Últimas noticias:

Crecimiento, el gran pendiente

Finalmente, como dio a conocer el INEGI la semana pasada, México cerró el 2015 con un crecimiento económico del 2.5%, superior al del año previo y por encima del incremento del crecimiento de la población, pero nuevamente dentro del rango que hemos tenido en más de dos décadas.


Análsis económico


Y cabe aclarar que el crecimiento económico del 2.5% significa que hubo regiones en el país que crecieron al 5, al 7 o al 10% incluso, pero hay otras regiones que, desafortunadamente, están decreciendo. Esto ahonda más en el fenómeno de los distintos Méxicos que tenemos y que estamos construyendo: mientras unos crecen, generan empleos, incluso están cercanos al pleno empleo, hay otros que todavía tienen problemas estructurales muy profundos que debemos de resolver.

El crecimiento sostenido a las tasas que necesitamos, del 5% anual o más, sigue siendo el gran pendiente, la promesa que no hemos logrado cumplir.

Es cierto que el panorama externo ha sido particularmente adverso, como también se vislumbra en el presente año. Sin embargo, también es evidente la incapacidad de superar esa inercia de crecimiento insuficiente. Tenemos que hacer mucho más para generar un mayor dinamismo económico en el país.

Ante las limitaciones del motor externo, la situación en la economía internacional y en particular la incertidumbre con respecto a la fortaleza de la recuperación estadounidense, es preciso dar un mayor impulso a los motores del mercado interno y al del sector gobierno.

En el primer caso, el sector terciario, comercio y servicios, fue el de mayor empuje en el 2015 y mantiene una buena tracción. Casi el 80% del crecimiento del crecimiento del PIB provino del mejor desempeño en este rubro.

Es crucial cuidar que las tendencias de reactivación del mercado interno no decaigan. Más aún, es necesario fortalecerlas con políticas públicas que favorezcan el dinamismo, a través de la inversión, el empleo y un poder adquisitivo mayor de las familias mexicanas.

Además de la necesidad de mantener la estabilidad macroeconómica, aún hay que hacer un esfuerzo muy importante en programas de estímulo a la actividad económica, a través de programas y gasto público eficiente, bien enfocado y sobre todo lo que atañe a la inversión, no hay mejor manera para reactivar el mercado interno, que las políticas que ayuden al crecimiento de lo que venden, de lo que producen, de lo que intercambian las pequeñas, medianas y grandes empresas.

El ajuste que se hizo sobre el presupuesto da mayor flexibilidad a las finanzas públicas y más confianza a los mercados, pero hay que tener presente que es muy posible que se requieran ajustes adicionales, por las presiones en aumento como pasivos laborales y mayor costo para pago de intereses y deuda, así como a fin de financiar el déficit primario.

Se hizo un esfuerzo importante con la iniciativa de presupuesto base cero, a través de la desaparición, restructura o acotamiento de distintos programas. No obstante, es preciso dar una proyección mucho más profunda a este tema. Sigue pendiente una reingeniería a fondo del gasto público, y ésta debe iniciar ya, para que tengamos un mejor escenario de cara al 2017.

Tenemos que buscar, Gobierno, empresas y sociedad, acuerdos para incorporar medidas que incentiven la inversión y el crecimiento. La recaudación ha logrado buenos números de manera consistente, pero muchas familias y empresas enfrentan presiones importantes para completar sus compromisos y mantener un buen dinamismo en sus operaciones cotidianas. Por otra parte, hace falta un ejercicio del gasto mucho más transparente y eficiente, con rendición de cuentas sobre resultados y mayor empuje enfoque hacia la inversión.

El ajuste que acaba de anunciarse afecta varios rubros orientados específicamente a impulsar el crecimiento económico. Si bien los montos no son sustantivos, se deja con muy poco presupuesto a programas dedicados principalmente a apoyar microempresas. El Caso del programa nacional de financiamiento que se rebajó en más de un 80% y el programa de reducción de costos de acceso al crédito, que se recortó en un 30%, esto afecta principalmente a las microempresas, esa cantidad enorme, millones de microempresas que están en todo el país.

Esto debe revisarse, para tener una política pro crecimiento más consistente. Repito: lo que da el crecimiento sostenido de una economía son las micro, pequeñas y medianas empresas, y por supuesto la inversión en las grandes. Pero es necesario motivar el crecimiento de las empresas, eso se hace a través de incentivos para la inversión para el emprendimiento, es importantísimo no cortar programas que van en ese sentido, porque ahí es donde está la oportunidad de crecer y de sostenernos con un crecimiento importante para los próximos años.

La volatilidad en los mercados no debe hacernos perder de vista que sin crecimiento, no podremos avanzar en las metas que nos hemos propuesto, en los grandes retos que tenemos como nación, como es la desigualdad y la pobreza, y esta necesidad imperiosa de generar cauces de movilidad social.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar