Últimas noticias:

Frente común para fortalecer la Reforma Educativa

La sociedad mexicana recibió con preocupación los resultados reportados por el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), en la evaluación EXCALE y PLANEA, aplicada a niños y jóvenes que concluyeron su educación primaria y secundaria este año.


Reforma Educativa


Esta evaluación se realizó después de dos años en los que se dejó de aplicar la prueba ENLACE y reveló resultados poco alentadores:

• El 60% de los alumnos de primaria y el 65% de secundaria se ubicaron en el nivel más bajo de desempeño en matemáticas, es decir, presentaron un logro insuficiente, con carencias fundamentales para seguir aprendiendo y para resolver problemas básicos de acuerdo a su edad.

• En lenguaje y comunicación, prácticamente la mitad de los alumnos de primaria se ubicó en el nivel más bajo, es decir, sólo pueden leer textos básicos y comprenderlos.

• En secundaria, en esa misma materia, el 29% de los alumnos se ubicó en el nivel mínimo y el 46% en el nivel dos, de un máximo de cuatro niveles. Aún hay mucho que avanzar para que los alumnos lean y comprendan textos de acuerdo a su edad.

Un aspecto importante incluido en la evaluación PLANEA fue la observación del contexto social. Esto permitió identificar una profunda desigualdad entre los estudiantes procedentes de grupos sociales más o menos favorecidos.

• Los estudiantes de primaria y secundaria que habitan en zonas de alta marginación presentaron los resultados más bajos.

Esta, sin duda, es una información valiosa, al igual que los hallazgos de las diversas evaluaciones sobre la calidad de la educación. A partir de esos resultados, es posible estructurar acciones puntuales, identificando con claridad las necesidades de cada uno de los actores y procesos en las políticas y programas educativos.

En Coparmex, a lo largo de nuestra historia, hemos mantenido como una de nuestras prioridades estratégicas la educación de calidad para todos los mexicanos, como factor determinante del desarrollo de las personas, de la equidad, la movilidad y la cohesión social.

Desde la sociedad, hemos trabajado estrechamente con las autoridades educativas; con los padres de familia en los Consejos de Participación Social y hemos sido observadores en diversos procesos de evaluación de alumnos y maestros.

Frente a estos resultados, hoy hacemos un llamado a la sociedad para ponernos de acuerdo sobre los cambios urgentes que es necesario emprender en el entorno escolar, familiar y en las aulas.

A partir de los programas que la administración federal defina como estratégicos, es preciso buscar una ejecución coordinada y transversal de las políticas y programas prioritarios, con la participación de las diferentes dependencias del sector y las entidades federativas, cuidando que se dé una vinculación efectiva entre los distintos niveles y modalidades educativas.

Sólo es posible mejorar aquello que podemos medir, para buscar esquemas de superación, de crecimiento y desarrollo. Por ello, y debido a que PLANEA se aplicó con base en muestras representativas, creemos que es necesario que se realice una evaluación censal, extendiéndola a otros grados de educación básica, que no fueron medidos, como tercero de primaria, para tener una radiografía completa del verdadero estado que guarda la educación, en términos del logro del aprendizaje.

Es necesario aplicar pautas para cada una de las entidades federativas, y así saber cómo se avanza en cada estado y para que las autoridades estatales rindan cuentas de sus propios sistemas educativos y procesos y así los puedan modificar conociendo los resultados.

Por supuesto, debe darse una consideración importante a los temas del modelo educativo. Se requiere un nuevo esquema y una dirección estratégica para la gestión educativa; es necesario revisar los procesos de coordinación institucional y plantear un esquema distinto, cuyo propósito principal sea articular una política interinstitucional que permita alcanzar los objetivos de la política pública de una manera equilibrada y armónica.

Esta es la hora de mejorar las condiciones en que se imparte la educación; tener el mayor impacto posible en la calidad educativa, la cobertura y la equidad; y sobre todo, potencializar los efectos positivos que genera el proceso educativo en la sociedad.

Debemos fortalecer nuestra Reforma Educativa, para llevar adelante su implementación en todo el país, sin excepciones. Este es el instrumento que realmente ayudará a transformar la realidad que ha quedado manifiesta en los resultados tan poco satisfactorios de las diferentes evaluaciones.

Si queremos que este sea el sexenio de la educación, hay que decir que ya se han dado los pasos más delicados y con mayor resistencia. Por lo mismo no podemos quedarnos a la mitad del río. La otra orilla ya está a la vista y requiere que todos juntos, sociedad y gobierno, rememos al mismo tiempo.

Redoblemos los esfuerzos para reducir las brechas y procurar que más niños y jóvenes en todo el país tengan acceso a educación de mayor calidad, como es su derecho.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

@jpcastanon

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar