Últimas noticias:

Desarrollo y trabajo digno, para frenar crisis de migrantes

La sociedad mexicana no puede ser indiferente al drama de los miles de niños, hombres y mujeres que, excluidos del desarrollo en sus comunidades, deciden salir a buscar oportunidades de empleo y mejores condiciones de vida, desde su lugar de origen a otros lados del mundo.


Compartir una gran nación


El pasado mes de junio se cumplió un año de la aprobación de la reforma migratoria en Estados Unidos, que parecía abrir la puerta a la regularización de la situación de poco más de 11 millones de indocumentados en esa nación.

Sin embargo, hasta hoy no se ha logrado un consenso en el Congreso estadounidense para la implementación de las leyes migratorias, lo que está generando nuevos problemas a las personas que carecen de permisos de trabajo.

Se estima que en Estados Unidos viven 33 y medio millones de migrantes de origen mexicano, de los cuales casi 12 millones son ilegales. A causa de la desaceleración de la economía estadounidense, tan sólo entre 2010 y 2013, poco más de un millón y medio de ciudadanos mexicanos fueron deportados por las autoridades de Estados Unidos.

Las deportaciones y los efectos del menor dinamismo económico en Estados Unidos se reflejan en una caída de las remesas que envían nuestros paisanos a México. Hay que recordar que esos recursos son vitales para 1.4 millones de hogares que reciben dólares, pero también para las economías de los estados receptores, pues son utilizados para instalar pequeños negocios, para mejorar las viviendas y sobre todo para la educación de los hijos de los migrantes.

A lo largo de la última década, las remesas se convirtieron en una fuente de ingresos vital en aquellas entidades de larga tradición migratoria a Estados Unidos donde hay alta incidencia de pobreza.

Tal es el caso de estados como Michoacán, donde el 54.4 por ciento de la población vive en pobreza y es el que recibe el 10 por ciento de las remesas.

• Siguiendo con esa comparación, diríamos que en Guerrero siete de cada 10 personas viven en pobreza y recibe el 5.6 por ciento de las remesas que recibe México.

• En Oaxaca, el 62 por ciento de la población vive en pobreza y recibe el 5.8 por ciento de las remesas.

• Hay estados como Puebla, con 65 por ciento en la pobreza y recibe 6.5 por ciento de las remesas.

El flujo migratorio es un problema de alta complejidad en México. Al drama de miles de mexicanos que salen de sus comunidades, se suma el tránsito de los migrantes que provienen del sur de nuestro continente buscando llegar a Estados Unidos cruzando el territorio mexicano, con riesgo de ser víctimas de grupos criminales que trafican con esos seres indefensos.

No podemos ser indiferentes a la tragedia de casi 40 mil niños y jóvenes procedentes de Centroamérica que viajan solos, muchos de ellos con la esperanza de reunirse con sus familiares ante la expectativa de que éstos puedan regularizar su situación en el marco de la reforma migratoria. Estos niños esperan en promedio año y medio en centros de detención de Estados Unidos, para ser procesados y finalmente deportados a sus lugares de origen.

Expresamos nuestro apoyo a los programas que combaten a los grupos criminales que abusan de los migrantes. Pero será imposible una solución de fondo si las acciones se limitan a programas militares o programas policiales.

Lo que realmente debemos hacer es trabajar para asegurar oportunidades de desarrollo y de trabajo digno, resolver las causas estructurales de la pobreza.

Impulsemos estrategias de desarrollo en las propias regiones de donde salen los migrantes, enfoquémonos ahí para crear empresas productivas, oportunidades de negocios e inversión, empleos y opciones reales de desarrollo, mejores ingresos, brindando oportunidades a todas las personas.

 

Presidente nacional de COPARMEX

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar