Últimas noticias:

Los 85 años de COPARMEX

Los saludo con gusto en esta semana tan especial en que celebramos los 85 años de COPARMEX. 85 años manteniendo vigente la visión y el proyecto de país que nuestros fundadores forjaron y soñaron: un México próspero, democrático y justo.


Por una justa distribución de los bienes


La COPARMEX nació por iniciativa de Don Luis G. Sada, un industrial de Monterrey, un visionario que fundó una asociación patronal diferente de las que existían al amparo de las Leyes de Cámaras de Comercio y de Industria, que estaban en vigor en ese entonces, en 1929.

Los fundadores de nuestra Confederación tuvieron  el acierto de unir a empresarios de todos los sectores, en un sindicato patronal de afiliación voluntaria, apartidista, independiente del Estado, formado por voluntarios que aportan sus recursos, tiempo, e ideas y trabajo para construir un país democrático, libre, y sustancialmente altamente participativo, de diálogo social.

Hoy es momento de honrarlos; de honrar a nuestros líderes de COPARMEX que en diferentes momentos de nuestra historia han demostrado su valentía, su amor y su compromiso con México, trascendiendo el ámbito empresarial, para contribuir a edificar el México moderno que somos hoy. Su legado es prueba de la capacidad transformadora de nuestros principios y valores en las  empresas, las comunidades y el país en su conjunto.

Hoy, a 85 años de su fundación, la COPARMEX trabaja para mantenerse como la conciencia de los empresarios en México.

La COPARMEX no es sólo uno de los organismos más vertebrados del sector empresarial en todo el país; también es un símbolo de progreso, porque a lo largo de su existencia ha sido actor fundamental, junto con otras organizaciones sociales, en la consolidación de la democracia, promoviendo la participación ciudadana y el fortalecimiento de las instituciones; el diálogo social entre trabajadores y empresarios, la visión compartida de la Nación que podemos construir.

Fuimos impulsores de la autonomía del Banco de México; la creación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, el IFE, que ahora se ha transformado en el Instituto Nacional Electoral, y la Procuraduría de los Derechos del Contribuyente, entre otros organismos.

Las empresarias y empresarios de COPARMEX hemos mantenido un liderazgo destacado en las consultas sobre la plataforma de reformas estructurales aprobadas en los últimos dos años, las cuales han sido siempre, desde hace 14 años, demandas históricas de la sociedad.

Hoy, vivimos una etapa llena de expectativas optimistas sobre nuestro futuro con estos cambios estructurales en proceso; pero no debemos ser triunfalistas: aún viene la etapa más compleja, la del aterrizaje de las reformas, para que las personas, las familias, las distintas comunidades, vean los frutos de oportunidades de desarrollo social para todos los habitantes del país.

Hoy COPARMEX reafirma su compromiso con México y reitera su disposición a seguir manteniendo un diálogo constructivo y a trabajar conjuntamente con todos los sectores de la sociedad, en esta etapa de implementación de las reformas, concentrando nuestros esfuerzos en tres pilares fundamentales: Condiciones de Prosperidad (económicas sobre todo), la Educación,  y el Estado de Derecho y cultura de legalidad.

Estos pilares confluyen en los mismos fines de las reformas estructurales:

• Un nuevo modelo de desarrollo con perspectiva regional para crear oportunidades de empleo y vida digna a todos los mexicanos.

• Un impulso a la productividad, para aumentar la competitividad y tener esquemas de productividad viables, de tal forma que se sostengan en el tiempo empleos e inversión.

• El fortalecimiento de una cultura de libre competencia y emprendimiento a lo largo y ancho de todo el país, localidad por localidad.

• La reivindicación de la calidad educativa, para generar el talento del siglo XXI que México requiere.

• La plena vigencia del Estado de Derecho y la seguridad de la vida y el patrimonio de las personas en la convivencia entre los mexicanos.

• Asegurar la transparencia y la rendición de cuentas en los tres órdenes de gobierno.

• El combate frontal contra la corrupción y la impunidad.

Para ser un país próspero, nuestro mayor reto es lograr que con el impulso de las reformas logremos que la economía pueda alcanzar tasas sostenidas de crecimiento superiores al 5%, durante varios años consecutivos, que nos permitan crear más empleos formales y pagar mejor. Y encontrar esquemas sustentables para elevar la productividad, y así mejorar los ingresos de los trabajadores y de sus familias.

El verdadero objetivo de las reformas debe ser la disminución de las desigualdades regionales, de las personas que habitamos este hermoso país, expresadas en la extrema pobreza en varios estados y regiones de nuestra Nación.

Para asegurar la educación de calidad a todos los mexicanos, seguiremos atentos a la implementación de las leyes secundarias de la reforma educativa en todo el país, en todos los estados, en todas las regiones, porque somos una sola Nación. Y para mejorar la calidad de la enseñanza en todos los niveles.

Seguiremos enfocando nuestros esfuerzos en la vinculación escuela-empresa, mediante el convenio nacional firmado con la SEP, para llevar el Modelo Mexicano de Formación Dual a lo largo y ancho de nuestro país y de nuestras empresas, especialmente en los sectores con alto potencial de desarrollo. Para generar oportunidades para nuestros jóvenes. Para generar nuevos técnicos mexicanos que afronten los retos de este siglo XXI.

Desde hace casi cuatro décadas, en México se habla de combate a la corrupción; en la transición democrática creamos nuevos organismos de transparencia y fortalecimos la rendición de cuentas. Pero la percepción ciudadana sigue siendo dominada por la desconfianza.

La agenda prioritaria para México tiene que ser necesariamente la lucha contra la corrupción y la impunidad. Sin un esquema que efectivamente nos ayude a combatir ambos males, haciendo realidad la transparencia y la rendición de cuentas en los tres órdenes de gobierno, nuestras reformas estructurales correrían el riesgo de quedar rebasadas por prácticas de opacidad y corrupción, frenando el crecimiento y el desarrollo de los mexicanos. No haciéndolo sostenible en el tiempo.

La convivencia pacífica entre los mexicanos, en un marco de seguridad y respeto del Estado de Derecho, es también condición fundamental para la prosperidad y el desarrollo. Recordemos: no hay prosperidad sin seguridad, ni seguridad sin prosperidad. En este marco, debe estar entre nuestras metas fundamentales recuperar la paz y armonía en todas las ciudades del país.

Con estos compromisos, COPARMEX refrenda su misión de contribuir a generar más y mejores empresas para México. Más y mejores empresas donde colaboremos juntos trabajadores y empresarios, participando incansablemente desde la sociedad civil para construir el país que visualizaron nuestros fundadores hace 85 años.

Hoy, como al principio, estamos convencidos de que el futuro estará garantizado si la empresa, como comunidad armónica entre trabajo, capital y responsabilidad social, puede cumplir su misión generando empleos y los bienes y servicios de calidad que el país reclama.

Sabemos que enfrentamos retos enormes, pero contamos con lo más importante para superarlos: nuestra unidad, nuestras convicciones y el gran legado de nuestros líderes históricos, que nos mueve a reafirmar nuestra voluntad y visión comprometida con un México que todos vemos y que pronto llegará. Para vivirlo y para que lo vivan las siguientes generaciones.

Presidente Nacional de COPARMEX

@jpcastanon

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar