegáramos a la situación desastrosa y falta de seguridad que ahora vivimos.

Es hora que oigamos como advertencia las palabras de Aixa a su hijo Boabdil. Que nuestros hijos y nietos no nos tengan que decir: “Llorad por aquello que no supieron defender”.

Sólo con LA CULTURA DE LA VIDA Y DEL AMOR lograremos la paz, la seguridad y el progreso que todos anhelamos. Sólo con ella, desterrando el SISTEMA DEL HUESO, con la consabida CORRUPCIÓN, podremos salvar a la Tierra y al Medio Ambiente del creciente CAOS.

Empecemos por México y junto con los países identificados (Alemania, Francia, Italia, España), demos el ejemplo a todos los demás. Hagamos las acciones necesarias y suficientes, y antes de que sea demasiado tarde, para hacer reversible el creciente deterioro ambiental, el sobrecalentamiento y los consecuentes cambios climáticos, con todos los consabidos e irreparables daños materiales y de vidas.

Defendamos con uñas y dientes nuestro patrimonio más valioso: LA CUTURA DE LA VIDA Y DEL AMOR que le debemos a la Hispanidad y concretamente a Isabel la Cruzada. Reinstauremos el REINO DE DIOS en nuestro querido México y veremos cómo de milagro las cosas volverán a ser como antes.

Recordemos lo que señaló Su Santidad Benedicto XVI ante la ONU con motivo de la tremenda CRISIS ECONÓMICA del 2008, de la que aún no podemos recuperarnos, que advirtió muy claramente que era provocada por los GRANDES MOVIMIENTOS FINANCIEROS REALIZADOS SIN ÉTICA, igual que todas las demás crisis: de seguridad, social, familiar, de la juventud, de producción, de pobreza y de hambre, empezando por la más importante de todas, LA CRISIS DEL MEDIO AMBIENTE.

¿Qué podemos esperar cuando –como advertía el filósofo inglés Hume– “Homo homini lupus” (el hombre es para el hombre un lobo)? Cuando está desatado un capitalismo salvaje, en el cual lo que importa no es el hombre, sino la producción de riqueza, y ésta no importa que se valga de medios totalmente carentes de ética. Para lo cual se forman mafias (la petrolera, la de producción y comercio de armas, la de la industria farmacéutica, la de los narcos y la de la izquierda), cuyo único objetivo es la ambición de dinero y poder, tratando de imponer para lograr sus objetivos, la CULTURA DE LA MUERTE Y DEL ODIO, utilizando la CORRUPCIÓN, la mentira y la calumnia, a través muy hábilmente de los medios de comunicación que se dejen comprar.

Ya no nos dejemos engañar por las campañas políticas, con promesas de redención, de transición y de cambio, que nunca cumplen; ni hagamos caso a las mentiras por las que tratan de privar de méritos a un gobernante para que la gente no vote por su partido; ni tampoco nos dejemos llevar por la desilusión, cuando no se llenaron las expectativas que teníamos. No votemos por los lobos con piel de oveja, y si no hay un partido ideal, uno muy bueno, pues votemos por el menos malo, que con nuestro apoyo puede realmente llegar a ser bueno.

Defendamos lo que nos pertenece; no nos crucemos de brazos, pensando que no se pueden cambiar las cosas, porque SI SE PUEDE, sólo se necesita enjundia y decisión. Que nadie nos pueda decir que LLOREMOS POR AQUELLO NO SUPIMOS DEFENDER.

“Donde hay Bosques, hay Agua y Aire puro; donde hay Agua y Aire puro, hay Vida”.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar