Últimas noticias:

Tres criterios prioritarios para la política fiscal

Con la presentación de los Pre-Criterios de Política Económica 2017 arranca formalmente el complejo proceso de definición de las políticas fiscal y presupuestal de la Federación para ese año, en medio de un contexto igualmente complicado y con retos y riesgos insoslayables en el escenario de las finanzas públicas y la economía nacional.


Análisis Económico


En el documento de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, la base para la elaboración del Paquete Económico que deberá quedar aprobado en diciembre, se reconoce tácitamente esta situación de vulnerabilidad y presión y se incluyen acciones consecuentes.

Se plantea una perspectiva de crecimiento que puede ser muy optimista, en un rango de 2.6% hasta 3.6%, cuando la expectativa promedio de los especialistas es de 2.9 por ciento. Más aún cuando se vislumbra poco cambio en las principales variables que están afectando a las finanzas del sector público y la macroeconomía, como el débil desempeño económico internacional y la volatilidad financiera, y junto con ello, los bajos precios del petróleo y el tipo de cambio.

No obstante, en el documento entregado por las autoridades hacendarias se esboza un esfuerzo importante para fortalecer las finanzas públicas, con un recorte adicional de 175 mil millones de pesos en 2017, el cual se suma a los realizados en 2014, de 124 mil millones, y en este año, de 132 mil millones.

Con todo, para solventar con mayor contundencia flancos débiles y focos amarillos que se han acumulado en los últimos años, consideramos que hay que ir más a fondo, no sólo en términos de reducción de gasto no prioritario, sino sobre todo en lograr una mayor eficiencia y transparencia.

Hay tiempo y alternativas para comenzar a solventar de raíz los desajustes que gravitan en las posiciones fiscales y macroeconómicas del país. Aunque éstos son manejables, es el momento  de frenar su crecimiento, además de cubrir riesgos.

Las recientes modificaciones en las calificaciones de nuestra deuda pública confirman esta necesidad. No baja el grado en la deuda soberana, como ocurrió en el caso de Pemex, pero sí queda asentado un mayor apremio en términos de las tendencias, así como la expectativa de que se tomen acciones de más envergadura para revertirlas.

En lo que atañe al corto y mediano plazos, y en especial al próximo ejercicio presupuestal, hay tres prioridades interdependientes que es preciso abordar: deuda, déficit primario y gasto.

En primer término, en materia de deuda, hay que emprender un proceso de reducción más decidido, y empezar con éste desde este año. En los Pre-Criterios del 2017 si bien se aprecia que el saldo de la deuda total del país como porcentaje del PIB comenzará a reducirse a partir del próximo año, en todo el sexenio habrá aumentado en más de 10 puntos del PIB.  Recordemos que ya en el sexenio pasado aumentó casi 8%, versus una disminución neta de 2 puntos en la administración que concluyó en el 2006.

En esta segunda mitad del sexenio el imperativo debe ser bajar la deuda de forma más contundente, puesto que ésta ya supera el 48% del PIB, el nivel más elevado desde hace 16 años. Para dimensionar este reto, hay que considerar que el solo flujo de la deuda pública total, en los primeros cinco años del sexenio, habrá aumentado en casi 4 billones de pesos, que equivalen al  85% del presupuesto para este año.

En segundo término, resulta fundamental que regresemos a un balance primario del sector público. Es alentador el reconocimiento y la decisión que las autoridades hacendarias mostraron al respecto, al plantear en los Pre-Criterios un superávit primario de 0.2%, después de siete años con saldos negativos. Hoy mantenemos un déficit de 0.5% del PIB, más de 100 mil millones de pesos, lo que implica que seguimos endeudándonos inclusive para pagar intereses de la deuda acumulada. El paso siguiente será hacer todo lo necesario para efectivamente lograrlo.

En ese sentido, en tercer término, lo que procede es ir en serio por una reingeniería profunda, estructural, del gasto público, sobre tres ejes primarios: reducción, eficiencia y transparencia. Este es un esfuerzo de largo plazo, en donde debemos perseverar año con año.

El gasto corriente no ha dejado de crecer. En 2015, su incremento según las cifras de la Secretaría de Hacienda fue de 4.9%, casi el doble  del crecimiento de la economía, mientras que  el gasto de capital sólo aumentó 1.8%. Pero si vemos las cifras del  sistema de cuentas nacionales, nos encontramos con que la inversión pública se contrajo 6.8%, acumulando seis años consecutivos de caída.

Existe una gran diferencia en cuanto a la inversión reportada por la Secretaría de Hacienda y el registro del INEGI, por lo que es necesario revisar las causas de esta disparidad, para corregir posibles problemas de ineficiencia, desvíos, subejercicios o incluso casos de corrupción en los diferentes órdenes de gobierno.

El impacto del sector público en el crecimiento tiene que ser mayor, para generar mayor sinergia con el que se han impulsado el consumo y la inversión privada. Esto puede lograrse en la medida que mejoremos en la eficiencia del gasto, comenzando por analizar objetivamente y a fondo la efectividad de los programas con base en resultados.

Más eficiencia, pero también más transparencia.  Eliminar gastos superfluos, redundancias y dispendios. Combate a la corrupción, control de las finanzas públicas desde los municipios y los estados.

Menos gasto corriente evitable y más inversión productiva. Concentrarnos en lo prioritario y construir más sinergias y asociaciones con la iniciativa privada, como debe hacerse hoy en día en Pemex, para dar solvencia y flexibilidad a sus operaciones y finanzas.

Hay alternativas y estamos a tiempo, pero necesitamos empezar a trabajar, todos los días desde ahora.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar