Últimas noticias:

Hacia un modelo productivo en todo el país

En estos momentos que debatimos posibles estrategias para el crecimiento, quiero compartir con ustedes la apuesta de Coparmex para impulsar una nueva política de fomento económico.



Las seis medidas anunciadas por el Presidente de la República para reactivar la economía pueden tener un efecto positivo en el corto plazo, porque atienden la coyuntura urgente, sobre todo si se materializan pronto en acciones concretas para nuestro crecimiento.

Al inicio de esta administración, uno de los objetivos que se trazaron para el sexenio fue el de reducir al mínimo la pobreza extrema. Ese noble objetivo debe empezar con un diagnóstico de nuestra economía y los efectos del bajo crecimiento en 30 años:

• En nuestro país, hay dos modelos económicos y, por lo tanto, dos realidades de un mismo México: por un lado, tenemos regiones con indicadores de pobreza extrema menores a un dígito, en contraste con municipios en los que la gran mayoría de sus habitantes vive en esa lamentable condición.

• ¿Qué han hecho los Estados exitosos para abatir la pobreza, sobre todo la pobreza extrema? Nuestra respuesta es que ahí donde florecen las empresas productivas, las oportunidades de negocio e inversión, el empleo y las opciones de desarrollo, hay menos pobreza, brindando oportunidades para las personas.

Todas las estrategias para reactivar el crecimiento y el empleo, incluidas las recientemente anunciadas, deben tener como como objetivo: impulsar un modelo productivo en todo el país.

Por lo pronto, en la aceleración de la inversión pública que se anunció el viernes pasado, nuestra Confederación propone los siguientes criterios para contribuir al desarrollo y a la extensión de un modelo productivo en las distintas regiones de México:

1. Proponemos la creación de regiones de actividad económica por vocación productiva en polígonos intermunicipales y transestatales. Los proyectos de inversión deben buscar un flujo que no dependa estrictamente de las fronteras políticas, sino, al contrario, que busque fomentar la movilidad económica de los factores hacia clusters productivos. Algunos ejemplos de conglomerados productivos transestatales son el corredor Aguascalientes-León-Celaya-Querétaro y hasta Puebla, la zona de La Laguna, Saltillo-Monterrey, Campeche-Mérida o el propio corredor turístico Yucatán-Quintana Roo.

2. Que los flujos de inversión se asignen de acuerdo a principios rectores de una nueva política industrial, para que efectivamente se fomenten los sectores y las industrias estratégicas en cada región, impulsando las vocaciones productivas que distinguen a cada región. El principio básico debe ser: que se invierta en la infraestructura que permita que cada región inicie su propio proceso de innovación y crecimiento, para que surjan nuevas empresas con nuevos empleos y, sobre todo, con nuevas oportunidades para el desarrollo.

Los modelos de triple hélice, en los que trabajan conjuntamente gobierno, academia y empresas, han probado su eficacia para potenciar estas vocaciones transestatales.

3. Los flujos de inversión deben ser transparentes. La capacidad de la sociedad para fiscalizar las inversiones públicas es un motor en sí mismo de eficiencia, para que el gasto público se ajuste a criterios por resultados. Con esto, podemos asegurar que cada inversión efectivamente esté orientada a lograr un objetivo concreto de política pública.

La oportunidad que tiene México en este momento de su historia es la de reinventarse y diseñar de nuevo un modelo propio para el desarrollo. La apuesta de Coparmex es que ese modelo sea uno que ponga en el centro a las pequeñas y medianas empresas, productivas y globales competitivamente, que son las que pueden generar el crecimiento sostenido que tanta falta nos hace, sobre todo para erradicar la pobreza extrema del país.

Presidente Nacional de Coparmex

@yoinfluyo
@jpcastanon

 


Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar